-En materia deportiva empezaron ustedes con el topicazo de lo de las selecciones nacionales...

-No es exacto. Santiago Domínguez, en sus primeras palabras, dijo muchas más cosas, pero comprendo que eso es llamativo...

-Seguro que no tardará en escucharse a quienes digan que van ustedes por el mismo camino que Carod Rovira...

-Va a ser una medida que se va a tomar, sí. Está en los acuerdos de gobierno. Pero no creo para nada en ese tipo de comparaciones. Cuando estuvimos con lo del Estatuto se habló de que si el Plan Ibarretxe, el Estatuto de Cataluña y no sé qué más, y nosotros hablamos de la vía gallega. Pues esto es igual: no imitamos a nadie. Hay muchísima gente dentro del ámbito deportivo, y yo soy consciente por lo que me comentan, que lleva mucho tiempo anhelando que existan selecciones deportivas gallegas para darle además oportunidades a una serie de personas que deben estar ahí. Estamos de acuerdo con eso, la gente del deporte lo pide, y lo vamos a hacer realidad. Y no pasa nada, es bueno que se haga.

-Habla de los deseos de sectores concretos, y hay quien ha señalado que en esos sectores existe impaciencia por el cambio, por su ritmo. Quizá tenga, la Administración gallega, más dificultades por esa impaciencia que por la reticencias de otros...

-El cambio ya se está haciendo, está en marcha, créame, aunque es efectivamente una enorme responsabilidad. Pero se está haciendo, le repito. Yo llevo desde que llegué trabajando en lo más importante, que es buscar aquellas personas que creo que van a dar claramente una imagen del cambio necesario. Y creo que lo estamos consiguiendo. La gente que tenemos es una demostración, es un paso enorme, es un equipo que no tiene nada que ver con lo que hasta ahora se hacía. Somos gente con seguridad en lo que hacemos, y con criterio. Por tanto, entendiendo esta impaciencia, estamos ya en la visualización del cambio incluso con la selección de los actos a los que vamos. No es que nos pongamos de ejemplo, sólo cito que vamos igual a una prueba de piragüismo que a un acto con jóvenes en una concentración musical de la nueva generación en otro punto del país. El cambio se está viendo ya, lo ve la gente, lo nota. Y le insisto en algo que le dije antes: que el propósito del equipo no es quedarse en los despachos.