X. A. Taboada / santiago

Emilio Pérez Touriño quiere implantar el modelo del Palacio de la Moncloa en Monte Pío -residencia oficial del presidente de la Xunta-. Su intención es ampliar los usos de Monte Pío, de forma que no sólo esté disponible para comer y dormir, con la apertura de un despacho en el que poder trabajar y celebrar audiencias y actos oficiales y de nuevas dependencias en las que poder mantener reuniones con sus conselleiros. En última instancia, se trataría de abrir en la residencia del titular de la Xunta otra sede de la Presidencia del Gobierno gallego.

Éste es el propósito que tiene ahora Touriño y sólo la distribución interior y el espacio disponible en el edificio marcarán los límites a los planes del nuevo presidente de la Xunta, porque sus pretensiones pasan, según aseguran colaboradores estrechos del jefe del Ejecutivo, por reproducir en Galicia, con las correspondientes diferencias, el funcionamiento de Moncloa, donde reside Rodríguez Zapatero, pero también donde tiene su despacho y donde se celebran las reuniones de los consejos de ministros, a pesar de que las sedes ministeriales están repartidas por Madrid.

Con toda seguridad, estos planes exigirán alguna reforma interior en Monte Pío. Por ello, se consultarán las posibilidades con el arquitecto que diseñó la residencia, Gallego Jorreto. Pero Touriño tiene claro que un edificio de esas dimensiones y con el presupuesto empleado para su construcción no debe ser utilizado sólo como dormitorio.

Manuel Fraga apenas utilizó Monte Pío en actos oficiales como presidente de la Xunta. Sólo lo hizo durante alguna convalecencia y una vez durante la crisis del Prestige, aunque sí fue el escenario en el que se desarrollaron buena parte de las negociaciones para cerrar la confrontación interna del PP registrada en septiembre del pasado año que protagonizó el sector de Ourense.

Lo que hizo Fraga fue, ya en 1990, trasladar el despacho del presidente de la Xunta desde el Pazo de Raxoi a San Caetano, argumentando razones de operatividad, mayor rapidez en las consultas con los conselleiros y la falta de medios y espacio en Raxoi.

Pérez Touriño mantendrá también, aún en el caso de que prosperen sus planes de reforma de Monte Pío, un despacho en San Caetano y otro en Raxoi, que sigue siendo la sede noble de la Xunta.

Precisamente hoy, Pérez Touriño visitará esta tarde Monte Pío por primera vez y recorrerá sus dependencias. Será tras finalizar el acto de toma de posesión. En principio, el nuevo presidente de la Xunta no irá a vivir a la residencia oficial hasta el mes de septiembre.