Carlos Sobera sorprendía a los concursantes de Secret Story cuando entró en directo a las 20h. En su camino a plató, el presentador coincidió con los colaboradores de Sálvame, que le desearon suerte en la nueva entrega. Este cambio de horario es una nueva estrategia de Telecinco en su infatigable lucha por arrebatarle a Antena 3 la audiencia de Pasapalabra. Una maniobra a todas luces infructuosa teniendo en cuenta que el programa de Antena 3 mantuvo su 21% de cuota de pantalla. La batalla de Mediaset se saldó con dos víctimas que deberían ser intocables: su reality estrella y la audiencia que les regala su tiempo y deposita su confianza en el canal.

La discutible sororidad de Sofía Cristo

Sofía Cristo haciendo gala de una dudosa sororidad Telecinco.es

Emmy Rus fue otra de las víctimas de la jornada. La joven modelo alemana prometía ser controvertida desde su vídeo de presentación, en el que se describía envuelta en un manto de frivolidad que pretendía llamar la atención y quedarse en la retina de los espectadores teniendo en cuenta que se trataba de la concursante desconocida de Secret Story.

La joven es una concursante débil, pero un blanco fácil. Es amable, cercana, atenta y espontánea. Lo tiene todo para convertirse en una de las favoritas porque además Emi Ruso parece una persona observadora e inteligente. Muchos no se lo pueden perdonar.

La primera en cargar contra ella fue Sofía Cristo, que la acusó de ser "una guarra" por dejar un cepillo en un mueble que estaba cerca de la cocina.

Así lo manifestó en público y la dejó en evidencia delante de todos sus compañeros, con quienes ella tenía confianza al pertenecer al panorama televisivo patrio sin tener en cuenta que para Emmy son personas totalmente desconocidas. A Cristo parecía escandalizarla más que los calcetines usados que otros compañeros dejaron en la misma cocina (que no en sus inmediaciones).

Para la hija de Bárbara Rey no era suficiente, en sus habituales cotilleos con Luis Royan y Miguel Frigenti confesó que la joven no le caía bien porque "no la veía clara" y amenazó con que la "iba a descubrir ella".

Cuando pusieron las imágenes al grupo, Sofía Cristo, trató de exculparse diciendo que: "Ella nunca la criticó porque todo lo que habían proyectado también se lo había dicho a la cara". Una sentencia con muchos matices. Otra de las cosas que le achacaba fue que "por su físico estaría acostumbrada a ser el centro de atención y aquí vamos a nuestra bola", otro comentario que se puede interpretar de muchas maneras.

Miguel Frigenti y sus múltiples personalidades

Miguel Frigenti, uno de los concursantes más difíciles de catalogar Telecinco.es

Miguel Frigenti es el desencadenante de casi todas las intrigas palaciegas del concurso, su vehemencia le impide mantenerse al margen y se las apaña para dar su opinión en todos los conflictos. También tiene grandes habilidades para crearlos.

Emmy Russ también fue el objetivo de Frigenti, con quien protagonizó un acalorado enfrentamiento en plató. A lo largo de la semana, tanto él como Canales Rivera estuvieron atentos a cada movimiento de la alemana para corregirla cada vez que consideraban que hacía algo mal en forma de recomendaciones que podían considerarse ataques pasivo-agresivos que además pecan de paternalistas: "Te estamos diciendo entre todos lo que haces mal para que mejores, pero si no quieres hacerlo mal, tú sigue así, lo hacemos por tu bien pero pasas de todo".

Los Gemeliers también estuvieron muy atentos a las actuaciones de Russ y contaban las veces en las que comía cereales. Una vez más fue Miguel Frigenti quien les recomendó que no le dijesen nada porque, según él, "es su estrategia" y si lo hacían "a ella le vendría muy bien el papel de víctima".

Esta coyuntura generó un clima de hostilidad contra Emmy, que pasó de ser una de las más risueñas y peculiares concursantes a estar en el punto de mira.

Las lágrimas de incomprensión de Emmi Rus

Miguel Frigenti muestra una doble moral con la concursante alemana Telecinco.es

La alemana no entiende demasiado bien este cambio drástico de actitud de sus compañeros hacia ella, pero le resulta muy duro sentirse desplazada en la convivencia. Cabe destacar que la participante fue de las pocas que se limitó a integrarse sin criticar a ninguno de sus compañeros ni dejarlos en mal lugar, algo que la frustra mucho más al comprobar las hostilidades que despierta.

En el confesionario lloró ante la impotencia de la situación y se dejó llevar por la rabia: "Me tratan como si fuera tonta y no soy tonta. Me hablan como si no me diese cuenta de que me están vacilando y por no enfrentarme, al final acabo haciéndome la tonta. "En este momento los odio, no quiero vivir von esta basura de personas".

Su conclusión, acertada o no, seguro que despertará más críticas. "Me tienen envidia porque me ven fuerte".

Emmi Russ demuestra su inteligencia y su carácter y se enfrenta a Frigenti

Emmy Russ se defiende sin ningún pudor Telecinco.es

Cuando proyectaron las imágenes del acoso a Emi Russo, Miguel Frigenti fue el primero en defenderse con el tan manido: "Se lo dije a la cara". Intentó quitar hierro al asunto y cargar contra su adversaria echando mano del papel de víctima tan habitual en este tipo de programa: Explicó que él intentó acercarse a ella pero que ella no parecía tener interés en socializar.

Te puede interesar:

Ella le respondió que le extrañaba que se acercase a ella de "buen rollo" de vez en cuando para después atacarla. Miguel Frigenti arremetió contra ella en un discurso preparado y victimista, lo que menos esperaba era que la concursante a quien había tachado de "ameba", lo desenmascarase con tanto criterio: "¿Por qué en publicidad eras amable conmigo y ahora me acusas? ¿Quién dices que está montando un 'Show'?.

El colaborador se quedó sin palabras y Emmi Rus demostró ante las cámaras y ante todos sus compañeros que efectivamente, se puede ser una mujer amable, espontánea, estilosa, guapa, tener carácter y, además, ser inteligente. Lo único que queda por demostrar es si sus compañeros le perdonarán todas esas cualidades.