Las cristalinas aguas y las limpias arenas de las islas Cíes aparecieron ayer moteadas de negro. Pero no se trataba de los efectos de ningún vertido de hidrocarburos, sino que era una invasión de cangrejos patexos.