Una escuela de Lindy hop convierte el centro de la ciudad en improvisados salones del swing