La guerra de la Independencia lo sorprende en Madrid pero vino a Galicia para luchar contra el invasor. Con un gran ejército de voluntarios, él y Almeida a reforzar el cerco que al que las tropas francesas estaban sometidas. Se unió al Abad de Valladares. Por su heroicidad se le concedió el título de Conde de Vigo.