Uno de los primeros héroes caídos. Muerto a causa de las graves heridas de bala que sufrió cuando el 28 de marzo de 1809 intentaba romper a machetazos la Porta da Gamboa. Algunos historiadores dicen de él que era un marinero y otros un anciano -aunque para la fecha, 50 años ya era una edad muy avanzada-.

Se desconoce su verdadero nombre. Hay quienes se atrevieron a darle uno, pero sin base que lo sustentase. Es el caso del escritor Pérez Carvajal quien lo identifica como José Fernández, o el cronista de la ciudad, Avelino Rodríguez Elías, quien le llama Martínez Obelleiro.

En cuanto al apodo, “carolo”, tiene dos acepciones: pájaro marino muy audaz y pedazo de pan duro.

Está representado en el monumento erigido de la Plaza de la Independencia rememorando tan heroico momento que le costó la vida.