¿También te has agobiado alguna vez buscando planes en blogs del tipo ‘Little Cuenca’, ‘Pequeplanes’ o ‘5 cosas que hacer con niños en Albacete’ para rellenar hasta el último minuto de la vida de tus hijos? Con 150.000 seguidores en Twitter, 20 años de experiencia como docente y destacados premios de literatura infantil, Miguel López, más conocido como O Hematocrítico, participará los días 16 y 17 septiembre en el Foro de Educación FARO EDUCA para decir, con su característico humor, lo que puede que toda familia haya deseado escuchar alguna vez: “Podemos, y hasta debemos, relajarnos”.  

– “Parece que en cualquier momento alguien nos va a auditar”

– A lo mejor nuestros hijos son más felices comiendo un bocata de nocilla en la playa de Samil que en una cala desierta, perfecta y maravillosa con una merienda vegana. Vemos las cuentas de las familias influencers y los gurús de la educación y nos sentimos ridículos. 


VI Foro de Educación


Vuelve el mayor encuentro de toda la comunidad educativa gallega: padres, docentes, pedagogos...
Más información

– Si estuviese con otro padre tomándose una caña, ¿qué consejo le daría?

– Le diría que ningún gurú educativo tiene la razón absoluta, no hay una única forma de criar; al revés: hay tantas como personas. Nos dicen constantemente que estamos haciendo las cosas mal, pero nosotros sabemos que es lo más de adapta a nuestras necesidades y gustos. Que se sientan bien, que confíen en ellos, que disfruten

“La clave está en escucharles y escuchar a nuestros niños del pasado”

– ¿Cómo nos relajamos?

– Podemos calmarnos, quitarnos presión de encima; entender que la educación no es una carrera para crear a super adultos del futuro, sino que se trata de criar a personas que estén tranquilas y que sean felices ahora; pensar que perder el tiempo es bueno para nuestros hijos.

“¿El gran reto de la educación? Levantar el pie del acelerador”

– ¿Hay que hacer bandera del aburrimiento?

– El aburrimiento es fundamental porque nos lleva a pensar en cómo des-aburrirnos’. Fomenta la creatividad y la capacidad de buscarse la vida, de emprendimiento. Mucha gente dice ahora que estaría bien que hubiese asignaturas de empresa en las escuelas: pues no hay mejor emprendimiento que buscar qué hacer un domingo por la tarde.

“No sé hacer las cosas sin humor. En clase, sirve para motivar y fijar recuerdos”

– Su último libro, que es también su primer ensayo para adultos, se titula: ‘¡Escúchalos!’, ¿está en este imperativo la clave para educar? 

– Escuchar a los niños y escuchar también a nuestros niños del pasado porque hacemos muchas cosas creyendo que es por su bien, pero piensa en qué te hubiese gustado a ti de pequeña: si hubieses querido ir a cuatro extraescolares o jugar con tus amigos en el parque. 

“Los niños son personas completas y plenas y como tal debemos tratarlos”

– Usted nunca ha dejado de pensar como un niño…

– Creo que nunca he tenido ese click. Fue algo de lo que me fui dando cuenta cuando empecé como docente, yo veía que trataba a mis alumnos como a lo que eran: personas; y observaba que el resto no lo hacía. Se les trata como a una especie diferente, les hablamos hasta con otra voz: ‘Ayyy…..’. Les damos órdenes, les gritamos, les castigamos… Cosas que ni se nos ocurriría hacer con igual

– Defiende la visión de la infancia como una etapa plena

– Si un niño es un adulto del futuro; tú y yo somos viejos del futuro. Cada persona, a cualquier edad, es una persona completa. Debemos tratarlos con respeto y entender que no tenemos una posición de privilegio con respecto a ellos. En cuanto tenemos esa perspectiva, y le damos el valor que realmente tienen, nuestra relación con ellos cambia por completo. 

–¿Cuestión de empatía?

– No todas las personas que trabajan en educación tienen empatía, pero todos deberían tenerla, es una herramienta imprescindible. A mí, por ejemplo, me sirvió para darme cuenta de que no debía poner deberes a los niños, que no tenía derecho a disponer de su tiempo libre como quisiese. 

– Deberes no. Y de las notas: ¿qué opina?

– Las notas son una forma de comunicación entre el tutor y la familia, aunque hay fórmulas superiores y mejores como las reuniones con los padres, que nos aportan mucho más: una nota no dice nada de cómo es el alumno como persona. Lo que sí considero es que, en todo caso, no deberíamos meter a los niños en un juego tan arbitrario, que depende de tantas cosas y que lleva asociadas emociones demasiado complejas como para enfrentarse a ellas en Infantil o Primaria. No tienen que vivir en una burbuja, pero cada cosa a su tiempo.  

– Todo su trabajo parece caracterizado por el humor, ¿qué papel cree que debe jugar en la educación? 

– Es mi forma de ver el mundo, no se hacer las cosas sin él: ni educar, ni escribir, ni vivir… Desde luego, sirve para motivar a los niños y para que disfruten de la estancia en clase. Todos los aprendizajes están vinculados a emociones, especialmente al asombro, y el humor está muy relacionado. Sirve para fijar recuerdos. 

– ¿El gran reto de la educación hoy en día? 

– Levantar el pie del acelerador, dejar más libertad a los niños para ser ellos mismos, no ver la escuela como un horno de galletas que crea individuos iguales, sino asumir que cada persona es diferente y adaptarse a ella. Es el trabajo que ya están haciendo muchos de mis compañeros, ya ha cambiado mucho, la tendencia es hacia el aprendizaje individualizado y personalizado

– ¿Para quién es más fácil escribir?, ¿para niños o para adultos?

– Para mí es más fácil escribir para niños, creo que tiene que ver con la empatía, me gusta escribir para ellos y no me cuesta, tengo muy frescas las emociones que tenía y creo que eso me ha ayudado en mi labor como docente y como autor infantil. 


VI Foro de Educación


Vuelve el mayor encuentro de toda la comunidad educativa gallega: padres, docentes, pedagogos...
Más información