El colegio San Fernando de Vigo comienza su andadura en el año 1964, y es en el año 1971 cuando se traslada a su actual ubicación, en baixada á Salgueira nº 39-40. Con la construcción de un moderno edificio en 1998 se convierte en un colegio que imparte los ciclos de Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Secundaria concertados.

Superado ya el medio siglo de existencia, intentando y logrando que diferentes generaciones de alumnos hayan forjado las bases de su camino formativo, tanto académico como personal, en dirección a ese futuro que les aguarda al abandonar las aulas en busca del futuro, incierto pero también esperanzador.

El profesorado del Colegio San Fernando, en su afán de actualización pedagó­gica, participa todos los cursos en proyec­tos de innovación educati­va, y utiliza en la labor cotidiana en las aulas la metodología de Aprendizaje basado en Proyectos y en el Aprendizaje Cooperativo. El colegio también participa en el Programa ABALAR de la Xunta desde sus inicios, desarrollando las TIC e implantando el uso de pizarra digital interactiva y los ordenadores en las aulas.

Se complementa desde hace algunos años el trabajo en las clases con los blogs de los profesores y los blogs colaborativos de los alumnos, de manera que aprenden a desarrollar sus capacidades en todos los ámbitos del conocimiento.

También en el segundo trimestre de este curso 2015-2016, en el mes de enero, se comienzan las actividades de desarrollo mental para niños, que potencia su inteligencia gracias a un programa basado en tres herramientas clave: Cálculo con ábaco, Aritmética mental y Juegos didácticos. Gracias a este programa, los alumnos ejercitan simultáneamente los dos hemisferios cerebrales, sacando un mayor partido a su capacidad intelectual. Los niños se benefician de una serie de habilidades que les acompañarán de por vida y que influirán de manera determinante en su rendimiento académico. Los niños aprenden mientras se divierten gracias a una metodología didáctica en la que el juego desempeña un papel muy importante.

En el colegio se fomenta el desarrollo de la creativi­dad por medio de técnicas de manualidades y recicla­je que dan como resultado la participación en diferen­tes convocatorias de actividades solidarias o en concursos y certámenes en los cuales han sido pre­miados diferentes grupos y alumnos.

Otra faceta de la formación de los alumnos es la de realizar numerosas visitas durante el curso, de manera que puedan contextualizar lo aprendido y conozcan de cerca las posibilidades culturales que nos ofrece la ciudad de Vigo y su comarca, a lo que hay que añadir la tan deseada por los alumnos y alumnas, convivencia de fin de curso, en la que compartimos toda la jornada profesores y alumnos con una divertida visita a un espacio natural de los que tenemos la suerte de contar en nuestro entorno.

Sirva esta plataforma para invitar a todas las familias a las jornadas de puertas abiertas que se llevan a cabo durante el mes de febrero, o a acudir al colegio donde se resolverán todas las dudas que puedan surgir en la orientación educativa de los niños y niñas de nuestra ciudad.

Las posibilidades de esa in­mensa “biblioteca universal” llamada Internet, las ideas y colaboraciones aportadas tanto por alumnos como por el ANPA, el trabajo de los cargos directivos y secreta­ría, junto a la vocación del profesorado, donde se en­tremezclan la experiencia de los más veteranos y la vitali­dad de los más jóvenes, con­vierten a este colegio en una referencia educativa. Todo ello, y muchas otras circuns­tancias, ayudan a conformar esta comunidad escolar que trata de trabajar, día a día, por una sociedad mejor y por un futuro más espe­ranzador para los alumnos y alumnas.

Los objetivos fundamentales del Colegio Plurilingüe San Fernando están perfectamente reflejados en el Proyecto Educativo y en las Normas de Convivencia del mismo. En este centro se pretende una Educación Integral del alumnado, inculcándoles una serie de valores adicionales a los puramente académicos; manteniendo la idea de que ser un buen estudiante no es lo único importante, sino que potenciamos que la persona se forme en valores: responsabilidad, esfuerzo, comprensión, tolerancia, solidaridad… en general, todos los valores que se han ido devaluando en la sociedad actual, que destaca por potenciar el materialismo y el conformismo.

Uno de los objetivos académicos principales es conseguir en el alumnado la comprensión de conceptos, considerando que de nada vale una memorización mecánica sin la comprensión práctica de las ideas. Por eso se defiende, desde la comunidad educativa, la práctica como medida fundamental en todas las disciplinas, ejercitando las ideas con ejemplos de la vida cotidiana, buscando la contextualización del aprendizaje, con la consiguiente facilidad en la asimilación de conceptos. Para todo ello el colegio establece como metodología el trabajo por proyectos y el aprendizaje cooperativo, en el que tenemos amplia experiencia. Es una metodología global, activa y comprometida con el entorno, entendiendo este como material valioso que ayuda y motiva la observación, la comprensión y el análisis, potenciando una actitud crítica y constructiva.

Desde la modestia de ser un centro pequeño, familiar y cercano tanto a padres como a alumnos, buscamos una relación de colaboración que redundará sin duda en beneficio tanto de los estudiantes como de sus familias e incluso del profesorado. Se acompaña, se corrige, se anima… siempre intentando buscar referentes positivos y motivadores tanto propios como ajenos. Lograr a diario que los miedos y las dificultades se conviertan en retos, que los retrocesos puntuales sean también lecciones que enseñen a valorar los logros con el ilusionante objetivo de afianzarnos en éstos y desterrar aquéllos. Primamos el respeto, el trabajo diario, la cooperación con los demás, la convivencia entre iguales con nuestras diferencias, aspectos estos últimos que no separan sino que aportan diversidad de puntos de vista. Queremos que la autonomía personal sea básica en la dirección hacia el futuro, siempre con la colaboración de quien nos rodea, el individuo o el grupo, ambos totalmente necesarios en la construcción de una sociedad más justa, más lógica y más humana para todos.

Para todo ello es esencial que desde los primeros años de escolarización aprendan a ver todo aquello que los rodea con espíritu tan crítico como constructivo. Que el aprendizaje de contenidos sea acompañado y reforzado con el desarrollo práctico de los mismos… en definitiva, detectar a tiempo posibles problemas de aprendizaje y fomentar, cultivar, reforzar lo positivo que todo alumno lleva dentro. Encaminarlos hacia el mañana, que es el suyo y el de todos nosotros, y sentirnos orgullosos, como colegio, de haber formado parte de ello desde edades tan tempranas hasta que, finalizada la ESO, no nos digan un “adiós” sino un “hasta pronto”.