El proyecto FARO DA ESCOLA lleva ya ocho ediciones acercando la prensa a los centros educativos de la provincia de Pontevedra. Muchos de ellos repiten la experiencia cada año – como todas las cosas buenas, uno siempre se queda con ganas de más - , mientras otros llegan de nuevas con la ilusión de las primeras veces.

¿Qué consejos le daría un veterano de FARO DA ESCOLA a los que comienzan la aventura en esta octava edición? ¿Y qué le preguntarían los novatos a aquellos que ya utilizan Scribus casi sin pestañear?

El centro vigués Divino Salvador es uno de los pioneros que lleva participando en esta experiencia desde el primer día. Javier Estévez, el tutor encargado de coordinar con FARO los proyectos del alumnado, tiene muy claro por qué comenzó en la aventura de FARO DA ESCOLA: “Desde el primer año sabíamos que queríamos participar, por la cantidad de contenidos transversales que podíamos trabajar con los alumnos.”

Y es que la motivación de hacer un periódico y ver tu producto final impreso es un motor perfecto para el trabajo diario, pero además, “les permite iniciar un proceso de investigación sobre temas de su interés, a la vez que se trabajan las competencias básicas. Y por supuesto, porque es divertido”.

Las vocaciones nacen sin pensar, justo cuando uno descubre aquello que le entusiasma. Con FARO DA ESCOLA muchos alumnos se enamoran del periodismo, pero también de otras profesiones: “A través del proyecto hemos conocido y entrevistado a mucha gente” destaca Javier Estévez. “Científicos, escritores, músicos… el periódico siempre ha sido una ventana a la sociedad. Y estoy seguro de que habrá cambiado la vida de algunos alumnos, les habrá orientado en su futuro. ”

Es precisamente esa variedad de contenidos la que caracteriza a FARO DA ESCOLA que invita a trabajar con los conocimientos curriculares del curso, pero desde una perspectiva distinta. “Es evidente que la expresión escrita sería la base de este trabajo, pero transversalmente se tocan otros muchos elementos que les enseñan nuevos conocimientos pero también les marcan en la creación de su personalidad”.

REUNION Y VISITA A LAS INSTALACIONES DE FARO DE VIGO EN CHAPELA,DONDE ASISTIERON A LA IMPRESION DE UNO DE LOS PERIODICOS REALIZADOS POR LOS NIÑOS MARTA G. BREA

Ocho años de experiencias escolares

“Han sido ya varias ediciones en las que hemos participado, cada una completamente diferente. Cada grupo de niños y niñas que se han aplicado a la creación de su periódico han dejado su propia huella. Con eso me quedo, con la personalidad de cada grupo escolar que ha impregnado las páginas del periódico con su imaginación y su trabajo, con su esfuerzo.” 

Pero aún así, todos tenemos un ejemplar favorito, ya sea por el trabajo y esfuerzo vertido como las anécdotas vividas mientras se redactaba. Y el Divino Salvador tiene un lugar especial para el ejemplar que dedicaron a la historia de Vigo: “El retoque fotográfico para introducir a los alumnos en la documentación histórica fue muy divertido. El periodismo es, y debe ser, algo serio, pero nosotros podemos permitirnos ciertas licencias… y ahí es donde encontramos la mejor motivación para este trabajo”.

Consejos para un colegio que llega a FARO DA ESCOLA a por primera vez

Javier Estévez destacala importancia de superar el respeto que provoca, de primeras, el aspecto técnico del proyecto: “Scribus puede ser complejo la primera vez que se utiliza, pero en muy poco tiempo acabamos de entender su funcionamiento.” 

Sobre todo, recuerda a los nuevos participantes que lo verdaderamente importante de FARO DA ESCOLA son los alumnos: “Hay que dejarles espacio para que sueñen con su periódico: ¿cómo lo quieren? ¿de qué tratará? ¿a quién queremos entrevistar? Ellos nos sorprenderán.” 

Y añade que la meta no es solo terminar el periódico, sino hacer un trabajo del que todos se sientan orgullosos. “No es difícil. Como profesor uno debe tan solo dejarse contagiar de su entusiasmo. Es así de sencillo.”