“Esta pandemia ha golpeado con una fuerza virulenta e inusitada a todos los sectores: cultura, hostelería, agencias de viajes, negocios lúdicos infantiles, autónomos... Y en medio de toda esta locura, nos encontramos con unos héroes anónimos que han aguantado (y aguantan) estoicamente los envites de este virus, que no son otros que los niños y niñas. Esta pandemia les ha robado la infancia, les ha impedido durante mucho tiempo ver a sus abuelos, les ha robado los abrazos, el compartir sus juguetes... Estuvieron encerrados en casa durante meses sin entender por qué no podían celebrar el cumpleaños con sus amigos, por qué no podían ver a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente por las calles, de encontrarse los parques cerrados...”. Así describe Francisco Cid Fornell, un maestro de Cádiz, lo que ha supuesto la pandemia por coronavirus para los más pequeños y pequeñas.

Y no es una descripción cualquiera. Es el texto que ha elaborado para pedir el Premio Princesa de Asturias de la Concordia para los niños y las niñas por todo lo que han demostrado en todo este tiempo tan difícil para el conjunto de la sociedad. Es el texto que encabeza la “Candidatura para el Reconocimiento a la Infancia con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2022”. Ahora, este docente gaditano (en la actualidad en el CEIP Quintanilla de San Fernando-Cádiz) busca apoyos en toda España para que la idea tenga la fuerza suficiente y opte al prestigioso galardón que cada año convoca y concede la Fundación Princesa de Asturias y entregan los Reyes.

Francisco Cid, docente gaditano.

¿Cómo surgió la idea?

Cid Fornell, maestro, conferenciante y escritor, explica que se le ocurrió la idea al observar en su práctica diaria la situación de los niños y niñas tras la irrupción del coronavirus. “Una buena mañana les dijeron que tenían que quedarse encerrados en casa ‘sine die’, días, semanas, meses...Y cuando creíamos que la normalidad de la vuelta al cole cambiaría todo, volvieron a sus aulas con largas horas de mascarillas, sin poder compartir, sin poder tocar juguetes, sin poder abrazar ni besar, así que tamaña hazaña solo se puede devolver con la condecoración más grande que da nuestro país... ¿es o no es para otorgárselo?”, expresa Cid Fornell.

"¿Es para otorgárselo o no?", defiende este maestro de Cádiz, que busca apoyos en todo el país

Apoyo de docentes de todo el país y famosos

Apunta que se han unido a su propuesta docentes de todo el país: “la vida puede ser maravillosa y cientos, miles de maestros y maestras me han mandado vídeos apoyando la campaña”. “Recorren calles para poner carteles donde firmar la petición e incluso se ‘pelean’ con los famosos pidiendo vídeos de apoyo”, apunta Cid.

Es que son muchos los famosos, del mundo de la cultura, el arte, las letras, actores, cómicos... que aportan su grano de arena a la causa, grabando vídeos para incluir en la candidatura. Desde Antonio de la Torre y Juan José Ballesta (actores), a Pitingo o El arrebato (cantante), el grupo musical Camela, Xuxo Ruíz (docente finalista en el Global Teacher Prize 2019), el divulgador José María Toro o José Antonio Luengo, psicólogo y defensor del menor de la Comunidad de Madrid.

Alguno vídeos de apoyo:

El actor Juan José Ballesta, con la candidatura de los niños al Premio Princesa de Asturias de la Concordia

Antonio de la Torre apoya la candidatura de los niños al Premio Princesa de Asturias de la Concordia

Plazos

Cid Fornell continúa sumando apoyos a través de los espacios creados para la iniciativa en:

  • Facebook,
  • franciscocidfornell.org,
  • Youtube y
  • con petición de firmas a través de change.org.

Las familias también pueden enviar sus vídeos. A finales de octubre se abrirá el plazo de votaciones de candidaturas al Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2022. Solo pueden votar premiados anteriores, miembros del jurado o asociaciones e instituciones. En esta fase solicitarán el apoyo de ayuntamientos, diputaciones e instituciones varias. “La Junta de Andalucía nos respalda. Nos gustaría que el resto de comunidades también se unieran”, apunta el maestro.