El curso escolar ya está acabado y la sensación es de alivio total, ¡prueba superada! Después de mucha incertidumbre y un primer trimestre de locos y con la sensación de que en cualquier momento la comunidad educativa se vendría abajo, tenemos que admitir que ni tan mal. Creo que todo el profesorado se siente satisfecho con la evolución del curso y el resultado del mismo. Nos vamos a quedar con lo positivo, por un lado, los proyectos que han nacido en unas circunstancias en las que solo podíamos contemplar actividades online. Y por otro lado la unión y lazos establecidos con las familias. En cuanto al profesorado, el apoyo al Equipo Directivo fue maravilloso y su implicación total.

Ante las limitaciones de la pandemia y siguiendo los protocolos establecidos, el Colegio Possumus se empapó de proyectos online, algunos a los que posiblemente no hubiéramos recurrido de no ser por las circunstancias. Misión Alba, permitió trabajar la ciencia con monitores de Barcelona o mismo el Proyecto Ada en primaria. Proyectos que vinieron para quedarse y abrir las puertas a otros más que se llevan a cabo de forma colaborativa con centros de diferentes comunidades autónomas. Es impresionante que todo el alumnado del centro pueda participar en eventos que son exclusivos de algún curso (como la Gala del Faro da Escola, que vivió toda primaria - vía online - con una alegría y compañerismo palpable).

Las plataformas de comunicación online nos permitieron personalizar la atención a las familias y tener una relación más estrecha con ellas, una unión. Atendiendo en todo momento a aquellos alumnos y alumnas que por diferentes circunstancias no podían asistir a sus clases. Muchos de estos cambios en el centro se quedarán con nosotros puesto que son positivos para toda la comunidad educativa.

Esta situación nos hizo reinventarnos y si no podemos realizar festivales, hagamos que las familias disfruten de ellos igualmente. Que no se puede hacer una graduación presencial, pues se hace online con todo el profesorado y alumnado de 4º ESO. Este curso, la haremos presencial en el Centro Cívico de Teis, con el aforo y las medidas establecidas pero sobre todo con un entusiasmo e intensidad desbordante. 

Esa unión también la comprobamos en el apoyo que nos brindamos unos centros educativos a otros, colaborando y estando unidos por esta adversidad. Compartiendo ideas entre colegios del barrio, puesto que esto era nuevo para todos nosotros y este apoyo fue fundamental.

También nos hemos dado cuenta de que aquellos conocimientos y competencias que quedaron en el aire el curso pasado han sido superados, puesto que se emplearon todos los medios posibles para conseguir que el alumnado consiguiese los objetivos y siempre atendiendo a las particularidades de cada uno, sorteando la llamada brecha digital, querer es poder.