Se acaba el estado de alarma y con el fin de este instrumento jurídico extraordinario llega una modificación sustancial de las restricciones para luchar con la pandemia del coronavirus. Sin embargo, nada cambiará en las aulas gallegas cuando el lunes abran sus puertas: ni en los colegios ni en las universidades se prevén cambios con respecto a los protocolos aprobados antes de empezar el curso y que fueron sufriendo algunos retoques durante estos meses de pandemia.

Continuarán funcionando los grupos burbuja, la obligación del uso de mascarilla y la necesidad de mantener la distancia de seguridad. También se mantendrán los sistemas de ventilación y los protocolos de los contactos. Aunque al principio del curso había gran temor con lo que pudiese ocurrir en los colegios, lo cierto es que estos han surfeado mejor las sucesivas olas del COVID que el conjunto de la sociedad. Ahora mismo, sin contar las universidades, hay activos 631 casos de la enfermedad en los centros educativos gallegos, con solo uno cerrado, la escuela infantil unitaria de Cerdedo.

Protocolo de contactos

Según recoge el protocolo de la Consellería de Educación, cuando un alumno o el personal docente tenga síntomas compatibles con el coronavirus debe abstenerse de acudir al colegio y deberá ponerse en contacto en un plazo inferior a 48 horas con su centro de salud para solicitar una consulta telefónica con su médico. Para justificar la ausencia del niño del centro educativo no hará falta justificante médico, bastará con el comprobante de los padres o tutores.

En caso de que un alumno dé positivo por coronavirus el equipo Covid del centro deberá identificar su "red de contactos" y se los comunicará a la Consellería de Sanidade. ¿Pero cómo se identifican los contactos de un positivo? En el primer ciclo de educación infantil se entenderá como "contacto estrecho" a todos los niños del aula, dado que a estas edades no tienen la obligación de llevar mascarilla.

Para los niveles de segundo ciclo de infantil y posteriores, se considerará contacto estrecho a los alumnos que hayan estado a menos de dos metros de distancia del caso positivo durante más de 15 minutos. Y se aplicará este mismo baremo a los estudiantes o personal del centro que compartieran comedor o transporte escolar con el afectado. Cuando la central de seguimiento de contactos del Sergas reciba la lista de contactos se comunicará con todos ellos y se les realizará una encuesta epidemiológica y se les hará un seguimiento.

Ventilación

La llegada del buen tiempo, sin duda, es un buen aliado para que se mantenga una buena ventilación de los espacios cerrados, una de las claves en la lucha contra los contagios por coronavirus. La consellería aconseja ventilar 15 minutos al inicio y al final de la jornada, 5 minutos entre clase y clase y durante todo el recreo, abriendo ventanas y puertas para generar ventilación cruzada. Además, señalapautas para ventilar las aulas durante el transcurso de las clases de una manera eficiente, permitiendo la mayor renovación posible del aire sin prejuicio del confort térmico y sin necesidad de tener las ventanas abiertas toda la sesión.