Se trata de realizar un minisatélite del tamaño de una lata de refresco: por eso se llama CanSat, el concurso de la Agencia Espacial Europea (ESA) en el que participan varios centros gallegos. Están en la fase autonómica, el centro que gane competirá en la nacional. El alumnado y profesorado que se dedica a preparar este proyecto de minisatélite lo hacen de modo voluntario y normalmente en recreos o clases extra, por las tardes. A partir de esta experiencia: ¿saldrá algún ingeniero/a aeroespacial o quizás un o una astronauta? ¡Quién sabe!

El IES A Xunqueira 1 de Pontevedra es uno de los nueve centros gallegos participantes en esta edición del CanSat, con su profesor Joaquín Manuel Castro Poceiro, que cuenta con la ayuda de antiguos alumnos/as para elaborar todas las partes y necesidades del satálite. ¡No es tarea fácil! “Requiere pensar, si algo no funciona investigar por qué, esa es una parte importante también de este tipo de experiencias, que al construir te obliga a pensar para que todo esté en su sitio y funcione. Es una buena práctica y colaborativa, además, en grupo”, expresa el profesor de Física.

"Requiere pensar y si algo no funciona investigar y solucionarlo"

El grupo es de 1º de Bachillerato: Diego, Javier, Lidia, Noel y Sofía son los alumnos y empezaron con este proyecto para el CanSat en el mes de noviembre. “Trabajan en los recreos, una o dos veces por semana. Alguna semana, como una de las últimas, trabajaron todos los recreos, porque tenían que entregar la Revisión Crítica del Diseño (CDR). En la asignatura TIC, con la ayuda del profesor Venancio, diseñaron con programas 3D el satélite y aprendieron a programar con Arduino”, explica Joaquín.

El profesor Joaquín, de Física, con los alumnos/as.

El CanSat es una iniciativa de la Agencia Espacial Europea (ESA) que desafía a estudiantes de toda Europa a construir y lanzar un minisatélite del tamaño de una lata de refresco. Tienen que adaptar todos los subsistemas principales que se encuentran en un satélite, como la energía, los sensores y un sistema de comunicación, en el volumen y forma de una lata. Después, el CanSat, es lanzado por un cohete hasta una altitud de aproximadamente un kilómetro, o lanzado desde una plataforma, dron o globo cautivo.

Entonces comienza su misión, como explica el profesor del IES A Xunqueira 1: se trata de realizar un experimento científico y/o una demostración tecnológica, lograr un aterrizaje seguro y analizar los datos recopilados.

¿Los pasos?

“Primero se pensó qué querían medir, conocer. En base a eso se eligieron los sensores: como misión primaria, obligatoria, elegimos un Barómetro BMP180 para conocer la presión y la temperatura.Como misiones secundarias, optativa, se eligió GPS para conocer su posición, acelerómetro MPU6050 para conocer las aceleraciones y los giros que tienen en su descenso. Telecontrol también: control de un buzzer (altavoz). Para manejar los sensores se eligió un Arduino que lleva incorporado una radio LoRa. Se diseñó una estación terrestre para recibir los datos emitidos por el satélite y guardarlos en una tarjeta SD. Realizaron el diseño y se imprimieron las piezas en una impresora 3D. A_partir de cómo encajaban las piezas se hicieron las modificaciones oportunas en el diseño. También se hizo el código. Y ya, por último, el paracaídas”, expresa el profesor Joaquín .¿Lo más complicado? “Fue hacer el telecontrol, además de enviar datos a la tierra, la estación terrestre envía comandos al satélite. En su desarrollo colaboraron dos miembros del Club Aeronáutico Feynman, así como en la soldadura de las piezas”, añade.

El IES Pontepedriña de Santiago también participa y con dos equipos en esta edición: alumnado de 4º de ESO. “Estamos traballando na materia de tecnoloxía de 4º de ESO, que ten 3 sesións de clase semanais. É unha materia optativa e os once participantes do concurso están matriculados na materia”, apunta su profesora, Anxa Novo. Explica esta docente que el proyecto tiene su complejidad. “É un proxecto completo e complexo. A_parte de electrónica e programación é o que máis impón. Redactar o informe que hai que entregar explicando o deseño que realizará cada equipo tampouco é doado”, expresa Novo.

¿Y lo más divertido? “Un pouco todo tamén. Traballar en equipo é moi divertido (e máis este ano onde as relacións sociais son reducidas). O deseño 3D (da carcasa do satélite) e o paracaídas gústalles moito. Despois sempre hai xente que a electrónica e a programación apasiónalles (ademais é unha parte con moito potencial para os seguintes niveis de estudos)”, engade.

Organiza este concurso ESERO, la oficina europea de recursos para la educación espacial en España con la colaboración de la Consellería de Cultura, Educación y Universidade, Axencia GAIN y Polo Aeroespacial de Galicia. AulaNova desde CAFI (Centro Autonómico de Formación e Innovación) da soporte, formación y coordina el trabajo de los equipos, dotándolos también de un kit de trabajo. En la actual fase regional gallega participan nueve centros (con 11 equipos en total). El lanzamiento oficial en Galicia será a finales de marzo, antes de Semana Santa.