Había seguido últimamente a través de las redes sociales un movimiento feminista en distintos lugares de Europa: los chicos se ponían falda. Y un día él decidió que también le apetecía ponerse una falda para ir a clase, en su instituto. Y así lo hizo. Mikel, un joven de Bilbao. Pero uno de los profesores del centro lo mandó al psicólogo del colegio. Le preguntaron si era una cuestión de género, de sentirse hombre o mujer. Simplemente le apetecía, dijo, en este caso. Lo contó en las redes y se hizo viral. Otro joven lo apoyó y propuso que el 4 de noviembre todos los que quisieran se podían unir a la iniciativa de ir en falda al instituto. En algunos institutos se entendió el tema, relacionado directamente con una reacción en masa en las redes sociales.

Capturas de Tik Tok del movimiento a favor de los chicos con falda y la ropa sin género. |   // FDV

Capturas de Tik Tok del movimiento a favor de los chicos con falda y la ropa sin género. | // FDV

Es el caso del IES do Castro, en Vigo. Un grupo de alumnos acudió a la cita convocada por las redes con una falda por encima del pantalón. Y a la iniciativa se unió también el propio director del centro, Luis Pérez. Y se sacaron fotos para reivindicar que #laropanotienegenero. Y las colgaron en Twitter. “Me gustó participar junto a mis alumnos para normalizar el derecho de cada persona a vestir como le gusta”, escribió el director en Twitter para apoyar la iniciativa que se hizo viral.

Tik Tok se llenó de fotos y vídeos de jóvenes vistiendo falda en apoyo a la petición de Mikel y el joven que lo apoyó en redes (llamado Miguel) para reivindicar derechos. Muchos de los jóvenes expresaron en redes que en el fondo se trata de apoyar las libertades, de estar abiertos al mundo y no aceptar discriminaciones, homofobia o sexismo. Realmente el hecho de vestir esa falda se convirtió en un símbolo. En el fondo: la lucha contra los estereotipos o el acoso escolar.

"Todo esto es a raíz de la historia del chico de Bilbao, que fue a clase con falda"

“Todo esto es a raíz de la historia del chico de Bilbao, que fue a clase con falda. En medio de la clase de Matemáticas fue a orientación (psicólogo del centro) y le hicieron muchas preguntas, parece ser. El chico se sintió raro y presionado y contó su historia en Tik Tok”, cuenta el director del IES do Castro, Luis Pérez.

Continúa: “otro chico propuso un reto y convocó a través del suyo a todos los que quisieran acudir con falda al instituto el pasado 4 de noviembre. Y se generó un movimiento en redes con el hashtag #laropanotienegenero”.

"Como el efecto redes es enorme ha tenido mucha repercusión: más en Tik Tok y en Instagram"

“A mí mis alumnos me invitaron a participar. Y así lo hice. Parte de una iniciativa de ellos. Muy generación Z. Y los apoyé con una especie de’ tutú’. Y nos hicimos una foto. Fue simplemente eso, una manera de reivindicar y apoyar. Pero como el efecto redes es enorme ha tenido mucha repercusión: más en Tik Tok y en Instagram (en Twitter menos)”, comenta el docente. También se han hecho eco numerosos medios de comunicación.

Te puede interesar:

Desde la Comisión de Igualdad del IES do Castro van a proponer la actividad para todo el centro educativo. Lo están preparando, elegirán un día y propondrán a todos los que quieran unirse realizar una acción similar.

Apunta el docente que estas acciones puntuales que hacen pensar vienen bien. Hay distintos grupos de niños. A veces algunos están agobiados por la actitud de otros. “La historia se repite. Hay que tener mucho cuidado”, apunta el director. Por ello, con este tipo de iniciativas, muchos niños se sienten liberados y apoyados. En definitiva, se trata de sentir la comprensión del otro y apoyar la diversidad. Pensar que todos somos distintos y el respeto es la base de todo lo demás.