El centrocampista croata Luka Modric declaró tras la derrota de su selección que al comienzo de la prórroga tuvieron a su rival “contra las cuerdas”, pero que fallaron ocasiones claras que les impidieron el triunfo. “Fue un partido difícil, tanto física como mentalmente. Tomamos la delantera con un gol de fortuna. Después ellos fueron mejores, al menos durante los primeros 60 minutos. Estuvimos demasiado metidos en nuestro campo y les dejamos jugar”, explicó. “Cuando salimos de nuestro campo jugamos mejor y creamos más ocasiones, y de ahí vino el empate. Mostramos calidad y carácter”, precisó. “Al comienzo de la prórroga los teníamos contra las cuerdas, pero no pudimos marcar con dos oportunidades claras. Luego, el juego cambió y no tuvimos fuerzas para regresar al partido, señaló.