El sueco Emil Forsberg y el polaco Robert Lewandowski, que marcaron dos goles cada uno, protagonizaron ayer un gran duelo que cayó del lado escandinavo (3-2), ya que Polonia fue apeada de la Eurocopa.

Además de la victoria, Suecia se clasificó brillantemente como primera del Grupo E con siete puntos, por delante de España, que vapuleó a Eslovaquia (5-0), también eliminada.

Los escandinavos marcaron al minuto de partido, lo que obligó a los eslavos a jugar cuesta arriba el resto del partido. Tuvieron ocasiones de sobra para empatar, pero fue Forsberg el que volvió a marcar en una gran jugada de Kulusevski.

Lewandowski, que se convirtió en el máximo goleador polaco en la historia de las Eurocopas, redujo distancias con un misil marca de la casa y después empató a falta de un puñado de minutos. El ariete del Bayern nunca dejó de creer en el milagro hasta el pitido final. Se marcha para casa con tres goles en su haber.

Toda la preparación polaca se fue al garete al minuto y medio de juego. Isak bajó con el pecho un pase al borde del área, Forsberg se llevó el balón ante la incapacidad de los polacos de despejar el balón y su disparo raso y cruzado con la zurda superó a Szszesny.

Polonia estuvo noqueada varios minutos, pero acabó por recuperar el aliento. Lewandowski no estaba dispuesto a colgar los guantes. Estrelló un balón en el larguero pero falló el rechace. Lo intentó Polonia, pero la defensa sueca resistió el embite. Cuando parecía que las tablas eran inamovibles, Claesson marcó el gol de la victoria en el descuento y garantizó el primero puesto en el grupo a su equipo.