Un duelo goleador entre Cristiano Ronaldo y Karim Bezema marcó un intenso e igualado partido (2-2) este miércoles en Budapest para cerrar la fase de grupos de la Eurocopa y sellar el pase de Francia, como primera, y Portugal, como tercera, a los octavos de final de la competición.

Francia y Portugal empataron (2-2) este miércoles en Budapest para sellar su pase a octavos de la Eurocopa con un duelo de gran calidad, gualado y lleno de emoción que sirvió como broche de oro para el denominado ‘Grupo de la Muerte’ de esta edición.

Un choque trepidante en el que las posiciones iban cambiando en función de las alternativas en el marcador y de las decisiones de Mateu Lahoz que señaló tres penaltis (dos a favor de los portugueses y no de los franceses). Comenzó golpeando Portugal que salió con un punto más de decisión, pero Francia volteó el marcador lo que puso en aprietos la clasificación de los portugueses que en algún momento de la noche llegaron a estar en cuarta posición del grupo, lo que suponía ub asoluto desastre. Pero el segundo penalti transformado por Ronaldo devolvió la calma y el empate de Alemania ante Hungría espantó los fantasmas. Francia acaba líder y Portugal se clasifica como tercero de grupo, la misma posición que logró hace cinco años cuando acabó consiguiendo el título.