Dinamarca, confiada en sus números y señalada como aspirante a ser una de las sorpresas del torneo, arranca la Eurocopa en casa con el cartel de favorita frente a una Finlandia que debuta en una fase final y llega envuelta en dudas.

La “Dinamita roja” pasa por una de las mejores rachas de su historia, convencida de sus opciones de llegar lejos; Finlandia llega golpeada por problemas físicos y en una espiral negativa.

Finlandia parece lejos de la euforia que vivió hace poco más de un año, cuando selló una histórica clasificación para el torneo continental.

Suma seis encuentros seguidos sin ganar y los últimos amistosos han acrecentado las dudas, sobre todo, la derrota en casa contra Estonia, que el seleccionador Markku Kanerva, padre del “milagro” finlandés, espera que sirva como “despertador”.