Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Socializando a través de los libros

Los clubes de lectores resisten el envite del audiovisual y sobreviven en la era digital en Galicia uniendo a personas que comparten pasión por la literatura, ya sea en forma de cuentos, novelas, cómics o ensayos

Montaje con los miembros del club Lecturas Debuxadas y el club infantil, de la Asociación Espazo Lectura de Gondomar José Lores / FDV

En la sociedad digital donde las pantallas de diversos dispositivos captan nuestra atención disminuyendo así nuestra capacidad de concentración y compresión lectora, así como el espíritu crítico y el acervo lingüístico, leer se convierte en un acto de resistencia que engancha en Galicia al 61,9% de la población en algún momento de su tiempo de ocio, según datos del gremio de editores correspondientes a 2021, que constata la tendencia alcista de este hábito desde la pandemia.

Leer es normalmente una actividad solitaria, pero en los clubes de lectura que todavía existen, muchos y variados, se convierte en un acto social donde compartir afición, debatir, profundizar y ampliar la experiencia, abrirse a distintos puntos de vista e incluso intercambiar impresiones con los autores de los textos. Hablamos en este reportaje con los coordinadores de seis clubes de temáticas, grupos e integrantes variados.

Espazo Lectura

Una actividad de animación a la lectura para niños de hasta siete años en la Biblioteca Municipal de Gondomar celebrada en 2006 fue el origen de la Asociación Espazo Lectura, formada como tal en 2008 y que cuenta en la actualidad con cuatro clubes de lectura: tres para adultos, el “Sete Vidas”, dedicado a la narrativa en general, “Daquelas que len”, de perspectiva feminista, y “Lecturas debuxadas”, de cómics, y uno familiar destinado a niños y sus familias llamado “Lendo contigo”.

Club infantil de Espazo Lectura en la Biblioteca Municipal de Gondomar MARTA G. BREA

Personas de diferentes edades y profesiones, mayoritariamente mujeres, como en el resto de clubes, participan en los encuentros que cada grupo celebra una vez al mes, tras haber leído el título propuesto, en la propia biblioteca de Gondomar o en la sede del club, la Casa da Lectura en Donas, ubicado en el edificio de una antigua escuela que actualmente está siendo remodelado. La afluencia de asistentes fluctúa entre ocho y treinta personas dependiendo del mes, el libro que se trate y el grupo. “Vimos da pandemia e volver a empezar resultou complicado, aínda que estamos recuperando a normalidade”, comenta Beatriz Núñez, coordinadora de la asociación.

Cada club de Espazo Lectura tiene un equipo coordinador que se encarga de leer previamente las novedades que mandan las editoriales gallegas –normalmente leen en esta lengua– y seleccionar la lectura de cada mes. “Non son sempre títulos novos, a veces son clásicos que se traducen por primeira vez ao gallego ou que xa levan tempo editados”, explica Núñez.

Miembros del club Lecturas Debuxadas, de la Asociación Espazo Lectura de Gondomar JOSÉ LORES

Las reuniones mensuales se dividen en dos partes. “Na primeira os coordinadores dirixen a charla para que a xente participe e comente as súas impresións da lectura. Logo procuramos traer autores e autoras, que se incorporan na segunda hora da sesión, e intercambiamos preguntas e impresións con eles. O que adoita acontecer neses encontros é que a lectura medra, se enriquece”.

Valle Inclán

Como profesor de filosofía en la universidad, Julián Palomares, coordinador del club de lectura Valle Inclán, perteneciente a la asociación cultural Espacio Gran Vía de Vigo, considera que “hemos perdido mucho vocabulario, nos cuesta leer, se está recortando nuestra expresión hablada y escrita, además del pensamiento crítico que se fomenta con la lectura”. El grupo que modera está integrado por una quincena de personas entre los veinte y más de setenta años, lo cual permite que distintas generaciones aporten sus enfoques enriqueciendo la experiencia colectiva.

Participantes en una reunión del clun de lectura Valle Inclán

Este club lleva cinco años funcionando de manera ininterrumpida, a raíz de una actividad realizada por la asociación cundo se hizo eco de un proyecto de promoción de lectura de la Unesco. Movidos por el gusto por la lectura, cada mes escogen un libro dentro del ciclo con el que trabajan. Han estado repasando las etapas de la literatura universal, con obras que van desde la misma Odisea de Homero hasta literatura contemporánea, y ahora están inmersos en novela histórica. “Hay muy buenas obras, muchas de ellas escritas por historiadores, que nos dan un enfoque interesante de la época que tratan y nos permiten tapar algunas lagunas que tenemos sobre determinados momentos de la historia”, explica Palomares. Este mes han leído “La columna de hierro”, sobre el final de la república romana y con Cicerón como personaje central, cuya autora, Taylor Caldwell, pasó diez años investigando la época par documentar su texto.

Los encuentros, que suelen celebrar los terceros viernes de cada mes en la sede que tienen en el número 2 de Gran Vía, duran unas dos horas y en ellos los asistentes aportan sus puntos de vista sobre el libro que han leído. “Poco a poco el club va creciendo, hay jóvenes que vienen con ganas e interés”, dice Palomares.

“Bibliófagos”

El Club de Bibliófagos lleva varios años funcionando por iniciativa de la dirección de La Casa del Libro en Vigo. Las instalaciones de esta librería albergan los últimos sábados de cada mes las sesiones en las que los socios comentan la última obra de literatura juvenil que han descubierto en un encuentro que modera la escritora de literatura infantil y juvenil Rebeca Álvarez, que fue anteriormente miembro del grupo que coordina desde 2021. “Triunfan las obras de fantasía, el género que más leemos, pero también escogemos novelas clásicas, contemporáneas y de ciencia ficción”, explica.

Un decena de personas forman parte de esta comunidad lectora. Sus edades oscilan entre los trece años de la integrante más joven y los más de treinta de la veterana, porque “la literatura juvenil atrae a gente de todas las edades”, aclara Rebeca Álvarez.

Lectores de Club de Bibliófagos en La Casa el Libro de Vigo

“Juntos en la hoguera”, un novela de acción y fantasía escrita por Isabel Ibáñez, es la lectura que les ocupa este mes. “En cada encuentro, después de comentar el libro que hemos leído, propongo varias obras que presentó comentando su sinopsis y algo sobre su autor y elegimos votando cuál leeremos”, explica Álvarez.

Además de reflexionar sobre cada obra leída y ofrecer sus opiniones, en las reuniones cuentan, cundo es posible, con la presencia del autor, normalmente a través de videoconferencia. “Los escritores que se dedican a la novela juvenil son muy accesibles y aceptan pasarse por el club de manera virtual”. Así lo han hecho Silvia Allaga, Gabriel Sánchez García-Pardo, Irene Pascual y Vitoria Álvarez, entre otros.

“Los jóvenes leen más que los adultos y leemos más que nunca"

decoration

Al contrario de lo que se suele decir sobre el escaso hábito lector de la población juvenil, Rebeca Álvarez, de 25 años, considera que “los jóvenes leen más que los adultos y leemos más que nunca, en parte por la gran variedad de autores que ofrece hoy en día el mercado juvenil y por la gran comunidad lectora que hay en redes sociales”. Aunque lo habitual en esas edades es relacionarse a través de internet, Rebeca Álvarez defiende la existencia de clubes presenciales. “Son geniales para encontrarte con gente de tu misma ciudad que le gusta lo mismo que a ti, de hecho hay personas que se han hecho amigas gracias al club”, comenta. “Espero que sea una tendencia y que siga creciendo ahora que no tenemos las restricciones de la pandemia”, añade.

“A pé de obra”

En el curso 2012-2013 echaba a andar el club de lectura A pé de obra en el IES Castelao de Vigo, en el barrio de O Calvario, como actividad para el alumnado del centro. Una década después, el círculo se amplió y se organizó un segundo club de adultos, integrado fundamentalmente por exalumnado, profesorado, personal no docente y padres de los estudiantes. Ambos grupos funcionan paralelamente en la actualidad bajo la coordinación de Ramón Nicolás, profesor de Lingua Galega, escritor y crítico literario.

“Para o alumnado é unha actividade moi importante porque detectamos moitas carencias tanto en lectura como en escritura, e o fomento da lectura mellora o rendimento académico”, explica Ramón Nicolás, que ya realizaba una labor similar cuando era profesor en el instituto de Valadares. “Estes clubes son extraordinarios no ámbito escolar porque se estimula o gusto pola lectura, algo que si se fai ben, dura toda a vida. Alén de mellorar as destrezas lingüísticas, o libro en si pode ofrecerlles moito para a súa vida”.

Integrantes del club de lectura de adultos del IES Castelao en su encuentro con Berta Dávila.

Una de las particularidades de este club, centrado en lecturas en gallego, es que siempre fomenta encuentros con los autores de las obras que se leen cada trimestre. “Hai unha lectura previa, un traballo cos libros na casa, e despois ese encontro co autor que é moi enriquecedor e estimulante para o alumnado, quen normalmente mira con certa distancia ao escritor ou escritora”. Autores como Ledicia Costas, María Reimóndez o Quico Dasilva –también leen cómics– han pasado recientemente por el club de alumnos, integrado por estudiantes de la ESO. “Os de bacharelato teñen menos tempo porque están centrados na preparación da ABAU”.

El grupo de adultos, integrado por unas 17 personas, funciona con una mecánica similar al de menores. “Son persoas ás que lles gusta ler –o profesorado é de distintos departamentos, non só de linguas– e queren disfrutar da oportunidade que se lles brinda de dialogar cos autores". Marilar Aleixandre, Berta Dávila y Xesús Fraga son los escritores que han pasado por los encuentros con este grupo que comenzó a funcionar el curso pasado. “Os encontros resulta extraordinarios; os autores, que no rexeitan nunca a invitación, encontrar un ambiente acaído, cálido; ás veces pasamos máis de dúas horas falando ao fío dos libros”, comenta Ramón Nicolás.

Bibliomarco

Organizado como una actividad gratuita de la biblioteca y centro de documentación del Museo de Arte Contemporánea de Vigo, el club de lectura BiblioMarco cuenta con dos grupos presenciales y uno virtual, cada uno de ellos con 18 participantes que se reúnen una vez al mes para comentar las lecturas de novelas, ensayos o literatura en general que tengan como hilo argumental algo relacionado con el arte, ya sea por el escenario en que se desarrolla la obra, por los protagonistas o por la temática.

Encuentro de integrantes del club BiblioMarco con Cristina Sánchez-Andrade y Andrea Costas.

La gran mayoría de los integrantes son mujeres, aunque en esta nueva temporada se detectó un aumento de hombres participantes. El perfil es intergeneracional, con personas jóvenes y de edad avanzada, lo que facilita el intercambio de experiencias y visiones. “Son persoas curiosas e con un interés específico nas artes –non únicamente a literatura– nas súas diversas manifestacións”, explican desde el MARCO. Las sesiones no se centran tanto en las lecturas como en las cuestiones de debate que suscitan. En ellas los asistentes trabajan con material de apoyo y catálogos que, más allá de lectura en sí, establece relaciones con obras y movimientos artísticos, música y cine lo que convierte al club Bibliomarco en un experiencia diferente que ayuda a ahondar en los contenidos de la creación contemporánea.

En ocasiones los encuentros están acompañados de actividades paralelas, entre las que las que las más recientes han sido la proyección del documental “We live in Public”, la proyección del film “De Profundis” seguida de un coloquio con su director, Migelanxo Prado, o la charla entre Cristina Sánchez-Andrade y Andrea Costas: una reflexión en torno al miedo como experiencia universal en el arte y la literatura.

La señora Phelps

La Escola Universitario CEU Magisterio Vigo inició el curso pasado el Club de Lectura de literatura infantil y juvenil Señora Phelps, en el que participan el alumnado, las profesoras de literatura y las bibliotecarias. Empezaron con los autores clásicos de la literatura infantil y juvenil: Perrault, hermanos Grimm y Andersen para dar paso estos meses a autores consagrados en el panorama literario de la literatura infantil y juvenil (Gianni Rodari, Agustín Fernández Paz, Gloria Fuertes, Xabier P. Docampo, Roald Dahl, Elena Fortún…). 

Alumnos de Magisterio de Vigo en el Club Señora Phelps

El nombre Señora Phelps se corresponde con el personaje secundario de “Matilda” (Roald Dahl), cuya labor en la novela era fundamental para que la protagonista continuase leyendo y no perdiese su gusto por la lectura. “En una Escuela como la nuestra, en la que formamos a futuras maestras y maestros, creemos que, gracias a este tipo de iniciativas, probablemente, en el futuro, nuestro alumnado cuando ejerza su profesión pueda convertirse en la señora Phelps de algún alumno”, comentan desde la biblioteca de la escuela.

Sus integrantes se reúnen una vez al mes para comentar las lecturas y, además, realizan distintas actividades relacionadas con la literatura infantil y juvenil: visita al Salón del Libro en Pontevedra, a la Biblioteca Pública Juan Compañel, exposiciones o invitación de autores y expertos a sus sesiones.

“En esta segunda edición del Club de Lectura hemos aumentado el número de alumnos y creemos que poco a poco se va consolidando, pues es una actividad que entusiasma por igual al alumnado, el profesorado y, como no, a las bibliotecarias”. 

Compartir el artículo

stats