Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los viejos oficios: Agustín Bastón, carpintero

El alma de la madera

Agustín Bastón encarna la tercera generación de una saga dedicada a la fabricación artesana de carpintería. Con la particularidad de que cada nudo, agujero o corte de la madera le sirve para embellecer aún más la pieza. Incluso los tacos sobrantes los convierte en libros

8

Agustín en su estudio, rodeado de piezas. Además es pintor de renombre, otra de sus facetas. Gonzalo Núñez

Nació entre maderas y olor a serrín así que esta materia le acompaña desde niño. Agustín Bastón perpetúa una saga de carpinteros artesanales que se inició con su abuelo en los años treinta con la empresa Maderas Soage. La suya es ya la tercera generación familiar cuya vida gira en torno al aserradero de Cangas, donde fabrica muebles por encargo y todo tipo de piezas. Nunca hay dos objetos iguales y todas sus creaciones tienen el certificado de madera ecológica y sostenible.

Tal es su sensibilidad, que incluso los posibles defectos del material, se realzan. Así, cualquier agujero, nudo, muesca o corte que la madera en bruto pueda tener, Agustín se ocupa de integrarlos en el objeto que crea para que pasen a formar parte de la propia estética de la pieza. Son creaciones únicas a las que puede añadir madera reciclada de otros objetos. Concienciado con la sostenibilidad, aprovecha y recicla todo lo que está a su alcance, y no solo idea muebles, también espacios decorados con madera. Además enseña a personas de todas las edades cómo se debe tratar este material, e incluso cómo distinguir si un árbol ha sido bien cuidado o mal plantado.

Gonzalo Núñez El estudio de Agustín Bastón

Hace unos años rehabilitó su zona de exposición y trabajo totalmente en madera para ser espacio de encuentro cultural en el que ofrecer actividades, presentaciones literarias y otras propuestas bajo el nombre de Agustín Bastón Studio.

En 2013 tuvo otra idea que se ha convertido ya en una propuesta clásica y esperada en la agenda cultural no solo de Cangas, sino de Galicia y más allá. A Agustín, decidido a aprovechar los tacos sobrantes de los cortes de la madera, un día se le ocurrió darle la forma de libro. El artista cangués formatea los recortes hasta conseguir tal apariencia. Una vez finalizada la pieza, se la entrega a amigos y conocidos para que graben textos, poemas o dibujos. El contenido, dice, “depende de la profesión y de la creatividad de cada uno”. En este proyecto ha participado gente de Cangas, de Vigo, de Alemania y, en realidad, de casi cualquier parte del mundo, porque hace tiempo que esta idea se ha internacionalizado.

Desde arquitectos hasta carpinteros, pasando por escritores, ingenieros o comandantes de fragata, profesionales de los ámbitos más variopintos han dejado sus fragmentos en la colección de libros de madera de Agustín, que todos los años expone en Cangas. Y aunque han intentado comprarle ejemplares, e incluso toda la colección, no está en venta. “Este es un trabajo para disfrute de todos. Mi idea es que los libros queden como legado y me gustaría que mis hijos continúen con este proyecto, aunque ellos decidieron tomar otro camino”. “La biblioteca de las maderas del mundo”, como se llama, es única, crece cada año y ya va por 184 libros, todos distintos, tan variados como sus maderas y su origen.  

Las puertas de su aserradero están abiertas durante todo el año para quienes quieran conocer su trabajo, desde la raíz hasta que toma forma. Dice Soage que el estilo de sus muebles es una influencia de su experiencia con la pintura y de su integración en el mundo del arte. Porque como pintor, que también lo es, ha expuesto sus colecciones en varias galerías del mundo: Habana, Lisboa, Bruselas, Oporto, Braga… Fue becado por las famosas bienales de Pontevedra, cuando se hacían, y su obra estuvo colgada en varias ediciones de aquellos célebres certámenes. Y así ha seguido, combinando carpintería, pintura y creatividad. 

Compartir el artículo

stats