Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Por qué llaman 'Bribón' al barco del rey emérito?

El mejor amigo de Juan Carlos I revelaba en esta entrevista curiosidades sobre la afición del monarca al mundo de la vela y en especial a navegar por las rías gallegas

Don Juan Carlos y Josep Cusí, embarcados en Sanxenxo María Muiña

Dicen que es la sombra del rey Juan Carlos desde hace más de cuarenta años. Suele estar a su lado en todas las regatas, en los viajes privados y en sus salidas sociales. Es su armador, el fundador de la saga de los "Bribón" pero, por encima de todo, su amigo, probablemente su mejor amigo, y seguramente el más veterano. Pero es que Josep Cusí (Barcelona, 1934), que se siente muy orgulloso por la Medalla de Plata de Galicia que recibió en 2005, también es, junto a Pedro Campos, el artífice de la devoción que el monarca emérito siente por navegar en las rías gallegas. En esta entrevista en 2016 a FARO, Cusí revelaba algunas de las curiosidades sobre la figura del monarca a quien, pese a sentirse entre sus mejores amigos, trata de Su Majestad.

-¿Se acuerda de la primera vez en que navegó por las rías gallegas con el rey a bordo del "Bribón"?

-De eso hace más de diez años y, la verdad, nos sentimos tan bien y nos recibieron tan estupendamente, que decidimos que, a partir de ese momento, el "Bribón" tendría, además de la de Barcelona, su otra base en Galicia, y concretamente en Real Club Náutico de Sanxenxo, lo cual resultaba muy coherente porque lo cierto es que la mayoría de la tripulación del "Bribón" siempre ha sido gallega.

-¿Y por qué esa devoción por navegar en Galicia, tanto de don Juan Carlos como de usted?

-Es que las rías gallegas son envidiables para navegar, se lo puede decir cualquiera que sepa de esto. No en balde de Galicia han salido de siempre magníficos tripulantes y grandes navegantes.

-Hay quien le considera a usted el mejor amigo del rey. ¿Eso cómo se lleva? ¿No me dirá que le tutea?

-No, no, yo siempre le trato de Majestad o de Señor. Mire, cuando nos conocimos en el año 1972, la verdad es que yo estaba muy asustado las primeras veces que navegué con él porque, claro, aunque todavía era príncipe, ya representaba lo que representaba, usted ya me entiende... Pero, desde el principio, don Juan Carlos, sobre todo cuando navegábamos, se empeñaba en que lo tratásemos como si fuese uno más. Me lo decía a mí y se lo decía a los demás. Y, bueno, esa empatía natural suya acabó por "quitarme el susto" de encima aunque, eso sí, el respeto que siento por él, como persona y como rey, continúa y a fe que continuará siempre.

-¿Es cierto que fue a usted al que se le ocurrió el nombre del "Bribón"?

-Sí, es verdad. Me acuerdo de que yo buscaba para el barco un nombre que lo definiese bien, es decir, que fuese, a la vez, muy español, muy sagaz, muy de competición y, por qué no decirlo, también muy pícaro. Así que creí que la palabra bribón, que significa todo eso, me pareció que le venía muy bien. Y, ya ve, hoy en día el "Bribón" es toda una referencia en la historia de la vela.

-Y además rima con Borbón.

-(risas) Sí, sí, es algo que le hace mucha gracia a don Juan Carlos, que es un hombre con muchísimo sentido del humor. También se ríe mucho cuando en la prensa viene anunciado un titular del tipo "Hoy navega el Bribón de Rey" (más risas).

-Todo parecía indicar que, debido a las secuelas de su lesión de cadera, el Rey ya no podría navegar más, y sin embargo, ahí le tenemos otra vez "a la caña".

-Eso es lo que más ilusión le hace a él y lo que más ilusión me hace a mí, como amigo suyo. Yo disfruto viéndole tan alegre y tan lleno de entusiasmo nuevamente.

-A usted se le adjudica la frase: "Si don Juan Carlos no fuese Rey, viviría como rey". ¿Qué quiere decir exactamente?

-Pues precisamente tiene mucho que ver con lo que está ocurriendo ahora. Para don Juan Carlos navegar es una de las cosas más importantes de su vida, por eso cuando temió que no lo podría volver a hacer pues, claro, le dio un bajón anímico. Pero ahora, que ya se ve a bordo, "a la caña", como decimos en el argot náutico, se siente revivir, se vuelve a sentir rey, vaya. Eso es lo que yo quería decir cuando se me ocurrió esa frase.

-Ya puede navegar, pero además, también competir.

-¡Que no le que quepa ninguna duda! En lo que concierne a la vela, Su Majestad no es de los que se conforman con dar un paseo. No, no. Él es de los que siempre compite y de los que, cada vez que participa en una regata, sale a ganar.

-En Sanxenxo están entusiasmados por la repercusión que conlleva el hecho de que el Rey elija las rías gallegas para navegar. ¿De verdad es tanta su influencia en el mundo de la vela?

-La figura de don Juan Carlos en el mundo de la vela es todo un icono. Y no ya solo por ser rey, sino por su palmarés deportivo y, obviamente, por su gran empatía con todos los que le rodean. Yo mismo me quedaba asombrado cuando íbamos a Italia y veía como para los italianos don Juan Carlos era su rey...Y por supuesto que esto de Sanxenxo va a ser muy importante, de hecho ya se está demostrando: desde que el rey navega en un 6mR ya hay siete barcos de esa misma clase....¡y los que están por venir! Esto no solo va a ser positivo para Sanxenxo, sino para el resto de los clubes náuticos de las rías gallegas.

Compartir el artículo

stats