Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La movida viguesa del siglo XXI tras el adiós de Siniestro

El día antes de que Siniestro Total se despidiera de los escenarios en el Wizink Center, el festival Sound Isidro de la capital madrileña acogía un concierto de los vigueses Youcanthide. El ocaso de la mítica banda de los 80 coincide con el amanecer de proyectos musicales de diferentes estéticas que pretenden conquistar España desde Vigo

De izq. a dcha.: High Paw, nombre artístico de Paula Herrero; Youcanthide, alianza entre Kaixo y Kings of the Beach; dani; Pablo Lesuit y Sen Senra

El pasado fin de semana Madrid se convirtió en escenario del ocaso de una banda viguesa y el amanecer de otra. Siniestro Total llenaba el Wizink Center en su concierto de despedida un día después de que Youcanthide, la alianza entre el trapero Kaixo y el grupo de punk garajero Kings of the Beach, iniciara en el Sound Isidro su gira por España Autocarromagikoa junto a los navarros Chill Mafia y a los malagueños Shine Gang.

Cuarenta años después de la efervescencia de la movida musical viguesa, hablamos en este reportaje con cuatro representantes de la escena viguesa, que han recogido el testigo de Siniestro iniciando proyectos musicales de diferentes estéticas y estilos en la última década.

Youcanthide en el Crazy Kray en Cambados. Crispa (@pacrispa)

Kaixo, una rebelión newpunk

“Siniestro es una banda de la época de mis padres, tengo la sensación de que son como mis tíos aunque no los conozco personalmente”, explica Kaixo, hijo de dos periodistas vinculados con la movida viguesa. “Son gente que abrió el camino a pasar de hacer algo ‘made in feito na casa’ a ganar proyección con conciertos y llegar a poder decir que se puede vivir de esto. Y sin perder el punto de vista reivindicativo, la ironía y las ganas de hacer pique”, añade este pionero del trap alternativo y del rap electrónico, quien en cierto modo se siente receptivo de ese mensaje lanzado por Siniestro hace cuatro décadas, trasladado a un estilo musical que “nada tiene que ver con el de ellos”.

"Siniestro nos abrió el camino a poder vivir con algo made in feito na casa. Y sin perder el punto de vista reivindicativo, la ironía y las ganas de hacer pique"

Kaixo - Trapero alternativo, newpunk

decoration

Con el proyecto de sacar el primer single de su segundo disco, “Drop Out 2” en noviembre -nueve años después de su primer trabajo discográfico- y lanzar el primero de Youcanthide, Kaixo se ha empeñado en mantener viva la música en directo en la noche viguesa y hace dos meses ha abierto la sala Molotov (en el antiguo Ensanche), que pretende ser la nueva trinchera cultural de Vigo. “Amotínate o muere” es el eslogan de este artista líder de una nueva rebelión newpunk.

High Paw en la pista de skate de O Castro Alba Villar

High Paw, la guerrera del reggae

“Nací en 1993, viví el paso siguiente a la movida viguesa y empecé la mía propia sin dejar de escuchar grupos de los ochenta junto a todo tipo de música que mis padres escuchaban en casa. Aerolíneas Federales me molaba bastante”, comenta  Paula Herrero, la viguesa que con el nombre artístico de High Paw se ha abierto hueco en el panorama del reggae.

A sus 28 años, High Paw ya lleva trece de carrera musical y cinco en que puede vivir exclusivamente de la música sin necesidad de hacer de canguro o trabajar en hostelería para llegar a fin de mes. Escuchar en un concierto de soul en el Verbum a la viguesa Woyza, pionera en la escena del hip hop gallego, supuso toda una revelación para Paula a los doce años. “Lo flipé porque descubrí a alguien de mi ciudad con la que me identificaba, además de porque era mujer y por sus letras, porque vivía de la música sin tener millones de reproducciones, que es lo que ahora parece que significa triunfar”, comenta High Paw.

Unos años de corista de Woyza, con la que ahora continúa trabajando también como bajista y con su voz en The Galician Messenger, la banda que la arropa en algunos de sus conciertos, High Paw se inició en diferentes proyectos de soul que le sirvieron para conocer el panorama de ese estilo musical los escenarios, los promotores, los festivales y las “dinámicas que se establecen entre la gente”, algo a lo que la joven artista viguesa le concede una importancia vital. “Una de las razones fundamentales por las me que me dedico a la música es por la red de personas que he ido haciendo y el tiempo que dedico a generar vínculos con ellas”, manifiesta.

"Me parece compatible y necesario hacer música desde aquí si renunciar a cantar en gallego en escenarios como París"

High Paw - Música de Reggae

decoration

Al igual que lo hicieron en los 80 y 90 Golpes Bajos, Siniestro Total, Aerolíneas Federales o Semen Up, entre otros grupos, High Paw apuesta por mantener Vigo como ciudad de residencia y base desde la que preparar sus proyectos. “Viví en Barcelona y es cierto que pude ir a eventos y conciertos que aquí no hay, pero prefiero sentirme en casa, disfrutar del are libre y la playa. Y veo valioso hacer todo desde aquí e invitar a gente que conozco a que haga bolos aquí para hacernos más fuertes. Intento relacionarme a nivel pequeñito y no hago las cosas por estrategia; me gusta conocer a una persona y que surjan cosas, crear minivínculos y hacerles de anfitriona”, explica. “Me parece compatible y necesario seguir en Vigo, ya que entiendo la vida como la gente de aquí y disfruto mi música con ellos, y salir, por ejemplo a dar un concierto en París cantado en gallego”, añade.

Como High Paw en solitario, se mueve en dos formatos: el grande, acompañada de su banda de reggae routs, con nueve personas, sección de vientos, coros, batería y piano; y el reducido, con las bases instrumentales de soul que lanza ella misma desde una controladora y acompaña de una corista. Con el primero estará el 25 de junio en el festival Surfing The Lérez de Pontevedra. En colaboración con otros aristas, la viguesa acaba de lanzar con Ortiga el EP “Eo Poiro” de cuatro canciones con referencias a la bossa nova, tiene previsto realizar varios bolos con Cool Up Records, el sello sevillano con el lanzó su disco “Solid as the Clock” en 2020, y está muy activa con Women Soldier, el grupo que forma con dos cantantes afincadas en Barcelona y una tercera en Bérgamo (Iatlia), con las que actuará la semana que viene en París.

Música de raíz jamaicana que compatibiliza la fiesta con la reflexión, con letras que elevan el nivel de conciencia “sin adoctrinar” , con toques de humor y compromiso feminista. Esa es la propuesta en la que se mueve High Paw.

Pablo Lesuit en una foto promocional. / CRISPA (@PACRISPA)

Pablo Lesuit, en la nueva escena de la canción iberoamericana

Recién aterrizado de México, donde estuvo tres meses con proyectos de coproducción de repertorio nuevo, Pablo Lesuit nos atiende en pleno jet lag buscando en sus recuerdos de infancia para decir qué supuso para él la movida viguesa de los 80 y en concreto Siniestro Total. Recuerda dos anécdotas. “Mi tío era el dueño del Vetum (local donde está la actual sala de conciertos “La Fábrica de chocolate”) y cuando cerró el local su colección de vinilos acabó en mi casa, así que descubro con cinco o seis años los discos de Siniestro “Cuando se come aquí” y “Bailaré sobre tu tumba”, que ha vuelto La fábrica de chocolate porque se lo regalé a Quique (su propietario) en un cumpleaños”, explica mientras recuerda a los grafismos de las portadas de esos elepés. “Marcaron mi desarrollo tanto ellos (Siniestro) como Golpes Bajos o Gabinete Caligari, cuyos discos cayeron en mis manos y no eran música para la edad que tenía”.

A sus 33 años y después de seis viviendo de la música, Pablo Lesuit continúa inmerso en el lanzamiento de su segundo disco, Belorizonte, presentado antes de la pandemia y retomado ahora con el viaje a Latinoamérica paralizado el año pasado por la ola de Ómicrom. El artista indie vigués funde en sus últimas canciones el folclore sudamericano, la canción de autor, la electrónica, la psicodelia y el rock, siempre bajo la premisa pop de poner la melodía en el centro.

"Vigo es una ciudad con un movimiento musical gigantesco a la que siempre siento la necesidad de saber que voy a volver cuando viajo"

Pablo Lesuit - Compositor y cantautor

decoration

En su último viaje a México, Lesuit ha estado trabajando con artistas de la escena musical en ese país a los que admira, como Natalia Lafourcade, David Aguilar y Juan Galeano, líder de la banda de rock colombiana Diamante eléctrico, nominada a los Grammy latinos.

El compositor y músico vigués protagonizó un salto de la parte técnica a la artística de la música . Al salir de la universidad comenzó a hacer pequeños trabajos de producción técnica con artistas como Carlos Núñez hasta que se fue con el ex de Los Piratas Fon Román en la gira de su disco “Pop artesanal” y luego trabajó durante tres años en giras como jefe de producción de una compañía musical. Un contrato con la Warner Chapter le permite sacar su primer disco, “Tiempo”, en 2015.

“La manera de enfocar las trayectorias musicales ha cambiado mucho en cuarenta años. La movida viguesa de los 80 fue un movimiento de una juventud que vio la posibilidad de tener libertad de expresión en un tiempo de cambio social y político, de paso de una dictadura a la democracia, en un estallido que provocó una efervescencia y permitió a muchas bandas tener un escaparate”, explica Lesuit. “La escena musical viguesa actual es diferente. Hay muchos proyectos, cada vez más, de gente de estéticas diferentes. Vigo es una ciudad con un movimiento musical gigantesco, lo único que hace falta es que la gente siga yendo a las salas para hacer crecer esos proyectos de chicos que se juntan para hacer música”, añade.

Tras siete años viviendo en la capital madrileña y dos años de viaje por Latinoamérica para empaparse de encuentros con músicos de la escena latinoamericana, Pablo Lesuit se asentó en Vigo. “Me gusta irme con la idea de saber que voy a regresar, hay algo que siempre me obliga a volver. Además, no creo que sea imprescindible irte fuera de Galicia. Aquí tenemos una visión muy rica de la música y mucha programación. Prefiero estar yendo y viniendo, conocer gente por el mundo y traérmela a Galicia”, explica.

dani lanzó su primer disco, “Veinte”, en 2020 y ahora prepara el segundo

dani lanzó su primer disco, “Veinte”, en 2020 y ahora prepara el segundo

Dani, pop frágil bailable

Con 24 años, la viguesa dani -con minúscula- está preparando su segundo disco, que saldrá a finales de 2022. El primero, “Veinte”, se lanzó en 2020 con un retraso obligado debido al confinamiento por la pandemia y con la pretensión de ser la banda sonora del desconcierto generacional de los primeros años 20. En esos momentos vivía en Vigo, pero se pasaba muchos días al mes yendo a Madrid, donde está su equipo de trabajo, su sello editorial (El Volcán) y su productor. “Podría tener idéntica proyección trabajando desde Vigo como lo hacen muchos músicos gallegos”, puntualiza.

Con el ecleticismo y una mezcla de referencias que atraviesan varias décadas como señas de identidad, la compositora y cantante pop viguesa nació y se crió en una familia protagonista de La Movida -sus padres son exintengrantes de Aerolíneas Federales-, un movimiento que no vivió porque nació años después de que se disolviera. “Fue un momento musical muy importante y me hace ilusión saber que gente tan cercana a mí formó parte de ella (de La Movida)”, manifiesta.

"Ahora tenemos la ventaja de las redes sociales, que te permiten conectar con el público sin necesidad de un manager que te respalde, pero es difícil diferenciarse en el universo online con el exceso de información"

dani - Compositora y cantante pop

decoration

Sobre las diferencias entre el panorama que se encontraron los grupos que nacieron en Vigo en los ochenta y los que intentan abrirse camino en los veinte del siglo XXI, dani comenta que “ahora tenemos las redes sociales, que son una herramienta muy útil para los artistas, ya que todo el mundo puede presentar su trabajo sin necesidad de la aprobación de un sello o de un manager, subes una canción a internet y ya está a disposición de todo el mundo. Esa es la cara positiva. También es cierto que el público está expuesto a tantos estímulos y tantos proyectos saliendo a la vez que es muy difícil diferenciarse en este universo online de exceso de comunicación”.

Preguntada sobre la posible herencia que ha dejado en su generación la efervescencia musical viguesa de hace cuarenta años, la joven artista responde: “Al final, con el tiempo, nos daremos cuenta si estamos formando parte de algo, de hecho los artistas gallegos ya estamos perteneciendo a algo común y algunos estamos empezando después de una pandemia, que ya es algo singular”, explica.

En las próximas semanas la veremos mucho por Galicia. El 2 de junio dani estará en el festival Port América y en julio en el Terraceo del Auditorio Mar de Vigo y en el Monte do Gozo de Santiago, donde será telonera de Imagine Dragons. Con Cool Nenas, un proyecto de Dj que surgió de forma improvisada a principios de año con dos amigas, la veremos en el Vive Nigrán y en el Ribeira Sacra.

Sen Senra es el artista vigués con más proyección en la actualidad.

Sen Senra, el vigués que llena el wizink

Nacido en Vigo en 1995, Sen Senra, cuyo nombre en el DNI es Christian, es el músico vigués con más proyección nacional actualmente, tal y como lo demuestra un concierto reciente en el Wizink de Madrid y que sus temas sumen cientos de miles de reproducciones en Youtube y Spotify. Vive en la capital desde 2017, adonde se mudó en busca de “estímulos y aventura” con solo 22 años y con dos discos en el mercado. En su último EP de seis canciones, “Corazón cromado”, cuenta con las colaboraciones de dos de los artistas del momento, el madrileño C Tangana y el colombiano Feid. Respaldado por Sonido Muchacho y Universal Music España, Senra triunfa con sus melodías pura y la fusión de toques urbanos, latinos y electrónicos.

Sonidos de la ciudad

Pablo Vázquez y Denis Carballás recorren en un libro ilustrado los veinte últimos años de la música en Vigo

Tras presentar en 2017 el documental “Cuna de músicos” sobre las cuatro últimas décadas de la música en Vigo, Pablo López, redactor de la revista “A Movida” y el ilustrador Denis Carballás han publicado con la editorial Galaxia “Son da cidade. O libro da música viguesa no noso século”. En él realizan un recorrido por los últimos veinte años de la música en Vigo y analizan la trayectoria de artistas locales que iniciaron o continuaron su carrera musical en este siglo.

En sus páginas se encuentra una selección ordenada alfabéticamente de 46 bandas o músicos en solitario y cinco colectivos y escenas más alternativas . En el libro conviven proyectos tan consolidadas como los de Eladio y los seres queridos, Woyza o Nicolás Pastoriza con otros emergentes. 

Compartir el artículo

stats