Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los viejos oficios: Paula Ojea, ceramista

Geometría variable

La joven viguesa es Premio Nacional de Artesanía, además de haber obtenido otros galardones. Desde su marca Ojea Studio, Paula crea objetos únicos cuya perspectiva y geometría cambia según el punto de vista del observador

Paula Ojea en su estudio de Bouzas, donde tiene como inspiración permanente el mar, el puerto, las grúas, los aparejos, las texturas. Alba Villar

Decía Theo Jansen que “las barreras entre el arte y la ingeniería existen solo en nuestra mente”, y eso lo aplica desde sus inicios Paula Ojea (Nigrán, 1983), que desde niña ya era observadora y descubrió el arte de la cerámica. Después se interesó por la física y la geometría, estudió ingeniería y fundó Ojea Studio, donde combina las que son sus dos pasiones para elaborar piezas hechas a mano que nunca son idénticas y, además, cambian según la perspectiva e incluso parecen inclinarse a un lado u otro.

Hace dos años recibió el Premio Nacional de Artesanía en la categoría de Producto. Su colección Cut & Fold fue escogida como la “mejor”, destacando en ella el jurado “las formas geométricas imposibles que caracterizan el conjunto de piezas y que exploran los contrastes entre la precisión del diseño y la irregularidad del proceso artesanal”.

Paula Ojea en su estudio de Bouzas Alba Villar

"Busco crear piezas únicas, diferentes, con identidad propia, que el público las reconozca por su diseño. Y al ser artesanales, nunca hay dos iguales”

decoration

Con cuatro años comenzó a asistir al taller municipal de cerámica de Nigrán, donde daba clase Emilia Guimeráns. Esa misma niña observaba el movimiento de las olas, veía a los marineros, la dinámica del puerto pesquero y, en las tardes de lluvia, construía puzzles o dibujaba. Esas aficiones apuntaban lo que estudiaría después, porque Paula, además de llevar la cerámica en la sangre, llevaba la ingeniería. Estudió Caminos en A Coruña, París y Londres y trabajó como ingeniera de estructuras en Nueva York y Barcelona.

Volvió a Vigo en 2015 para fundar Ojea Studio, buscando aportar algo novedoso a la cerámica a través de su visión de ingeniera. De hecho, utiliza esta parte para definir la pieza y su geometría. Los programas de diseño CAD en 3D le ayudan, pero ello no impide que sus piezas sean cien por cien artesanales, únicas y con personalidad propia.

Piezas de Paula Ojea

“Cut & Fold”, la colección premiada en los Nacionales de Artesanía, tienen la influencia de la costa y de su entorno, evocan los astilleros, las grúas del puerto e incluso el puente de Rande con sus tirantes. Esas creaciones llamaron la atención de cocineros de Estrella Michelín, algunos de los cuales utilizan platos o servicios de café hechos por Paula, “eso es que confían en mi trabajo, y es muy gratificante”, dice esta inquieta ceramista.

Su obra puede verse en varias partes del mundo gracias a las exposiciones de la Fundación Artesanía de Galicia y en tiendas y galerías de diseño. También en su propia web recoge encargos de todos los puntos de la geografía.

Piezas de Paula Ojea

El hecho de tener ahora en Bouzas el taller hace que Paula tenga la inspiración con solo levantar los ojos: el mar, las grúas, el puerto, las rocas, las playas, los aparejos… que tanto han aportado a su otra colección, “Oceanic”. Paula sigue añadiendo piezas a sus dos colecciones principales, que define como “dinámicas” porque se van ampliando, y va a experimentar los conocimientos que trajo sobre la forma de tratar la cerámica durante su estancia en Kyoto con maestros nipones. Esta joven ceramista tiene claro lo que quiere: “crear piezas con identidad propia, alejadas de lo que pueda hacer cualquier otro artesano, que el público las reconozca por su diseño”. Y parece que lo ha conseguido.  

Piezas de Paula Ojea

Compartir el artículo

stats