Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gallegos a la vanguardia

“La automoción es apasionante, nunca dejas de descubrir cosas”

La baionesa Marta Corredoira Sagüés es ingeniera de Maserati y ha sido la responsable de las pruebas de durabilidad de su nuevo SUV de lujo, el Grecale, que se presentó el 22 de marzo

Marta Corredoira, durante las pruebas del Grecale realizadas en las carreteras de montaña de los Alpes italianos. Cedida

Tras el último lanzamiento de Maserati está ella. Una mujer dinámica, curiosa y obstinada que en tercero de carrera se propuso un futuro laboral en el mundo de la automoción y que, tras fichar por la firma italiana del tridente en 2018, ha sido la responsable de las pruebas de durabilidad del Grecale, el nuevo SUV de lujo que fue presentado mundialmente hace menos de dos semanas en Milán. “La noche anterior estaba de los nervios. Para mí es un orgullo inmenso haber trabajado en un proyecto tan interesante y ambicioso. No me canso de mirarlo porque me encanta y, sobre todo, porque soy consciente del valioso trabajo que hay detrás. Estoy muy emocionada y disfrutando mucho de este momento”, reconoce la ingeniera baionesa Marta Corredoira Sagüés.

Presentación final del Grecale el pasado 22 de marzo

Durante los últimos dos años, ha supervisado las pruebas de validación del Grecale, tanto en pista como en carretera, y en diferentes terrenos y condiciones climáticas a lo largo del globo. Y también se ha puesto al volante en más de una ocasión: “Sin duda, poder conducir estos coches es una de mis mayores fortunas. Se viaja mucho y, aunque a veces puede ser extenuante, es un trabajo precioso. Nuestro objetivo es validar a 360º el diseño, las funciones y las prestaciones de los distintos sistemas y componentes, y evaluar la integración de todos ellos en el coche. Ése es el valor añadido del departamento de Vehicle Testing & Validation al que pertenezco. No es suficiente con decir si algo funciona o no como esperamos, sino que tenemos determinar qué falla y por qué. Y cuando diagnosticas un problema y tienes que ingeniar y validar la mejor solución en el menor tiempo posible, es ahí cuando más aprendes y disfrutas. Desde este punto de vista, tenemos la suerte de contar con un equipo de técnicos e ingenieros realmente competentes”.

En un evento previo del Grecale en Milán

Los tiempos de diseño, validación y producción en el mundo de la automoción son bastante ajustados, así que el trabajo duro y la presión están garantizados en todas las áreas implicadas. “Desde el primer momento del proyecto, es una batalla a contrarreloj para conseguir los ambiciosos objetivos en los tiempos establecidos. El coche es uno de los sistemas más complejos que existen desde el punto de vista de la ingeniería, ya que intervienen todas las ciencias principales: física, química, sistemas eléctricos, electrónica, etcétera. Por eso la automoción es un mundo tan apasionante, porque nunca se deja de descubrir cosas nuevas”, destaca.

Aunque nació en Lugo en 1992, Marta vivió en Baiona con su familia desde niña y estudió en Las Acacias, donde sus asignaturas preferidas eran Física y Dibujo Técnico. “Estoy muy agradecida por la formación recibida durante mis años de colegio y universidad, así como en los distintos trabajos que he tenido hasta ahora”, subraya.

“Siempre me gustaron los coches, pero ahí me di cuenta de que me quería dedicar profesionalmente a ello”

decoration

Estudió el doble grado de Ingeniería Mecánica e Ingeniería de Diseño Industrial en Tecnun, la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Navarra en San Sebastián. En tercero entró a formar parte de Tecnun Motorsport, la escudería que competía en la Formula Student: “Siempre me gustaron los coches, pero ahí me di cuenta de que me quería dedicar profesionalmente a ello”. Y su proyecto final de carrera, que desarrolló en el prestigioso Politécnico de Milán, consistió en el diseño del monocasco de un prototipo eléctrico para otra gran competición estudiantil, la Shell-Eco Marathon.

Tras acabar la carrera en 2016 fichó por Dallara, la empresa líder en la construcción de vehículos de motorsport, y durante un año estuvo en su sede de Parma, formando parte del equipo de Análisis Estructural. Durante esa etapa fue juez en la competición de la Formula Student en Italia y coincidió con sus compañeros de San Sebastián y con la escudería de la Universidad de Vigo. “Me hizo mucha ilusión, porque en la edición anterior yo había estado al otro lado de la barrera”, comenta.

En el Gran Premio Nuvolari de coches clásicos en Mantua

Después de un año en Dallara, recibió la llamada de Maserati. “Les había enviado mi currículo cuando empecé a buscar empleo en Italia, porque mi sueño era llegar a trabajar algún día con ellos”, recuerda.

Su primera responsabilidad en las instalaciones de Módena fue la gestión de dos proyectos de innovación, pero después entró en su departamento actual. Inicialmente participó en las pruebas de los modelos Ghibli, Quattroporte y Levante y, a continuación, pasó a coordinar las pruebas de validación del Grecale, que debe su nombre a un viento mediterráneo y que revelaba su diseño por primera vez al mundo el pasado 22 de marzo.

“Nuestro trabajo es clave. Al principio, trabajamos con prototipos y éstos van evolucionando en distintas fases del proyecto hasta que finalmente se fabrica el coche en la planta de producción tal y como llegará después al cliente. Tenemos que medir todas las realidades físicas y verificar que el vehículo sea conforme a los estándares de la empresa. Otro aspecto importante es garantizar siempre la máxima confidencialidad de los coches de pruebas y asegurar el camuflaje tanto externo como interno, especialmente cuando hacemos las pruebas en carretera. Hasta el día antes de la presentación oficial no podíamos desvelar ningún detalle”, revela emocionada.

“Estoy feliz de formar parte de la familia Maserati. Pueden sonar como tópicos, pero, sin duda, algunas de las claves para progresar en el entorno laboral son el esfuerzo, el trabajo bien hecho y ser honesto. Además, la empatía, la educación y saber trabajar en equipo son habilidades fundamentales e igualmente apreciadas como las puramente técnicas. Y luego también hay que aprender a confiar en uno mismo, no tener miedo a equivocarse y sí capacidad de sacrificio. Muchas veces, me da pena no estar más cerca de mi familia y amigos, pero en este momento estoy viviendo una experiencia única y la quiero aprovechar. Volveré, pero todavía es pronto para frenar el ritmo de vida”, admite.

Marta, en el Gran Premio de Fórmula 1 de 2018 en Monza. Al fondo, el Ferrari de Vettel

Marta también defiende la formación continua. “La idea no es obtener un título que te abra las puertas y vivir de rentas. Para nada. Hay que ser inquieto, curioso y tener una mente abierta. Más que tener muchas carreras y másteres es la actitud de querer mejorar siempre lo que hace la diferencia. Y si vales la pena, si eres bravo como dicen aquí, al final el trabajo lo encuentras”, anima.

"A mí me gusta trabajar con hombres y conecto muy bien con ellos, pero el grupo perfecto tiene que ser diverso, tanto en género, como en edad o en formación"

decoration

Desde que empezó sus estudios universitarios está acostumbrada a que la presencia femenina sea minoritaria. “La situación está mejorando, pero todavía hay que avanzar. A mí me gusta trabajar con hombres y conecto muy bien con ellos, pero el grupo perfecto tiene que ser diverso, tanto en género, como en edad o en formación. Cuanto mayor es la variedad en un equipo, más completa será la solución que éste aporte. Es la receta ganadora, no tengo ninguna duda”, sostiene convencida.

“Las mujeres podemos hacernos nuestro hueco en ingeniería, por supuesto. La opinión social a veces no es justa u objetiva y nos dejamos influenciar mucho. Pero yo, para bien o para mal, soy bastante cabezota y eso me ha ayudado a tomar decisiones, a veces, más arriesgadas”, añade.

A Marta le encanta conducir y es una apasionada de los deportes de motor y los coches clásicos. “Siempre voy a muestras y exposiciones y me he visto todos los museos de coches. También sigo las carreras pero en este ambiente los hay mucho más fanáticos que yo”, puntualiza entre risas. Y es que Italia, con su rica historia, cultura y paisajes, ofrece muchas posibilidades para sus otras aficiones: “Entre otras mil cosas, me encantan el diseño, la gastronomía y viajar”.

Compartir el artículo

stats