Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gallegos a la vanguardia

“Cada día usamos cousas que saíron das misións espaciais”

El vigués Iván Pérez Domínguez es ingeniero informático en el centro Langley de la NASA

El ingeniero e investigador vigués Iván Pérez, en el NASA Langley Research Center

Una “sucesión de casualidades” que arrancó con una asignatura optativa en primero de carrera acabó por llevarle hasta la NASA. Aquel lenguaje informático muy poco utilizado que despertó su interés y que también llegaría a alimentar su espíritu emprendedor se convirtió en inesperado pasaporte y ahora participa en proyectos aeronáuticos en la vanguardia tecnológica mundial en el Langley Research Center. “Foi sorte. Naquel momento non sabía o que ía pasar pero sempre fun atopando unha seguinte porta que me confirmaba que ía polo bo camiño. Hai que lanzarse a todo porque sempre che pode valer para algo”, reflexiona el ingeniero e investigador vigués Iván Pérez Domínguez.

Estudió Ingeniería Informática y un máster europeo en Lógica Computacional en la Politécnica de Madrid para después iniciar un doctorado en videojuegos en la Universidad de Nottingham. “Na Politécnica empecei a traballar nun departamento que usaba esa linguaxe de programación e despois fundei a primeira empresa no mundo, Keera Studios, que facía videoxogos con ela. E aínda o segue sendo”, destaca sobre su compañía, que en 2020 recibió uno de los premios Technology Innovator de la revista CV.

Y justo cuando terminaba el doctorado en Reino Unido, su supervisor le informó de que la NASA buscaba expertos con su singular perfil: “Foi unha lotería. Sempre me encantou o espazo, desde pequeno. Vía documentais, lía libros… E no meu plan de futuro estaba traballar para a Axencia Espacial Europea (ESA) porque pensaba que nunca podería facelo na NASA ao non ser estadounidense. Pero aquí en Langley teñen un sistema que está escrito na lingua na que me especialicei e os estranxeiros somos subcontratados en lugar de funcionarios”.  

El ingeniero e investigador vigués Iván Pérez, en el NASA Langley Research Center

Langley es el centro más antiguo de la NASA y, desde su creación en 1917, ha desarrollado proyectos que han revolucionado el mundo de la aviación. Aunque entre sus hitos también figura el entrenamiento de la primera tripulación de astronautas y sus expertos desarrollan tecnología para las misiones espaciales, como el programa Viking que exploró Marte, y además realizan estudios sobre la atmósfera terrestre.

"Aquí traballou Katherine johnson (una de las científicas que protagonizan la película talentos ocultos) e convertiuse nun referente para min"

decoration

Allí trabajó Katherine Johnson, la matemática que calculó el trayecto del vuelo a la Luna del Apolo 11 y cuya hazaña junto a la de sus compañeras científicas afroamericanas se visibiliza y reconoce en la película “Talentos Ocultos” de 2017 . “Foi un referente para min desde que coñecín dela e cando NASA celebrou o seu 100 cumpreanos fun unha das persoas que asinou a súa postal”, revela.

Iván forma parte del grupo de Métodos Formales y testa las novedosas tecnologías que desarrolla en vehículos aéreos no tripulados. Aunque desde el inicio de la pandemia casi todos los vuelos permanecen suspendidos y debe simularlos con un joystick frente al ordenador. “Os drons son perfectos para facer experimentos porque son máis baratos e accesibles. Este centro adicouse tradicionalmente á aviación civil e militar. De feito, ten unha base ao lado e os cazas están sobrevoando continuamente e facendo movementos espectaculares. O historial de Langley neste ámbito é tremendo”, apunta.

Ante la cápsula del Apolo 11

El objetivo de su equipo es demostrar el correcto funcionamiento de los sistemas a través de técnicas matemáticas y de lógica formal. “Eu fago unha combinación de teoría e práctica e uso fórmulas de lóxica para explicar como deberían funcionar eses sistemas. E logo introdúcense nos drons para que fagan as comprobacións durante a misión. A técnica chámase verificación en tempo de execución. Permite ir recollendo datos de velocidade ou altitude para determinar se están axustados aos parámetros requeridos, comproba cousas básicas como a temperatura das baterías e tamén outras máis complexas. Por exemplo, calcular o tempo do que dispón o dron para correxir a súa traxectoria en caso de achegarse outro vehículo”, explica sobre el sistema Copilot del que es director técnico.

“Non se trata dunha linguaxe moi complexa, pero estamos facendo cousas que ninguén ten no mundo. É unha zona aínda por explorar. Hai pouco montamos un sistema de código aberto que desenvolvín eu, o Ogma. Está nos repositorios de NASA e proporciona a usuarios non necesariamente expertos o código que teñen que meter no seu dron para comprobar que se axusta aos requisitos da misión”, revela.

Centro de control de las misiones espaciales en el JPL

Iván recuerda el primer día que pisó Langley y empezó a formar parte de la NASA. “Ata ese momento non o cres e si que me causou impresión. Logo xa te acostumas, pero coñeces cousas moi bonitas e cando estás nunha reunión na que se fala dun proxecto que quere enviar naves á lúa dun determinada planeta pensas pois xa está, aquí podo retirarme”, bromea.

“Todos os temas espaciais emociónanme moito e a miña intención é facer máis investigación ligada a eles. Cando miras para arriba éntrache unha especie de humildade, porque realmente estamos flotando nunha roca. E que sorte temos”, comenta Iván, que canaliza parte de esa pasión en las conferencias que reúnen a expertos de otros centros de la NASA más enfocados al espacio como el Jet Propulsion Laboratory (JPL) y el Ames Research Center.

En JPL, con una réplica del Curiosity

En 2019 presentó un artículo sobre el diseño de enjambres de satélites en la SMCIT, una reunión del JPL de cuya organización también formó parte este año. “E en maio dirixín unha xornada que se repetirá en 2022, NASA Formal Methods, que trata de conectar o mundo espacial e o aeronáutico coas matemáticas”, indica.

"Ao final todos estes proxectos teñen moitas aplicacións e cada día utilizamos cousas que saíron das misións espaciais”

decoration

El investigador vigués destaca el interés de estas expediciones que requieren enormes inversiones más allá del conocimiento que generan sobre el universo que habitamos. “Os cartos non se envían á luá, quedan na terra. Ao final todos estes proxectos teñen moitas aplicacións e cada día utilizamos cousas que saíron das misións espaciais”, subraya.

El centro Langley se encuentra en la ciudad de Hampton, “no medio da nada”, pero Iván aprovechó el régimen de teletrabajo que se ha impuesto en NASA por la pandemia para visitar a amigos en California y añadir a su título de buzo el de paracaidista. Además también se está preparando para obtener el de piloto de aviación.

Compartir el artículo

stats