Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Reina de Inglaterra y el Cambio Climático

La Reina II de Inglaterra FdV

La reina de Inglaterra ha criticado la inacción de los líderes mundiales para abordar la crisis climática, admitiendo que está “irritada” por las personas que “hablan pero no hacen nada”. Podría haberlo hecho antes, pero nunca es tarde si la dicha es mucha. Pronto se reunirán para contarnos lo mal que está todo y su compromiso para arreglarlo.

Estamos hablando de incrementos de temperatura que parecen sorprendentemente pequeños: 1.5 ° C ó 2 ° C más, que en la época anterior a que el automóvil reemplazase al caballo y al carro. El mundo ya se ha calentado alrededor de 1.2 ° C, de promedio, desde la era preindustrial. Que la temperatura de todo el mundo haya subido tanto en poco más de un siglo es extraordinario.La última vez que hizo más calor que ahora fue hace al menos 125.000 años.Los océanos se están calentando al mismo ritmo que si cada segundo se lanzaran al agua cinco bombas atómicas de Hiroshima.

Nadie sabe cómo terminará este experimento, pero somos como somos y nos gustan los objetivos concretos y definidos, tal vez para no alcanzarlos, por eso en el acuerdo de París de 2015, casi 200 países acordaron limitar el aumento de la temperatura global a “muy por debajo” de 2 ° C, con el objetivo de mantenerlo. a 1.5C.

En junio de 2021 un “pico de calor” pulverizó los récords de temperatura anteriores en el noroeste del Pacífico de los EE. UU., matando a cientos de personas y millones de individuos de multitud de ecosistemas marinos se achicharron vivas en sus conchas.

Una ola de calor y tormentas atrapa a medio mundo Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: Reuters

Para los humanos y las demás especies con las que compartimos el mundo, el planeta deja de ser “cómodo” cuanto más se calienta. Cuando alcancemos 1,5 ° C de incremento, alrededor del 14% de la población mundial se verá afectada por fuertes olas de calor una vez cada cinco años.

Por encima de un incremento de 1,5 ° C, el calor en las regiones tropicales del mundo llevará a las sociedades al límite, con una humedad sofocante que evitará que el sudor se evapore y dificultará que las personas se enfríen. Las olas de calor extremo podrían hacer que partes de Medio Oriente sean demasiado calientes para que los humanos las soporten.

Las olas de calor extremo podrían hacer que partes de medio oriente sean demasiado calientes para que los humanos las soporten

Si llegamos a los a 2 ° C es muy probable que experimentemos un severa ola de calor cada dos años. Algo que normalmente ocurre una vez por década. A nivel mundial, morirán 4,9 millones de personas más cada año a causa de ese calor extremo.

  • Galicia tendrá olas de calor mucho más intensas y un 50% más duraderas

Con un calentamiento de 2 ° C, el 99% de los arrecifes de coral del mundo también comienzan a desaparecer, especialmente los de aguas cálidas. Uno de cada 10 animales vertebrados y una de cada cinco especies plantas perderán la mitad de su hábitat. Los ecosistemas que abarcan corales, humedales, áreas alpinas y el Ártico están destinados a desaparecer.

Ya estamos tardando en exigir a los que manejan esto que hagan algo, o eso dice la reina de Inglaterra.

 

La botellita de agua. ¿Qué es mejor: el agua embotellada o la del grifo?

 Especialmente en temporadas calurosas, la multiplicación de las botellitas de agua es un aviso del daño que le hacemos a nuestra casa. Ojalá no lo veamos, pero como no cambiemos el rumbo, la próximas generaciones nos considerarán una especie prehistórica. Hay botellitas de agua hasta en conferencias sobre contaminación o en ciudades respetuosas con el medio ambiente. Esas botellitas acaban donde acaban y además no es que sean muy buenas para nuestra salud. Muchas personas creen firmemente que cuando hablamos de esto estamos exagerando y que además no hay solución.

A pesar de su popularidad en todo el mundo, el agua embotellada en plástico es nefasta para el medio ambiente. Según la Oficina de Sostenibilidad de la Universidad de Harvard, “Todo el ciclo de vida del agua embotellada utiliza combustibles fósiles, contribuye al calentamiento global y causa contaminación”.

Aunque las botellas de agua son reciclables, los estadounidenses tiran alrededor del 80% de las botellas que usan y, según algunas estimaciones, usan 1.500 botellas de plástico de agua por segundo. Las botellas de plástico contribuyen enormemente a la crisis ambiental global, en parte debido al hecho de que se desintegran en microplásticos, que aparecen hasta en las placentas de los bebés. El agua embotellada requiere 2.000 veces más energía que su equivalente del grifo. En los EE. UU. se necesitan 17 millones de barriles de petróleo para producir el plástico y satisfacer la demanda anual de agua embotellada. Los procesos de extracción y fabricación utilizados por las empresas de agua embotellada, también pueden tener efectos ambientales y económicos negativos, y suponen la privatización y mercantilización de un recurso limitado y de gran valor al que todos deberían tener un derecho universal.

Es el refresco más vendido del mundo: muchas más personas compran agua embotellada que zumo de frutas o bebidas gaseosas. En 2013, el Reino Unido consumió 2.400 millones de litros y en 2014 había aumentado a 2.600 millones de litros. Sin embargo, sorprendentemente, se puede obtener esta bebida en particular del grifo, de forma gratuita y tiene una gran huella de carbono, con algunos informes que estiman alrededor de 82,8 g de CO2 por una botella de medio litro

Cuando no se dispone de agua limpia y segura, beber agua embotellada se convierte en una necesidad. Sin embargo, el consumidor promedio no compra agua embotellada por necesidad, sino porque es cómoda y, a menudo, se comercializa como más pura o de mejor sabor que la del grifo, a pesar de que ni siquiera proviene necesariamente de las preciosos manantiales que se emplean en los anuncios. El agua embotellada también es aproximadamente un 1.000% más cara por litro que la del grifo.

En Estados Unidos “el análisis del agua embotellada de 259 renombradas marcas comerciales y reveló que el 93% de las mismas contenían microplásticos. Entre ellos, polipropileno, poliestireno, nylon y polietileno. La concentración media es de 10 partículas plásticas por litro de agua embotellada, el doble de la cantidad encontrada en la misma cantidad de agua del grifo analizada en 12 países de los distintos continentes”.

La solución es muy simple: dejar de comprarla. No hay evidencia de que sea mejor y, de hecho, puede ser menos segura que el agua del grifo. Dos tercios del agua del grifo provienen de aguas superficiales (embalses, lagos, ríos) y el resto del agua subterránea (formaciones geológicas subterráneas que almacenan agua de lluvia). Está sujeto a estrictos estándares de tratamiento. El agua del grifo tiene una cantidad residual de cloro, que normalmente no se puede detectar por el usuario, pero que limita el crecimiento de bacterias.

Un estudio de más de 1.000 personas en Belfast descubrió que no podían distinguir entre el agua del grifo y el agua embotellada cuando se les preguntaba cuál era más agradable, pura, natural y refrescante.

Cuando se trata de las cualidades saludables del agua embotellada en comparación con el agua del grifo, las diferencias son en gran medida insignificantes y el daño que evitamos es como para pensárselo.

Compartir el artículo

stats