Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parajes

El espíritu del convento

La fundación del monasterio de Soandres, en A Laracha, se remonta al siglo X. Compendio de estilos arquitectónicos, a su alrededor se despliega un importante patrimonio cultural y natural que tiene su cima en el mirador de Santa Marta

Cabecera del templo, con ábsides con contrafuertes @alaracha.gal

Los datos que se conservan sobre el monasterio de San Pedro de Soandres, en el concello coruñés de A Laracha, fijan su fundación a principios del siglo X. Conocido como “O convento”, en la actualidad se mantiene en perfecto estado el conjunto arquitectónico formado por la iglesia, la casa rectoral y el claustro en un entorno en el que afloran importantes valores patrimoniales.

el espíritu del convento

Reformado a través de las centurias, en el templo predomina el estilo gótico, aunque pueden observarse restos del primitivo románico y también barroco. La cabecera es una de las partes más hermosas de la iglesia, con tres ábsides poligonales con contrafuertes. A través del central pasa la luz natural al interior de la construcción. La planta es de tipo basilical con tres naves, con canecillos románicos en el exterior.

Soandres fue un cenobio independiente hasta 1499, cuando pasó a ser priorato de San Martiño Pinario, y sus bienes y rentas fueron incorporados al monasterio compostelano. Durante los siglos XVII y XVIII se construyó parte del nuevo convento que se puede ver en la actualidad. Adosado a la iglesia conserva parte de las antiguas instalaciones. Al igual que tantos otros, después de la Desamortización fue quedando progresivamente en el abandono, aunque hoy está parcialmente recuperado.

En el interior del templo destaca una figura de piedra policromada de factura rústica con la imagen de Santa Marta, procedente de la capilla del mismo nombre. También existe otra pieza de características similares dedicada a Santa Lucía. Una talla de madera del siglo XIX representa a San Pedro, patrón del cenobio.

el espíritu del convento

Frente al monasterio se encuentra un entorno cuidado y espacioso por el que merece la pena pasear. En el trayecto asoman dos fuentes, una frente a otra, dedicadas a Santa Marta y San Pedro, respectivamente. A la Fonte Santa –la de Santa Marta– se le atribuyen propiedades curativas.

A una altitud de unos 437 metros se sitúa otra parada obligada, el coto o Mirador de Santa Marta, en cuyo punto más elevado se encuentran las ruinas de la ermita del mismo nombre, cuya imagen es la que está en el templo. Las leyendas y la tradición oral asocian el monte con un yacimiento castreño en cuyas entrañas podría haber oro. A la par de estas historias, el coto ofrece unas excelentes vistas del concello de A Laracha y de la comarca de Bergantiños.

La parroquia de Soandres acoge interesantes restos históricos, como los monumentos megalíticos Forno dos Mouros de Silvoso y el Forno dos Mouros das Brañas de Silvoso, entre otros.

Una de las salas del Museo de los Molinos de Golmar. turismo.gal

  • Qué ver: Caión-Puerta de Bergantiños

    Ubicado en una península, Caión es la única salida al mar de A Laracha. Importante núcleo pesquero desde la Edad Media, además de su magnífica playa, tiene numerosos puntos de interés, como el Archivo de la Pesca.

    Visita obligada: Golmar-Museo de los Molinos

    El Centro de Interpretación de los Molinos de Agua de la Costa da Morte está en la Casa Rectoral de Golmar,en el lugar de O Igrexario. Fotografías, paneles y otros medios muestran los tipos de molino existentes y su funcionamiento.

    Gastronomía: marisco y huerta-Tradición en el plato

    Los percebes o el congrio de las costas de Caión tienen fama. Lo mismo las verduras y hortalizas de la tierra. Las cebollas de Caión también son célebres, aunque su producción es escasa. En la Feria de Paiosaco se pueden encontrar.

Compartir el artículo

stats