Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todo sobre las bolas chinas

Todo sobre las bolas chinas @A2C_ILUSTRACIONS

Seguro que has escuchado mil veces hablar de las bolas chinas; incluso es probable que tengas unas cogiendo polvo en un cajón o en una cajita de juguetes eróticos. Pues bien, empezamos el curso desempolvando (permitidme el chistecito) esta herramienta tan útil para la salud sexual femenina.

¿Qué son las bolas chinas?

Popularmente conocidas como bolas chinas, bolas de geisha o pesas pélvicas, son precisamente eso: pesas de forma redondeada que suelen componerse de una o dos bolas de un material suave. Estas llevan dentro otras más pesadas (normalmente, de metal) que sirven de peso y para ejercer el movimiento circular y de golpeo para el que están diseñadas. Por fuera, lo mejor es que estén hechas de silicona médica; es importante saber de qué están hechas y comprobar que sea un material que se pueda higienizar fácilmente.

Existen muchos tipos y diseños para las bolas. Las más populares son las bolas dobles, que tienen un peso de entre 28 y 90 gr y un diámetro de unos 3 cm y medio. En general, las personas expertas en suelo pélvico recomiendan este tipo de diseños y pesos, pero si tienes dudas lo más importante es que consultes a tu fisioterapeuta o matrona.

¿Para qué sirven?

Puede que hace unos años se diera por hecho que las bolas chinas eran un juguete erótico. Había muchos mitos al respecto: que si las bolas ofrecían orgasmos maravillosos, que ibas por la calle con chiribitas en los ojos… Siento decirte que eso no es lo más habitual: las bolas chinas tienen un efecto positivo en tu vida sexual, pero no es por la propia bola, sino por el efecto a corto y medio plazo que provoca en la mejora de la tonificación de la zona del suelo pélvico. Podríamos decir que es un elemento de rehabilitación y mejora, pero no el totum revolutum de los orgasmos.

¿Cómo se usan?

Aquí lo más importante es no generalizar. Siempre que tengas algún tipo de duda tienes que preguntar en primer lugar a las personas expertas (yo te diría que fisios con especialización en suelo pélvico).

Si ya lo tienes claro y tu objetivo es aumentar el tono muscular con bolas chinas, los pasos básicos son:

Postura: los primeros días puedes usarlas tumbada, combinándolas con ejercicios de Kegel (puedes consultarlos en nuestra web: www.saludplacer.com), pero recuerda que son más efectivas en posición vertical y en movimiento: paseando, corriendo, etc.

Introducción de las bolas: introdúcelas como si fueran un tampón. Lo ideal es poner un poco de lubricante de base agua para facilitar el proceso, y además este te ofrece una barrera de hidratación intravaginal extra.

Tiempo: el primer día no deberías superar los 15 minutos y, con el paso de los días, puedes aumentar este tiempo hasta 1 hora, sin superar nunca las 2 o 3 horas en total.

Rutina: nuestro consejo es que lo tomes como un juego y como algo divertido; así se convertirá en una rutina fácil de incorporar en tu vida diaria.

Extracción: en la posición que te sea más cómoda, tira de la argolla hacia afuera (suelen llevar un hilo suficientemente largo y una pequeña bolita o argolla para sacarlas cómodamente). Si tus bolas no tienen cordón, puedes sacarlas poniéndote en cuclillas de forma relajada y haciendo un poco de fuerza hacia afuera.

Limpieza: es importante lavarlas antes y después de usarlas con agua y jabón neutro, o con un limpiador específico para juguetes eróticos.

¿Qué voy a sentir?

Me gustaría decirte que sentirás un gran placer y serás más feliz, pero sería mentira; lo normal es que no sientas nada especial, apenas un hormigueo si estás ejerciendo un movimiento de gran intensidad. Las consecuencias placenteras vienen con el paso del tiempo y la constancia.

Beneficios del uso de las bolas chinas

El uso regular de bolas chinas favorece el tono muscular del suelo pélvico, previene la incontinencia urinaria, evita los prolapsos vaginales y anales, etc.

A nivel sexual te ayuda a descubrir o redescubrir tu sensibilidad, aumenta el flujo sanguíneo y te ayuda a reconocer las partes más sensibles del interior de tu vagina.

Si hablamos de la calidad de los orgasmos, estos pueden pasar de 3-5 contracciones pélvicas a 10 contracciones, algo que los hace mucho más intensos y placenteros, aunque esto depende de cada persona.

Los cambios y beneficios del entrenamiento con bolas chinas se notan en poquito tiempo: la mayoría de las mujeres notan esos cambios entre 3 semanas y 4 meses.

Si eres creativa, puede ser divertido incorporar los ejercicios y las bolas en tus juegos sexuales. En las próximas entregas os contamos más.

Esto ha sido una pequeña introducción, pero os invitamos a que consultéis a las personas expertas en suelo pélvico para resolver dudas y proteger vuestra salud.

Os leemos y escuchamos en nuestra web, www.saludplacer.com.

¡¡Hasta la próxima, placeres!!

Compartir el artículo

stats