Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estela

La historia escondida tras un cuadro

La investigación sobre un desconocido retrato del pintor de O Grove, Ernesto Goday, revela el periplo de una familia exiliada y su encuentro con Diego Rivera, su esposa Frida Kahlo y el amante catalán de ésta, Ricardo Arias

Imagen de fondo: el pintor Ernesto Goday ejecutando un retrato. Superpuesto, el cuadro de su autoría restaurado por Josefina Leal.

Imagen de fondo: el pintor Ernesto Goday ejecutando un retrato. Superpuesto, el cuadro de su autoría restaurado por Josefina Leal. FDV / Archivo familiar

Cuando Alma Rodríguez inició un estudio con el objetivo de recuperar el legado pictórico de Ernesto Goday Caamaño (O Grove, 1914- Madrid, 2001), estaba muy lejos de imaginar que su empeño por catalogar una de aquellas obras, el retrato de una desconocida mujer datado en la década de los 30 del siglo pasado, iba a conducirle al descubrimiento de una apasionante historia.

El cuadro de Ernesto Goday, restaurado por Josefina Leal.

Alma confirmó, al contactar con el propietario del cuadro, el también grovense Francisco Padín, que el retrato había sido restaurado en 1982 por una amiga suya, Josefina Leal, quien confesó a Padín que se había iniciado en la pintura en la mismísima casa de Frida Kahlo y Diego Rivera. Puesta en contacto con el historiador catalán Jordi Galí y el arquitecto Diego Luna, los tres se propusieron ir más allá que buscar los datos referentes al retrato para contar la historia de aquella Josefina, bisabuela del propio Diego, que había dejado su impronta en una obra de Goday.

Los investigadores han logrado rescatar la figura del alcalde republicano de Girona, Expédito Durán, dado por desaparecido en 1939, pero que falleció en méxico en 1975

Jordi Galí es autor de un libro con las biografías de los alcaldes de Girona desde 1931 hasta 1975, resultando que entre ellas figura la de Expédito Durán Fernández, quien no era otro que el marido de Josefina Leal. Tras el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, Expédito se erigió en uno  los máximos representantes del Comité Antifascista de Girona hasta que, el 6 de Septiembre de 1938, es detenido y preso en la cárcel del Castillo de Montjuic. Con la detención de Durán, las informaciones se detienen hasta que, relata Alma, “al consultar testimonios y el expediente de exiliado político de Josefina, pudimos reconstruir el periplo por Europa hacia el exilio. Desde la salida de ésta con su hija Liliana por Girona en un éxodo a pie por los Pirineos, hasta el momento en que la familia (ya con un Expédito que, liberado de la prisión, había pasado por el campo de concentración de Argelés), recibe los salvoconductos para embarcar hacia México”.

Josefina Leal, Expédito Durán y su hija Liliana, a bordo del buque SS. Pennland.

Josefina Leal, Expédito Durán y su hija Liliana, a bordo del buque SS. Pennland. Archivo familiar

El 25 de marzo de 1939 zarpan desde el puerto de Ambéres en el buque el SS Pennland, junto  con un matrimonio amigo, el compuesto por Ricardo Arias Viñas y Aurora Casellas Gusó. El 4 de abril llegan a Nueva York y, desde allí, embarcan en el buque SS Orizaba rumbo a Veracruz. Será a bordo de este barco donde las dos familias se encuentren con la pintora Frida Kahlo, que les ofrecerá su ayuda y protección para establecerse en México a su llegada.

En esta travesía nació la amistad, posteriormente convertida en amor, entre Frida Kahlo y Ricardo Arias Viñas, conocido como “el amante catán” de la artista. Al llegar a su destino, Expédito, Josefina y Liliana pasan un tiempo en la residencia de Diego Rivera y Frida Kahlo. “Gracias a la relación surgida entre estas familias con Frida Kahlo -cuenta Alma- rescatamos algunos documentos e informaciones que confirmaban que tanto Kahlo como Rivera ayudaron a numerosos exiliados españoles durante la Guerra Civil”.

Frida Kahlo y Liliana, en el S.S. Orizaba, rumbo a Veracruz.

Frida Kahlo y Liliana, en el S.S. Orizaba, rumbo a Veracruz. vicent wolff connecion

Desde 1955, Josefina volvió varias veces a España y, en alguna ocasión, acompañada por su hija Liliana. Pero Expédito, dado por desaparecido en 1939, nunca regresó. En el año 1943 se dictó contra él una orden de detención por delitos de masonería, orden que estuvo vigente hasta finales de 1960. Después de unos años en México, la familia se trasladó a Venezuela, donde pasaron el resto de su vida. Expédito murió en el año 1975, y Josefina y Liliana fallecieron, ambas, el mismo año: 2006.

Compartir el artículo

stats