Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parajes

Los saltos del agua

En el mítico monte Castrove nace un río que va dejando a su paso pozas, molinos y cascadas. La ruta das Fervenzas do Pereiro, en Poio, combina paisaje y etnografía entre la fronda del bosque

Molinos restaurados en el entorno de la ruta

Molinos restaurados en el entorno de la ruta

El Pereiro nace en los montes de Castrove y desemboca en la playa de Campelo. En su discurrir forma las “fervenzas” del mismo nombre, con numerosas pozas aptas para el baño y una hermosa ruta para descubrir caminando entre la naturaleza.

La cascada da Freixa Alta, parte de las "fervenzas" de Castrove

La cascada da Freixa Alta es una de las más espectaculares con sus diez metros de caída. Siguiendo el trayecto aparecen otras de menor porte pero igual de hermosas como la de Pindilleira. El río deja escuchar su música en cualquier época del año, además de muestras de arquitectura popular como los molinos que hay a su paso, muchos restaurados y visibles con todas sus piezas.

Molinos restaurados en el entorno de la ruta

Los líquenes y el musgo cubren las rocas y en el entorno aparecen eucaliptos, carballos, alisos y otras especies árboreas que pincelan el sendero, cruzado por puentes de madera y regatos que alimentan la corriente principal.

Powered by Wikiloc

La ruta comienza en las inmediaciones de Pereiro de Abaixo. Después un camino se adentra en el bosque hasta el regato de Fentoso, donde un puente permite remontar la corriente para continuar por el río por el margen izquierdo. Un par de pasarelas más y un hermoso paisaje son algunos de los atractivos de esta ruta que culmina en A Freixa Alta y que está muy cerca de otros espacios imprescindibles en Poio, como el Bosque de Colón, también en el monte Castrove.

Parte de la ruta

Son casi quinientas las secuoyas que viven en la fronda, la mayor concentración de estos gigantescos ejemplares de Europa, donde apenas existen conjuntos de una decena. Plantadas en 1992 con motivo del 500 aniversario del Descubrimiento de América por Cristóbal Colón, simbolizan la unión entre pueblos. Los ejemplares aún son jóvenes según los estándares de una especie vegetal que puede vivir cientos, incluso miles de años.

La secuoya es el árbol más grande del planeta, por lo que las de Poio están dando aún sus primeros pasos. Desde aquí también es posible enlazar con otros trayectos señalizados en el concello, como el de los Muiños de Samieira, atravesados por el río Freiría. Los ingenios hidráulicos, de los siglos XVIII y XIX, suponen una interesante representación del patrimonio arquitectónico y etnográfico del mundo rural gallego, a lo que se añade el valor paisajístico y medioambiental del conjunto.

Otro punto de parada obligatoria en Poio es su monasterio mercedario, famoso además de por su arquitectura y sus claustros, por su biblioteca de más de 80.000 volúmenes.

Compartir el artículo

stats