Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Por qué el mar es salado?

El de la Flor de Sal es un cultivo muy extendido en Bretaña. FDV

Seguro que muchas veces nos hemos hecho esta pregunta. La respuesta no es ni fácil ni evidente. Es cierto, como comprobamos la primera vez que nos bañamos en ella, que el agua de mar es muy salada. De hecho contiene 37 gramos en cada litro. Para que nos entendamos, unas 40 bolsas de kilo en cada metro cúbico. Si el contenido total de sal fuera extraído de los océanos, este podría cubrir todos los continentes hasta una altura cercana a 1.5 metros.

Pero, ¿por qué en la Tierra hay agua que es dulce y otra que no?

Uno de los mayores aportes de sales al océano es el producido mediante el lavado de los continentes que efectúan las lluvias y los ríos, debido al gran aporte de disolución que tiene el agua. Se ha estimado que cada año los ríos y la lluvia llevan al mar 3 x1012 toneladas de sales provenientes de los continentes.

Dicho esto la mayoría pensará que la sal proviene de las aguas de los ríos, debido al lavado ininterrumpido de los minerales que contienen sal, camino de nuevo hacia los mares. Pero si así fuera el mar seguiría cargándose poco a poco con más sal y no es este el caso ya que la salinidad del mar permanece estable desde hace más de 200 millones de años.

En la década de los años cincuenta del pasado siglo se descubrieron los llamados sistemas hidrotermales, que explicado de un modo sencillo expulsan agua caliente que disuelve minerales de la corteza submarina y los lleva al océano.

Un último proceso que lleva sal a los océanos es la erupción de los volcanes bajo el agua. El proceso es similar al caso anterior en el que el agua del mar disuelve algunos de los minerales de la roca caliente.

De todas formas no hay que preocuparse, probablemente los océanos no se harán más salados. El contenido en sales ha alcanzado un estado de equilibrio. Las sales contribuyen a la formación de nuevos minerales en el fondo del océano a una velocidad similar a la que los ríos, y los procesos hidrotermales de las profundidades oceánicas y los volcanes introducen sales en los océanos.

En resumen, cuando el agua entra en contacto con las rocas de la corteza terrestre, bien en la superficie de la Tierra o en la corteza oceánica, algunos de los minerales de la roca se disuelven y pasan al océano. El contenido de sal del mar no cambia debido a que se forman nuevos minerales a la misma velocidad que se añaden. El contenido en sales del agua del mar está en equilibrio.

No me extraña que con tanta sal algunos hagan negocio con ella. Sal de Himalaya, Maldon, Flor de Sal, de Bretaña, ahumada, negra, escamada, sal de hierbas y seguro que hasta Jurásica…

Si la pagan tienen la que quieran.

A mí me sigue gustando la sal de toda la vida…

Compartir el artículo

stats