Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parajes

Tierra de santidad

Al anacoreta San Munio se atribuye la fundación del antiguo conjunto monacal con su nombre. Hoy queda la iglesia románica, uno de los tesoros de A Bola, junto a otros como San Cibrao, Santa Baia o el propio peñasco emblema de este concello ourensano

Iglesia de San Munio de Veiga en A Bola Celtiatravel

Este municipio perteneciente a la comarca de Terra de Celanova está lleno de monumentos de interés, como el hórreo de Santa Baia, uno de los mayores de la provincia. El río Arnoia cruza estas tierras declaradas Reserva de la Biosfera por sus valores naturales, en la que surgen joyas artísticas del románico como la iglesia de San Munio de Veiga, antiguamente monasterio fundado en el siglo IX por el santo del que toma el nombre.

Mirador de San Cibrao con la capilla del mismo nombre al fondo Turismoourense.com

La tradición dice que el cenobio se erigió por mandato del anacoreta San Munio, que aquí vivió y murió y cuyas reliquias se aplicaban a los endemoniados para liberarlos de Satanás. La abadía dependió de la orden militar de San Juan de Jerusalén y de la de Santiago, experimentando algunas reformas con el tiempo. La iglesia que ha llegado hasta hoy consta de una sola nave, ábside rectangular y es una hermosa muestra de románico ojival.

Área Recreativa del río Ourille Iñaki Osorio

Entre otros elementos, destaca la puerta lateral con arco apuntado y arquivoltas decoradas con motivos vegetales, además de un tímpano con cruz griega sobre mochetas que representan las cabezas de un lobo y un carnero. De sus orígenes conserva una torre datada en el siglo IX. En el interior sobresale una cruz procesional de estilo románico-bizantino, realizada en madera y recubierta de bronce esmaltado.

Iglesia de San Munio de Veiga Xabier Moure- Patrimonio galego

Otro templo notable en el concello es el de Santa Baia, reluciente con el retablo barroco realizado por Francisco Castro Canseco, recientemente restaurado. La casa rectoral próxima es un importante conjunto con hórreo sobre muro, cruceiro y peto de ánimas.

Powered by Wikiloc

También se encuentran en A Bola pazos de alcurnia como los de Berredo, la Casa Grande de Sorga o el pazo de Fruime. El concello recibe su nombre de la roca granítica situada en el lugar llamado como tal. El término municipal se enclava en un territorio de media montaña, en las últimas estribaciones de la Sierra de Leboreiro, formada por los altos del Furriolo, Monte Calvo y San Cibrao, donde existe un área recreativa y la capilla dedicada al santo, con magníficas panorámicas.

Además del Arnoia recorren estas tierras otros caudales de menor intensidad que en tiempos movían los molinos escondidos entre sus valles, de nombres tan sonoros como el Banduco de las Manoelas, el Ourille y el Fechiñas. Cerca del concello está Castromao, donde se pueden observar las antiguas construcciones castreñas y buenas vistas de la comarca. El poblado mantuvo una importante presencia en el tiempo, al menos desde el siglo V antes de Cristo hasta el siglo II de nuestra era.

A Bola, la gran roca que da nombre al concello

A Bola, la gran roca que da nombre al concello Terracelanovaxurés

  • Qué ver- A Bola: el nombre de la roca

    En el lugar de A Bola se levanta aislada la gran roca que da nombre al concello y forma parte de su escudo. Es uno de los elementos singulares de una geografía que cuenta con otras piedras de caprichosas formas, a veces desafiando la gravedad.

    Visita obligada-San Cibrao: visigótico de altura

    En el alto de San Cibrao se observa el valle del río Arnoia, además de la gran depresión de A Limia. En el lugar se ubica la capilla dedicada al santo que, aunque reformada, conserva una doble ventana geminada que retrotrae al siglo VII.

    Gastronomía- De carne a pimientos: sabores con raíz

    En la comarca es famosa la carne limiana, sin olvidar las castañas en sus diferentes presentaciones o los pimientos de Arnoia. Pulpo, empanada o los productos de huerta se suman a los sabores tradicionales de la zona.

Compartir el artículo

stats