Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

salud&placer

El récord histórico personal sin relaciones sexuales

El récord histórico personal sin relaciones sexuales | //@A2C_ILUSTRACIONS

El récord histórico personal sin relaciones sexuales | //@A2C_ILUSTRACIONS

Hace unos días, una chica entró en mi consulta, se sentó contrariada y me dijo:

—Pues nada, Emma, ya está. Esta semana se cumple mi récord histórico.

—¿Récord? ¿De qué?

—Desde que perdí la virginidad nunca había estado tanto tiempo sin follar. ¡Once meses, once! Con esto del COVID es imposible...

—¿Tienes un buen recuerdo del último encuentro sexual de hace once meses?

—No, fue una mierda.

—Entonces, ¿por qué lo echas tanto de menos?

Nos dimos un tiempo para pensar en el motivo de que estuviese tan enfadada por su sequía sexual. Indagando en ese enfado, se dio cuenta de que antes se acostaba con chicos porque necesitaba sentirse deseada de alguna forma. Algunos hombres con los que estuvo no le interesaban mucho pero, de alguna manera, ha interpretado que necesita el sexo para “seguir funcionando” y darse un chute de autoestima.

La verdad sea dicha, fue muy valiente al reconocerlo, y ahora está más tranquila pensando que sus once meses de abstinencia sexual obligada tampoco han sido tan malos si los compara con algunos encuentros sexuales nefastos.

La pregunta es: ¿qué consecuencias psicológicas tiene el hecho de no tener acceso al contacto físico, sexual o social en tiempos de pandemia?

  • El sexo se enfría con el coronavirus
    La incertidumbre y el miedo al contagio afectan al deseo sexual, mientras que las "app" de citas aumentan los usuarios

En términos de necesidades humanas, se ha estudiado que la sexualidad está presente tanto en la parte más puramente fisiológica (como comer, dormir o respirar) como en la de afiliación con los demás en aquellas conductas relacionadas con la amistad, el afecto y, por supuesto, la intimidad sexual.

En lo primario, tenemos que preguntarnos esto: ¿necesitamos el sexo para sobrevivir? Aunque nuestra especie sí lo necesita (por lo de la extinción y esas cosas), en la esfera individual, la respuesta es NO. Fisiológicamente se puede vivir sin sexo, pero las motivaciones sexuales de la chica de la consulta, al igual que las de muchos otros hombres y mujeres, son otras: pertenecen a la esfera social.

  • La sexualidad, ¿también está en cuarentena?
    Juntos o separados con la reclusión, todos evitan que las relaciones sexuales queden confinadas

Como sociedad, tenemos unas normas y reglas relacionadas con lo sexual y, si lo hago poco, estoy fuera de esas normas. Tengo que mantener relaciones sexuales lo más regularmente que pueda y de la manera en que lo hace todo el mundo. En las últimas palabras hemos caído en un montón de errores: el primero, generalizar; y el segundo, normalizar las conductas sexuales. A esto lo llaman lo normativo, y ahora parece ser que no se puede estar más de unos cuantos meses sin echar un polvo, porque estarías en riesgo de exclusión sexual. Este es el motivo principal por el que las personas asexuales se sienten raras y les cuesta encajar en la sociedad. Esta conducta sexual es aprendida, ya que lo ideal sería que iniciáramos las relaciones sexuales con la motivación de sentir placer junto a alguien más. Ese tiene que ser nuestro objetivo principal: el placer.

  • "Volveremos a abrazarnos, a besarnos, a tener contacto físico"
    "El humor es importante en crisis y en el día a día, para evadirnos de la cruda realidad"

Si estás planteándote que tus relaciones sexuales, ya sean esporádicas o con tu pareja o parejas, no te hacen sentir placer, quizá debas cuestionarte esa estructura que has creado alrededor del sexo. Al fin y al cabo, son valores, hábitos y comportamientos adquiridos que, igual que los has aprendido, puedes desaprender en cualquier momento. ¿Cómo? Abriéndote a nuevas experiencias y novedades, descubriendo tu propio cuerpo a través de ti y no de otras u otros, con el juego, la lectura... Igual que hemos conseguido aprender algo de aritmética e historia, ¿por qué no reaprender con recursos y herramientas sobre nuestra sexualidad?

Hace muy pocos meses, unas compañeras colaboraron con una iniciativa muy interesante: una app llamada Calíope que ayuda al bienestar sexual y personal a través de audios con herramientas de autoaprendizaje, liberación del estrés, apertura sexual, educación y unos interesantes y morbosos relatos eróticos para alimentar a tus oídos y tus sentidos, un buen paso para el reaprendizaje… ¿Y si te animas también a escribir tus propias historias, grabarlas con tu voz y descubrir ideas nuevas?

Ahora que estás en el camino, profundiza y no pares. Crea un nuevo récord, ¡el de experiencias placenteras!

En ese camino de aprendizaje y mejora, te acompañamos en nuestra web, www.saludplacer.com.

¡¡Mucha fuerza, placeres!!

Compartir el artículo

stats