Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gallegos a la vanguardia

“He sido la única mujer en el equipo, el laboratorio o en clase en muchos momentos de mi carrera”

Sabela Ramos, Premio Ada Byron del Colegio Profesional de Ingeniería Informática de Galicia, trabaja en Google y lucha por romper la brecha de género

La ingeniera  de software gallega  Sabela Ramos, durante  un evento sobre  mujeres y tecnología.

La ingeniera de software gallega Sabela Ramos, durante un evento sobre mujeres y tecnología.

Con un currículo brillante en el mundo académico y, desde 2017, dentro del gigante tecnológico Google, Sabela Ramos Garea (Padrón, 1986) también está comprometida con dar visibilidad a las mujeres de su campo y animar a las nuevas generaciones.

Méritos suficientes para que el Colegio Profesional de Ingeniería Informática de Galicia (Cpeig) decidiese otorgarle el IX Premio Ada Byron, distinción creada para quebrar la brecha de género e impulsar la presencia de alumnas en las aulas, donde a día de hoy ni siquiera alcanzan el 20%. Un objetivo por el que la joven ingeniera se esfuerza desde sus años de estudiante en la Universidad de A Coruña.

Sabela Ramos

Su currículum: Youtube y Google Search

Sabela trabajó como ingeniera de software durante tres años en YouTube y actualmente forma parte de Google Research, donde se dedica al reinforcement learning.

“Es un campo en el que se investiga cómo las máquinas pueden aprender por ensayo-error e imitando el comportamiento de esfuerzos.

decoration

"Se usa mucho, por ejemplo, en robótica o en juegos. En mi caso, yo trabajo en herramientas que permiten a los investigadores explorar diferentes algoritmos y aprovechar mejor el rendimiento de los ordenadores para obtener los resultados de sus experimentos más rápido. En mi día a día, trabajo tanto con equipos de desarrollo como de investigación”, explica.

13

Ellas (si quieren) serán ingenieras y científicas Faro de Vigo

En la universidad herculina, ella y su compañera Ana Freire pusieron en marcha varias iniciativas para impulsar las vocaciones femeninas. ¿Siente que animar a las niñas y jóvenes es una responsabilidad? “No sé si es la causa principal, pero sí que creo que es importante. Si no conoces a gente como tú, es más difícil que te veas a ti en ese campo, o que te sientas incluida. Y además de esas grandes figuras a las que todos admiramos, creo que es muy necesario tener referentes cercanos, gente con la que sea fácil identificarse y que te puedan contar de primera mano cómo es trabajar en una u otra profesión. Yo crecí en un pueblo pequeño y en mi familia nadie se había dedicado a la informática. Ahora mismo, es una profesión más extendida, pero sigue habiendo muy pocas mujeres. Así que, siempre que puedo, intento acercarme a estudiantes universitarios o de colegios para contarles lo que me hubiera gustado que me contaran a mí, y que vean, tanto ellos como ellas, que ésta es una profesión en la que cabe todo el mundo”, destaca.

Los Premios Ada Byron del Cpeig contribuyen a dar esa visibilidad a las mujeres que trabajan al más alto nivel:

“Me parece muy importante que vean que, aunque somos menos, hay mujeres en esta profesión y que se normalice el hecho de que las carreras técnicas y científicas no son cosa de un único género”

decoration

Sabela también forma parte del equipo de voluntarias Google Women in Engineering, que intenta promover una cultura de inclusión, tanto dentro como fuera de la compañía, centrándose en la diversidad de género en la informática.

“Yo llevo la sección de Zúrich y, por ejemplo, llevamos a cabo charlas y talleres para estudiantes y colaboramos con redes de mujeres en tecnología locales. Dentro de Google, organizamos discusiones con gente más sénior, grupos de apoyo y de mentoría, o cursos y charlas de temas técnicos o relacionados con la carrera profesional”

Solo una de cada cuatro titulados en informática en Galicia es mujer

Pese a todas las dificultades, la ingeniera tiene una visión positiva sobre los avances en igualdad: “He sido la única mujer en el equipo, el laboratorio o en clase en muchos momentos de mi carrera. Por suerte, creo que ésta es una profesión en la que hay más facilidades para la conciliación." En muchos casos, el horario es flexible y es posible trabajar desde casa. Y también desde las administraciones se está avanzando para que la conciliación no sea solo cosa de mujeres, así que, aunque queda mucho por hacer, tengo cierto optimismo por ese lado”.

"A las niñas les faltan referencias para sentir que pueden tener éxito en el sector TIC "

decoration

La suya es una de las profesiones más demandadas, sin embargo, todavía hay bastante desconocimiento sobre su potencial y además también perviven muchas ideas preconcebidas en torno a ella. “Es verdad que hay mucho tópico sobre el ingeniero informático que trabaja aislado. Y creo que la ficción no ha ayudado mucho a desmitificar eso. Pero la verdad es que está bastante alejado de la realidad. En muchas profesiones tienes momentos en los que trabajas de forma aislada. ¡A veces se agradece el poder concentrarse en lo que estás haciendo! Pero la informática es un campo muy amplio y que necesita perfiles muy diversos, desde la persona que vende los productos y se comunica con los clientes, hasta la que hace la investigación en algoritmos o desarrolla los microchips. Pero incluso alguien que se dedique al desarrollo necesita saber trabajar en equipo, comunicar su trabajo, hablar con gente de otros equipos, buscar dónde se puede colaborar y definir bien el problema que hay que resolver”, subraya.

Sabela echa en falta volver a pisar las oficinas de Google, que están entre las más envidiadas del mundo: “La verdad es que, con esto del teletrabajo, ya las estamos echando de menos. En Zúrich trabajamos en lo que llamamos dos campus, y una de las cosas que más valoro es que es muy fácil acceder a los diferentes equipos y hay mucho espacio para tener reuniones informales y compartir ideas”.

  • Universitarios que estudian cómo cambiar los campus
    Una docena de gallegos con el premio de fin de carrera estatal forman parte de "La Facultad Invisible", un foro que busca mejorar la educación

SALTO DEL MUNDO ACADÉMICO A LA EMPRESA EN BUSCA DE “UN IMPACTO MÁS DIRECTO EN LA SOCIEDAD”

Sabela Ramos se tituló como ingeniera informática en 2009 con un magnífico expediente que le valió el Premio Fin de Carrera de la Universidad de A Coruña y el Premio Nacional del Ministerio de Educación. Tras doctorarse en la institución herculina, se trasladó como investigadora postdoctoral a la prestigiosa Escuela Politécnica Federal de Zúrich (ETH), donde ya había realizado una estancia durante la tesis. “Tenía ganas de pasar un tiempo en el extranjero y por eso decidí irme de nuevo a la ETH. Sin embargo, llevaba bastante tiempo ya en la investigación académica y trabajando en una investigación muy cercana a la máquina. Durante la ‘postdoc’ hacía modelos matemáticos de rendimiento de los procesadores. Y me apetecía cambiar un poco de tercio y trabajar en algún campo que tuviese un impacto más directo en la sociedad”, relata sobre su fichaje por Google.

  • Los jóvenes gallegos, a la cola en empleo y emancipación en la UE pese a su talento digital
    Un ambiente "motivador" los sitúa en los puestos de cabeza en competencias TIC

Respecto a las oportunidades laborales en nuestro país, reconoce que no está “muy familiarizada” con el panorama actual. “Pero tengo muchos amigos trabajando en España haciendo cosas muy interesantes y en empresas que son punteras en sus campos”, apunta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats