Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ingeniero y experto Economía 4.0

Por qué la realidad aumentada va a cambiar el mundo

Ejemplos de smart glasses: Hololens de Microsoft, ODG y Gloogle Glasses.

Ejemplos de smart glasses: Hololens de Microsoft, ODG y Gloogle Glasses.

Una tarde lluviosa, ya entrado el invierno en 2027, Daniel y Blanca se disponen a conducir su vehículo eléctrico de regreso a casa, después de un fin de semana de turismo, interesante pero agotador, en la bella ciudad de Oporto. El parabrisas, ahora convertido en un mundo de señales, alertas e indicaciones, le informa de un accidente en la ruta escogida y le indica una trayectoria alternativa, con flechas que se superponen a la imagen real que ven. De repente, el sensor de infrarrojos detecta la firma térmica de un ciclista que está por delante del coche, imperceptible debido a la niebla, y, al mostrar su imagen holográfica a través del Head-Up Display del parabrisas, logran esquivarlo y evitar el accidente. Tras el susto, Daniel y Blanca optan por relajarse y deciden ceder los mandos al coche, pasando a conducción autónoma. Automáticamente las ventanas del coche se oscurecen, y en el parabrisas se proyectan todas las opciones de ocio disponibles: Netflix, Facetime, Youtube, Spotify o incluso videojuegos; todo su espectro digital accesible por simples comandos de voz.

Los nuevos parabrisas 3D con realidad aumentada están más cerca que nunca Neomotor

Esta podría ser una experiencia normal de un usuario de automóvil dentro de unos años. Y es que la Realidad Aumentada va a cambiar el mundo de una forma tan radical que será un hito en la historia, mencionado y estudiado durante siglos, similar a como vemos ahora la invención de la bombilla de Thomas Edison o la imprenta de Gutenberg. Lo que empezará como una conexión entre el mundo real, lo que vemos, y el mundo digital, lo que podemos superponer, se convertirá en una completa fusión, para crear a nuestro alrededor un universo de datos infinito.

  • Un mundo de posibilidades a través de los parabrisas del futuro

    El parabrisas ha dejado de ser un simple cristal que nos resguarda del viento para convertirse en una prolongación mucho más sofisticada del cuadro de instrumentos mediante la realidad aumentada

Hasta ahora se ha hablado mucho de la Realidad Virtual, pero la Realidad Aumentada va a tener un impacto más grande. La razón es que mientras la primera te separa del mundo que nos rodea, lo que consigue la RA es mejorar el mundo que nos rodea. Esta tecnología, que viene a completar el póker de ases de la nueva era junto con la computación, Internet, los teléfonos móviles y la Inteligencia Artificial, tiene un enorme potencial y sus campos de aplicación son casi ilimitados. En medicina, un doctor podrá estar viendo las constantes vitales de su paciente mientras le opera, o cualquier otra información de interés, como las diferentes capas del cuerpo humano, los órganos en 3D o imágenes de radiografías previamente realizadas, y todo ello con las manos libres, utilizando gafas de RA controladas por gestos o por voz.

  • Galicia se suma al reto de la utopía tecnológica

    Creadores y compañías aceleran su integración digital para superar la crisis del Covid con la Inteligencia Artificial, la empresa 4.0 y la idea de la “smart city” cada vez más presente

En la industria, podrá ser de gran ayuda a la hora de explicar y enseñar nuevas tareas a los empleados, como montajes de piezas o controles de calidad, o también para realizar labores de mantenimiento, recibiendo asistencia de forma remota por parte de un especialista o el fabricante de la máquina, mejorando la eficacia y la seguridad.

  • Las máquinas harán casi la mitad de los trabajos en 2025

    El Foro Económico Mundial advierte: se crearán 97 millones de empleos, pero peligran otros 85

En el mundo de las ventas, se podrán utilizar escaparates portátiles, con la facilidad de mostrar a tamaño real todos los productos del catálogo, como si realmente los tuviéramos delante. En turismo, un turista podrá recibir información sobre los puntos de interés de la ciudad que visita, acompañado de un excelente guía virtual. En educación, captando de forma mucho más efectiva la atención de los alumnos, gracias a la creación de entornos interactivos que promuevan un aprendizaje centrado en la experimentación. Imaginemos poder aprender Historia, Geografía o Ciencias Naturales viendo hologramas casi reales en el aula, convirtiendo la enseñanza en algo divertido y dinámico. Son solo algunos ejemplos, pero la lista de usos potenciales es mucho más extensa, sobre todo en los sectores del ocio y los videojuegos.

Hololens de Microsoft, ejemplo de smart glasses

Hololens de Microsoft, ejemplo de smart glasses Microsoft

En la actualidad las empresas más punteras están empezando ya a introducir esta nueva tecnología. Inditex, siempre muy enfocada a la innovación, está experimentado con la realidad aumentada en algunos establecimientos de Zara en todo el mundo. Al descargar la app Zara AR, el cliente en el interior de las tiendas puede visualizar hologramas de modelos con alguna de las prendas de la colección, fotografiarlos y incluso comprar online. Lo siguiente, a mi juicio, podría ser seleccionar una prenda en la app y enfocar el smartphone hacia un espejo, para que el cliente pudiera verse a sí mismo con la prenda elegida, y además la aplicación podría decirnos la talla que necesitas, evitando por lo tanto pasar los probadores. Ikea, por su parte, ha desarrollado la aplicación Place, que te permite insertar productos de su catálogo de forma virtual en cualquier espacio de tu casa a escala real para ver como quedan, sin necesidad de tener que comprarlos primero. Otras aplicaciones, a modo de curiosidad, son eyeMaps, que ofrece información secreta de los lugares que visitas; o Ink Hunter, muy útil para quien desea hacerse un tatuaje. Pero esto solo acaba de empezar, porque Apple con su proyecto ARKit para iOS y Google con ARCore para Android, van a impulsar a corto plazo esta tecnología de forma importante.

  • El "juego" de transformar la industria5

    La viguesa Kendra diseña una 'app' de realidad aumentada para nuevos procesos en las fábricas, y acaba en los primeros puestos de descargas

Quizás lo que no ha tenido hasta ahora el éxito esperado han sido los dispositivos wearables en forma de gafas. Lo más destacado ha sido el proyecto de las Hololens de Microsoft, las Gloogle Glasses y las ODG, pero el elevado precio que tienen, entre 1.000 y 3.500 euros, ha sido un freno importante para su democratización. Sin embargo, nuevos proyectos como VAX3D y DTView 3D de la aceleradora de startups BFA, una de las más importantes de España, nos hacen pensar que en cuestión de poco tiempo tendremos en el mercado dispositivos de realidad aumentada, virtual y mixta, accesibles para todos los usuarios.

El siguiente paso en la evolución de esta tecnología pasa, desde mi punto de vista, por la proyección de imágenes directamente sobre la retina, los llamados virtual retinal displays (VRD), para ver las imágenes flotando en el espacio frente al usuario, con un dispositivo mucho más ligero y portable.

Como hemos visto, nuestro mundo está cambiando más rápido que nunca, y en un plazo de pocos años la RA transformará profundamente la forma en vivimos, aprendemos, trabajamos, viajamos, compramos y nos comunicamos. No se puede obviar su gran potencial, pues tendremos acceso a mucha información con apenas un pestañeo, pero tampoco se pueden perder de vista sus riesgos. En este nuevo escenario será fundamental que desarrollemos el pensamiento crítico, ya desde la escuela, para convertir la información en conocimiento, y el conocimiento en sabiduría; pues, como ya sabemos, no llega a sabio aquel que más cosas ve, sino el que mejor reflexiona sobre lo que ve.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats