Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sabores

Platos en rojo

Pimientos, tomates, ciruelas, manzanas… las tonalidades bermejas de los alimentos denotan contenido en vitamina C y licopeno, entre otras bondades. Además esta paleta cromática invita al optimismo y la vitalidad

Alimentos en rojo

Con los productos comestibles de la naturaleza se hace todo un abanico de colores. Entre ellos, el rojo es uno de los más interesantes en la alimentación por lo que encierra. Verduras o frutas de esta tonalidad son ricas en nutrientes beneficiosos para el organismo, además de ser una variedad cromática, dicen los expertos, que excita el sabor y revitaliza el estado de ánimo.

Son ricos en vitamina C, carotenoides y antocianinas

En frutas y verduras la lista es amplia: manzanas, cerezas, uvas, fresas, grosellas, sandía, pimientos, tomates, guindillas, granada…, todos son ricos en vitamina C, carotenoides y antocianinas. El licopeno –uno de los carotenoides más importantes– es un pigmento natural con propiedades antioxidantes que ayuda a prevenir el daño de los radicales libres. El tomate se caracteriza por ser una de las fuentes más significativas de este micronutriente, fruto incluido en el recetario de culturas de todo el mundo.

Tomates rellenos

La vitamina C, por su parte, contribuye a la absorción del hierro, es imprescindible para la formación de colágeno y fortalece el funcionamiento del sistema inmunitario. Las antocianinas son pigmentos de colores azulados, rojos oscuros o morados con poderes igualmente antioxidantes y antiinflamatorios, entre otros. Abunda en la pulpa y en la piel de los frutos rojos, como bayas, fresas o cerezas.

Las cualidades de las tonalidades más o menos carmesíes se extienden a carnes –en sus partes magras– y pescados, al ser fuente de proteínas y hierro. Sin olvidar los flavonoides que contiene el vino tinto, fitonutrientes con un espectro de amplias bondades, especialmente para el sistema circulatorio.

  • Asocian la mortalidad por coronavirus a la falta de hierro, zinc y vitaminas D, C y B12

    Así lo indica un estudio de científicos españoles en la revista "Nutrients"

Además de ser un color que influye positivamente en la dieta, está comprobado que, como todas las tonalidades, interviene en la apreciación de los alimentos. El rojo estimula el apetito, está cargado de energía y llama la atención por su intensidad. Por eso es una gama que no falta en los platos de los chefs de renombre, ya que hace más llamativas las elaboraciones. Se relaciona con lo fresco, con lo vivo y, más allá de la alimentación, el rojo es un color habitual en utensilios de cocina.

El rojo estimula el apetito, está cargado de energía y llama la atención por su intensidad.

Aunque el bermellón sea uno de los que más llama la atención, la dieta es más sana cuanto más diversos son los colores que se ponen en la mesa. Así puede completarse el círculo cromático, aunque no es necesario que en cada plato estén todos los colores, pero sí es importante incorporarlos a lo largo de toda la semana. El tomate, el pimiento, la granada o la remolacha son algunos de esos carmesíes –entre otros muchos– que deben tener hueco en la cocina.

¿En qué consiste la dieta de los colores? Getty Images

Grosellas: de colores

Las hay rojas, negras y blancas y todas son fuentes de vitaminas y antioxidantes. La grosella roja está todo el año en el mercado. Fresca, envasada o congelada, tiene múltiples usos en la cocina: mermeladas, ensaladas, salsas...

Tomate: rey de la mesa

El tomate es rico en vitaminas (A, C, K y varias del grupo B), en minerales como fósforo, calcio, zinc, magnesio, potasio, sodio y manganeso; en bioflavonoides, en licopeno y tiene propiedades antioxidantes.

Pimiento: versátil

Dulce o picante, verde, rojo o amarillo; fresco o seco… Este vegetal es uno de los versátiles de la cocina y una pieza esencial de la dieta. No hay sofrito sin pimiento, lo mismo que paella, escalibada o ensalada.

Las grosellas están llenasde vitaminas y minerales.

Compartir el artículo

stats