Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parajes

Centinelas en el Tambre

Dice la leyenda que en el granito antropomorfo de Pedra do Home reposan los vigilantes del estratégico paso de Portomouro, situado en un alto con vistas privilegiadas. Es uno de los principales atractivos de Val do Dubra, rodeado de monumentos naturales

Vista del Valle

Uno de los concellos más verdes de la comarca de Terras de Santiago puede presumir de tener un monumento excepcional que aúna leyenda, historia y misterio. A Pedra do Home se ubica en lo alto de un monte con vistas estratégicas del territorio, y labradas en su afloramiento granítico están los sarcófagos antropomorfos que han dado fama al lugar. Antaño podría haber más de una docena y todas las tumbas contaban con lápidas grabadas.

Los verdes valles de Valdodubra. Eutropio rodriguez-valdodubra.gal

Son perfectamente visibles tres de las oquedades, que tendrían tapa también de piedra. No se conoce con exactitud la cronología de la necrópolis, pero por las características de los enterramientos podrían situarse en una etapa altomedieval, en un largo período que podría ir de los siglos VII al XI.

En el imaginario popular el conjunto era la Pedra dos Mouros y, como en todas las leyendas, habría un tesoro en sus inmediaciones. Según los testimonios de los más ancianos del lugar, la altura de la piedra era mucho mayor, de más de cinco metros, y contaba con escalinata y pasarela desde la que se veía el río. Pero en los años cincuenta parte del granito fue dinamitado por un buscador de fortunas, lo que produjo la destrucción de algunos sarcófagos.

Entre “cousas de mouros” también surge la leyenda de que el cementerio sería para los “vigilantes” del paso del Tambre, centinelas de una fortaleza existente en la zona debido a la importancia estratégica del lugar, punto de vital importancia en las antiguas comunicaciones del noroeste.

Fervenza do Rexe, Val do Udra turismo.gal

Pedra do Home es un yacimiento único en Galicia que podría formar parte de una necrópolis vinculada a un santuario, del que no hay datos; bien podría haber sido un cenobio o una antigua iglesia. De hecho, el templo actual se encuentra a escasa distancia, con contacto visual directo con el lugar.

Muy cerca de Pedra do Home parten varias rutas de interés. Una de ellas es la del Dubra, que transcurre a la orilla del río. Entre árboles y agua discurren también la ruta das Carballeiras y la del Tambre, todas de fácil acceso. Merece la pena parar en la iglesia de Páramos, un hermoso ejemplar de románico rural gallego. Conserva de este estilo la nave y el ábside, además de otros elementos como una ventana con columnas y una arquivolta ajedrezada.

Val do Dubra forma parte del parque Compostela Rupestre, junto a los concellos de Ames, Brión, Santiago y Teo, un proyecto que busca la divulgación del patrimonio prehistórico de la comarca.

La ruta: O Rexedoiro

Duración: 4 h. 15 min.

Dificultad: Fácil 

Ruta: Señalizada

Coordenadas: 43º 01’ 25.6” N - 8º 39’ 53.4” O 

Desnivel medio: 140 metros

Longitud: 13,3 kilómetros


Qué ver: O rexedoiro

La fervenza

O Rexedoiro es una hermosa caída de agua que integra la ruta PR G 202. El Rego do Porto do Nabo es un pequeño afluente del Dubra que entre Ínsua y Gontar se estrecha formando una magnífica cascada en dos tramos diferenciados.

Visita obligada: Monte Picoto

Alto con vistas y lagunas

En el punto más alto de Val do Dubra (525 metros) se otean carballeiras y bosques, el Tambre, el Dubra y sus valles. Muy cerca están las Lagunas do Picoto, un humedal en el que se puede disfrutar de fauna y flora autóctonas.

Gastronomía: Cachena y empanada

Sabores del país

Las tierras de Val do Dubra sirven de pasto al vacuno de la raza cachena, una de las carnes mejor valoradas en la cocina. También tiene fama la empanada de la zona, con fiesta propia en Bembibre. Y los pescados de los ríos Tambre y Dubra.

Compartir el artículo

stats