Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Que viene el Cid

Que viene el Cid

Que viene el Cid

Sin rey. Sin patria. Sin sueños de gloria. Con hambre. La épica nace de la supervivencia: un grupo de hombres en un tiempo salvaje al mando de un hombre que no sabía que terminaría esculpido en la nómina de los mitos. Arturo Pérez-Reverte mezcla historia, leyenda e imaginación en "Sidi", relato de aventuras y melancolía forjado a la manera de un western ibérico donde las cabalgadas se suman a las reflexiones a pie de tierra y los héroes son resistentes cansados en estampas (que no estampitas) de destierro, desengaño y cautivos. Sentimientos cautivos, destinos cautivos. Cautivos pero aún no desalmados. El primero de los cantares de este Cid de sonrisa cansada y madera (o acero) de líder, se mueve por una "España incierta de confines inestables", habitada por gentes que "unas veces combatían entre ellos, cambiando los bandos según soplaba el viento, y otras lo hacían contra los reinos de los moros, lo que no excluía alianzas con estos últimos para, a su vez, combatir o debilitar a otros reinos o condados cristianos". Una España de pactos rotos, alianzas espúreas y profesionales que "conocen su oficio y se ganan la paga". Aventureros en parte, en parte mesnada unida a su jefe desterrado de Castilla por lugar y familia. Disciplina ante todo, pero sin llevar a los hombres al límite. Respeto al prestigio del guerrero, pero también esperanzas de botín. Una advertencia previa: "Las leyendas solo sobreviven vistas de lejos".

Mejor no dar la espalda. No hablar mucho. Y dejar que el misterio proteja su nombre. Humilde infanzón castellano, no sólo había tenido la osadía de pedir juramento a un rey, también combatía desde los quince años y su espada estaba cubierta por la sangre de enemigos temibles. Siempre invicto. Dueño del campo. Campeador. Amado, envidiado. Odiado. Temido: "Que me odien, pero que me teman". Grabado en su escudo para no dejar lugar a la duda. Pérez-Reverte recrea escenas con aroma de leyenda popular e imagina otras que merodean por las orillas de la historia siguiendo el cauce (turbulento a veces, manso otras) de una odisea colectiva y singular en los espacios encorajinados de la frontera. La frontera como barrera física y también interior. Íntima. Un desgarro que convive con colonos, exploradores, tropa de acero y decisiones de sangre. Enemigos dignos merecen una muerte digna. Tiempo, distancia y memoria se agolpan en las noches de Ruy Díaz, consciente de las claves de su trabajo: pensar y prevenir. Buen táctico, magnífico estratega. Pérez-Reverte se esmera en la descripción minuciosa de los combates y guía a su protagonista por caminos polvorientos donde el honor y el horror cabalgan juntos. Cabezas cortadas como ganancia de respeto y huestes sin señor en busca de uno. Doscientas lanzas errantes en noches de insomnio en las que fantasmas y aprensiones juegan a los dados a la vista del azar y el diablo. ¿O tal vez un Dios con extraño sentido del humor? Este Cid de lealtad inquebrantable a su Rey, inteligente en la esgrima verbal con moros de seda fina e implacable con los de acero destemplado, sabe cómo moverse entre halcones y palomas y se encuentra a gusto rodeado de sus fieles guerreros, profesionales ante todo que saben que morir va a en el oficio. A veces, bajo la lluvia. Asedios, escaramuzas, huidas, cargas a tumba abierta, enfrentamientos sin tregua (sobre todo con conde de Barcelona, qué miserable) jalonan la cabalgada literaria junto a un personaje que seguramente tendría muchas cosas de qué hablar con un tal Alatriste o un tal Falcó. Al lector no le queda otra que seguir los consejos del Campeador: "Dos palabras. Roncas y secas: en marcha".

Compartir el artículo

stats