Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iván Méndez: "No existe sobreprogramación, hoy asistimos al mejor momento para los festivales"

"Las grandes ciudades siempre van a tener grandes conciertos; en las de tamaño medio es necesario apoyo institucional para poder traer a artistas de primer orden a un festival con entradas baratas"

Iván Méndez (Viveiro, 1986), es licenciado en ADE y director de Bring The Noise, la marca que está detrás de los festivales de rock más importantes de Galicia. El más veterano es el Resurrection Fest, creado en 2006 en Viveiro, y el otro, O Son do Camiño, en Santiago.

- ¿Es inviable seguir apostando por los grandes conciertos?

-Las grandes ciudades siempre van a tener grandes conciertos de grandes artistas. En las ciudades de menor tamaño, los promotores hemos de contar con el apoyo de las instituciones para apostar por grandes espectáculos que sean el disfrute de sus ciudadanos.

- ¿Hasta qué punto les afecta el solapamiento de eventos musicales?

-Es algo contra lo que no se puede luchar, ya que la oferta es grande y el público hoy en día está más que acostumbrado a recorrer grandes distancias para acudir a festivales y otros eventos musicales. Cada vez más personas organizan sus vacaciones en torno a un acontecimiento de este tipo. Por todo ello, es muy importante la diferenciación. Con el Resurrection Fest hemos coincidido varios años en fechas con los más grandes festivales de la península y no impidió que las entradas se agotasen. Fue gracias a la diferenciación y a la fidelización del público.

- ¿Continúa funcionando el modelo de abonos para festivales?

-Completamente. El modelo de festivales que funcionan con abonos de varios días permite al público disfrutar de un gran número de conciertos de sus artistas favoritos a un módico precio. Sobre todo si comparamos el precio de los abonos con la suma de las entradas de los conciertos singulares de todos los artistas del cartel. Atender a las tendencias de consumo es una responsabilidad que tenemos en Bring The Noise. El público valora un montón la experiencia que te puede ofrecer un festival frente a un concierto singular.

- ¿Y los costes de producción y de infraestructuras?

-Son mucho mayores, pero es el modelo que se va a perpetuar.

- ¿El apoyo institucional a la industria cultural se siente o está ausente?

-El apoyo de las instituciones es el que marca el techo de las actuaciones que se pueden traer. Con mayor apoyo institucional los grandes artistas de primer orden mundial pueden volver a venir. El apoyo institucional es fundamental en toda industria cultural como es la música en vivo.

- En los últimos tiempos, ¿los acústicos ganan espacio a los conciertos de gran formato?

-Los conciertos acústicos vienen estando de moda desde hace 30 años con la aparición de los míticos discos MTV "Unplugged". En nuestro país venimos viendo que muchos artistas dan este tipo de espectáculo desde hace unos quince años.

- ¿A qué responde?

-Al desplome de la industria del disco. Los artistas perdieron una de las fuentes de ingresos, tienen que actuar mucho más en directo y buscar nuevas fórmulas donde los costes de producción sean menores, como son los conciertos acústicos.

- ¿Convendría un acuerdo entre las comunidades del Cantábrico para que no se solapen festivales en las mismas fechas?

-Los festivales más grandes del norte de España, como son O Son do Camiño, Resurrection Fest y BBK, no se solapan. Los tres son propuestas de iniciativa privada. El público es soberano y elige a qué evento ir. No creemos que exista una sobreprogramación, porque los grandes eventos que están diferenciados son los que perduran los que viven el mejor momento de su historia ahora mismo. Incluso hemos demostrado que hacemos dos macrofestivales en la misma comunidad como son O Son do Camiño y Resurrection Fest con apenas dos semanas de diferencia y los dos conviven perfectamente albergando a más de 100.000 personas en cada uno de ellos.

- ¿Cómo les afectan las nuevas tecnologías y el mundo digital?

-Una de las bases de nuestros festivales son las redes, porque nos dan contacto directo con el público y se nos permite saber cuáles son sus necesidades, aprender de ellos diariamente y satisfacer sus necesidades y demandas. Esto nos lo tomamos como una motivación para seguir mejorando año tras año y hacernos más competitivos.

- ¿El público es ahora más exigente con la oferta que se le presenta? ¿Qué nuevas demandas surgen?

-El público demanda experiencia. Una buena experiencia a lo largo de los días del festival es lo que más nos demandan. Este es un factor diferenciador. Por ejemplo, Resurrection Fest no es solo un festival de cuatro escenarios. Construimos a lo largo de dos meses un parque temático del rock para que los asistentes puedan disfrutarlo durante cuatro días.

- En cuanto a precios, ¿qué se considera asequible o qué excede de las posibilidades del común de los mortales para un festival medio?

-El precio de un festival depende de cuáles sean los artistas que traigas a actuar. Cuanto más grande sea el caché del artista, el precio ha de acompañarlo. Aquí es donde entran las instituciones ya que con sus aportaciones pueden ayudar a que el precio del tique sea más asequible y el festival llegue a un público más transversal.

- ¿Podría decirse que en este momento en España hay más festivales por metro cuadrado que en el resto de Europa y somos el país en el que menos bandas pueden vivir de la música?

-En España sí que hay un buen número de festivales. Por varias razones. Se debe a que es un sitio estratégico para ello. Tenemos muchísimos kilómetros de costa, tenemos muy buen clima para ello y es un país en el que el carácter acompaña. Somos una población que tiene la celebración dentro de sus tradiciones. Al final de todo es el público quien decide. Las propuestas bien planteadas y que ofrezcan algo diferente al público son las que perdurarán en el tiempo.

- ¿Cuántos empleos están generando con los eventos que organizan en este momento?

-Entre los cuatro festivales son 3.500 puestos de trabajo directos y más de 12.000 indirectos.

- ¿Qué dirían de los puestos de trabajo que se genera en este tipo de sector?

-Creamos empleo de todo tipo de perfiles: desde perfil muy técnico y especializado a trabajo que no lo es. Contratamos a personas de 18 años y de 55. La media de edad es de menos de 35 años.

- Siendo una empresa especializada en el rock y sus variantes, ¿cómo ven el panorama nacional? ¿Hay buena cosecha?

-En nuestros festivales un porcentaje muy alto es de artistas nacionales. Es una gran base para nosotros y es parte de nuestra política de empresa. A parte de la gran calidad de los artistas de aquí, esto es importante para seguir generando industria en nuestro país. Además, contar con nuevas propuestas artísticas como hacemos en O Son do Camiño es muy importante para llamar la atención de nuevo público, fidelizarlo y para que haya un relevo generacional en el público de la música en directo, algo que, como en toda industria, es vital.

- ¿Los conflictos recientes en la Sociedad General de Autores de España (SGAE) les afectan de alguna manera?

-Siempre hemos tenido una relación profesional como agente del sector que es. Además, somos parte de la Asociación de Promotores Musicales. Desde la APM se está trabajando para que la SGAE vaya en sintonía con el mercado español.

- ¿Cómo funcionan los festivales de formato medio como el suyo, pero con grandes figuras del panorama internacional?

-Podemos traer primeros nombres de nivel internacional a un festival como Tsunami, de formato medio, porque contratamos directamente a los artistas hablando directamente con sus agencias de contratación internacionales. Tenemos una relación estable y podemos ofrecerles un alto volumen de negocio. Tener un buen músculo empresarial es una de las claves para poder contratar a estos grandes artistas y traerlos a un festival de medio formato con un tique barato.

- Algunos de sus eventos en Galicia superan las 30.000 personas por día, ¿cómo se logra ese éxito en un momento en que la industria musical se encuentra en un punto de inflexión?

-Es imprescindible conectar con los fans. Realizando festivales hemos aprendido a lo largo de los años qué tipo de comunicación hemos de hacer y qué tiempos manejar.

- Ponga un ejemplo.

-En la segunda edición de O Son do Camiño hemos superado los treinta mil asistentes, mientras que para superar esta cifra en Resurrection Fest empleamos catorce ediciones. Hemos ido adaptándonos a los tiempos y hemos aprendido trabajando e iniciando desde cero diversos festivales.

Compartir el artículo

stats