Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sergio del Molino: "La España vacía tiene una oportunidad de hacer visibles sus demandas, no debería malograrla con victimismos"

"El juicio del 'procés' es una derrota de toda la sociedad y espero la sentencia con temor, porque ningún resultado arreglará nada; también es cierto que los tribunales no tienen que resolver problemas políticos"

El escritor Sergio del Molino. luisma murias

Sergio del Molino (Madrid, 1979) desgarró a los lectores con "La hora violeta" una historia que expresaba el dolor indescriptible de la muerte de su hijo de dos años, Pablo. Con ella ganó el premio "Tigre Juan" en 2013. En 2016 publicó "La España vacía", un clarividente ensayo sobre las raíces del desequilibrio entre el campo y la ciudad en España. Y sus consecuencias, hoy tan de actualidad que incluso han entrado en campaña electoral.

-Ahora todo el mundo habla de la España vacía. ¿Usted fue un visionario al contarlo o estaba cantado?

-Soy muy miope y tengo visión monocular, conduzco con un permiso especial para cegatos, por cierto. Apenas veo lo que tengo en la habitación, como para ser visionario. Dicho esto, creo que escribí el libro en un momento especialmente receptivo al vaciamiento de España. No solo desde una perspectiva política, sino, sobre todo, sentimental. El discurso sobre la despoblación acumula una bibliografía nutrida desde hace más de cuarenta años en muchas disciplinas, incluyendo, por supuesto, la literatura. Yo ni siquiera escribí un libro sobre la despoblación, sino que tracé una mirada (miope, claro) sobre España a partir de un fenómeno y un conflicto que, me parecía a mí, no se tenía lo bastante en cuenta. Esto cambió la inercia y el tono de la discusión, trazándola desde una perspectiva cultural, y la hizo interesante para muchos españoles que hasta ahora no se habían parado a pensar en ella. Tal vez hace veinte años el libro habría pasado inadvertido, como el 90% de la literatura sobre el vaciamiento y la ruralidad.

-¿Que entre en campaña la España vacía es una buena noticia o a buenas horas, brotes verdes?

-Lo es para todos los habitantes de la España vacía, que tienen una oportunidad, como no la han tenido nunca, de poner en la agenda nacional sus problemas y demandas. Es una ocasión buenísima que no deberían malograr con victimismos ni recurriendo a lamentos seculares, sino con imaginación y subrayando las propuestas que la sociedad civil ha impulsado. Pienso en El Hueco, un espacio de empresas de Soria del que han salido ideas buenísimas para crear trabajo en la zona más despoblada de Europa. Sin las plataformas se quedan en la queja y en reclamar inversiones perderán un escaparate y un altavoz que seguramente no volverán a tener.

-¿Si nadie se cree las bolas del CIS de Tezanos por qué se le sigue dando tanta bola?

-Yo creo que Tezanos se las cree. Y el aparato del partido. Los aparatos de los partidos no solo fabrican mentiras, también se las creen. De hecho, si no se las creyeran, no podrían producirlas. Las encuestas del CIS de Tezanos son muy interesantes porque en ellas el PSOE proyecta sus deseos y objetivos políticos inmediatos. El último CIS daba el resultado ansiado para estas elecciones.

-¿Alguien está ganando el juicio del "procés" o pierden todos?

-El propio juicio es una derrota enorme de toda la sociedad española. Espero la sentencia con temor, porque creo que ningún resultado va a arreglar nada. También es cierto que los tribunales no tienen que resolver ningún problema político, solo determinar si hubo delitos e imponer los castigos previstos en la ley.

-¿El "Brexit" es un drama de la BBC o una farsa de los "Monty Python"?

-Ni una cosa ni la otra, un culebrón malo británico, rollo "Eastenders". Un episodio más del neonacionalismo que nos estamos tragando en Europa sin que hayamos encontrado la manera de contrarrestarlo.

-Acusa Pablo Casado a Sánchez de preferir "las manos manchadas de sangre que las manos pintadas de blanco". ¿En campaña vale todo?

-Ni en campaña ni fuera de ella. Pero sus votantes sabrán lo que le consienten y lo que no. Más que la frase, me preocupa que frases así den votos. En una sociedad digna, deberían ser impopulares y justificar una derrota electoral.

-Pablo Iglesias: "¡Votad, cabrones, votad lo que queráis, pero no os quedéis en casa". ¿Y las cabronas qué?

-He oído muchas veces a Iglesias y cuando se acalora le cuesta mucho mantener el lenguaje inclusivo. Yo, por lo general, cuando alguien habla en modo imperativo, dejo de escucharle. Y la campaña solo se expresa en modo imperativo.

-¿Al Papa le vino bien la entrevista-masaje de Jordi Évole?

-No lo sé, porque los Papas hablan para convencidos, no creo que los mensajes que salgan de su órbita tengan algún efecto propagandístico apreciable. Dudo de la necesidad que tenía Jordi Évole, que es un tío muy bueno, de prestarse a hacer un programa tan aburrido y tan por debajo de su estándar, que es alto. Évole hace televisión de calidad, y la entrevista al Papa fue un tostón de catequesis. De acuerdo que era el Papa, que nadie le entrevista y era un exclusivón, pero creo que cedió demasiado para conseguirla y el resultado no estuvo a su altura.

-¿Qué le sugiere un país invadido por procesiones?

-Siento una incomodidad personalísima por las procesiones y, en general, por cualquier manifestación pública de religión. Es un prejuicio y un problema mío y sé que exagero mi rechazo, pero creo que no es sano ni democrático ni deseable que nadie se adueñe de las calles, ni tan siquiera estacional y puntualmente. Yo procuro ser muy respetuoso con los usos de la vía pública, deberían ser mucho más neutros y discretos.

-A Pedro Sánchez le costó aceptar el debate, ¿solo interesan cuando vas mal en las encuestas?

-Creo que el PSOE ha planteado una campaña muy errónea, como las encuestas les van bien, creen que una postura discreta les beneficia, dado que si sales a pelear al ágora corres el riesgo de caer mal o de equivocarte. Pero, en la guerra, quien lucha a la defensiva pierde siempre. Si Pedro Sánchez se retira, deja todo el espacio público a sus oponentes, y eso puede acabar pasándole factura. No me parece la estrategia más inteligente.

-Haz que pase, eslogan del PSOE. ¿Lo ha descifrado ya?

-Suena a que necesitan beber agua, que algo se les ha hecho bola.

-¿Qué le parecen las ideas del ciudadano Albert Rivera?

-¿Cuáles? ¿Las de hace cuatro años, las de hace diez o las de ahora? Cuando descifre qué ideas tiene, si es que tiene alguna, las valoraré.

-Dice el número 3 de Vox que el cine no es cultura. ¿Y usted qué le dice?

-"Leño" tiene una canción que dice: "El rock and roll es un arte, qué desilusión". A mí me gustaría que tampoco creyesen que lo que yo hago es cultura, porque la cultura es materia muerta, objeto de museo. En la medida en que interpelemos a nuestro aquí y nuestro ahora, no seremos cultura. Es decir, no seremos decoración. Mejor que el cine no sea cultura, eso quiere decir que tiene capacidad de molestar a Vox.

-¿Empezar la campaña de Vox en Covadonga es épico o??

-Kitsch, como todo lo relacionado con Vox. Y profundamente ignorante, cualquiera que haya leído un poquito de historia sabe que la Reconquista es un mito inventado en el siglo XIX.

-¿Dónde se ha metido Puigdemont?

-Me preocupa mucho más dónde nos ha metido Puigdemont a los demás. Él está bien a gusto, y no entiendo cómo sus compañeros de aventura, ahora sentados en el banquillo, no le juran odio eterno por huir como un cobarde mientras ellos afrontaban las consecuencias de sus actos.

-¿Nuestros hijos verán el apocalipsis climático?

-Nuestros hijos, no lo sé, tal vez solo empiecen a sufrir sus consecuencias. Nuestros nietos, sin duda, en todo su esplendor. Si lo que se sabe hoy se cumple y no cambia nada, claro.

Compartir el artículo

stats