Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avelino Souto y el orgullo de ser ganadero

El joven lalinense Avelino Souto es consciente de la falta de gente joven en el rural gallego. "Es cierto que los que nos quedamos estamos mejor formados que antes y lo hacemos porque queremos, pero desgraciadamente somos muy pocos", comenta. ¿Y por qué es tan difícil fijar a la gente joven en el rural? En su opinión, uno de los principales problemas es de mentalidad: "Muchas veces son los propios padres los que animan a sus hijos para que estudien otra cosa y no se queden en el campo".

Al hablar del relevo generacional en el rural, pone el ejemplo de Canadá, donde pasó cinco meses en una estancia de formación: "En Canadá los ganaderos están orgullosos de serlo y hay un relevo generacional increíble, hasta el punto de que ya los niños dicen que de mayores van a ser ganaderos como sus padres". Nada que ver con lo que sucede en Galicia, donde muchas explotaciones están abocadas al cierre por falta de relevo generacional. "Creo que van seguir desapareciendo muchas, sobre todo las más pequeñas, porque las lleva gente mayor y no hay jóvenes que les sucedan en la granja", explica.

Para Avelino Souto es muy importante la formación. En su caso, realiza un ciclo superior de Ganadería en el Centro de Promoción Rural Efa Fonteboa, en Coristanco, donde también realizó estudios de Producciones Agropecuarias. Además de su estancia en Canadá, también ha tenido la oportunidad de visitar ganaderías en Francia. Desde hace unos meses, este joven de Lalín compagina los estudios con un trabajo en la empresa gallega Embriomarket, uno de los referentes en mejora genética en el sector ganadero. Este año terminará sus estudios en la Efa Fonteboa y se incorporará a la explotación familiar de Lalín, donde pretende modernizar las instalaciones.

Compartir el artículo

stats