Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una galería de arte de hace 50.000 años

Las pinturas esquemáticas prehistóricas tenían un sentido simbólico-religioso y de apropiación del paisaje, pero servían también como elemento de comunicación entre distintos grupos humanos

Una de las figuras de Casaio (Valdeorras)

Una de las figuras de Casaio (Valdeorras)

El descubrimiento hace unos días en Valdeorras del mayor conjunto de pintura esquemática prehistórica de Galicia abre un campo de investigación que aportará nueva luz sobre los grupos humanos que ocupaban el Noroeste peninsular hace 5.000 años. El hallazgo de una quincena de figuras prehistóricas en una cavidad de Casaio (Carballeda de Valdeorras, Ourense) tuvo lugar el pasado 6 de febrero en el contexto de un proyecto relacionado con los refugios de la guerrilla antifranquista y la minería del wolframio en la zona, coordinado por Carlos Tejerizo, arqueólogo del Instituto de Ciencias del Patrimonio, adscrito al CSIC, y Alejandro Rodríguez, de la Universidad de Santiago de Compostela. Los investigadores del proyecto, denominado Sputnik Labrego, encontraron las pinturas junto a uno de los "chozos" construidos por los guerrilleros en una zona escarpada, a 2.000 metros de altura, en el límite entre las provincias de Ourense y León.

Lo primero que hicieron los arqueólogos fue poner el hallazgo en conocimiento de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, que valoró la importancia del descubrimiento tras una visita al lugar de José Manuel Rey, especialista en arte rupestre y director del Parque Arqueolóxico de Arte Rupestre de Campolameiro (Pontevedra). Se trata del tercer conjunto de pintura rupestre esquemática localizado en Galicia, que se suma al descubierto en Baleira (Lugo) hace dos años, y al que se documentó el año pasado en Vilardevós (Ourense). A diferencia de los anteriores, se trata de "un conjunto muy grande y desarrollado", en palabras de Carlos Tejerizo, que destaca la importancia de este nuevo descubrimiento, pues "hasta el momento no se había documentado en Galicia este tipo de pintura prehistórica; se habían estudiado casos más al Sur o en la cordillera cantábrica, pero en esta zona es la primera vez que aparecen pinturas esquemáticas. Esto abre un sinfín de posibilidades para estudiar la conexión de estos grupos de población durante el tercer milenio antes de Cristo".

Pero ¿en qué consiste la pintura rupestre esquemática? Se trata de "un conjunto de manifestaciones gráficas relacionadas con las sociedades prehistóricas. Son pinturas de gran simpleza formal, hechas con trazos lineales simples aplicados con la yema del dedo o con pinceles". Así lo resume la arqueóloga Beatriz Comendador, investigadora del Grupo de Estudos de Arqueoloxía, Antigüidade e Territorio de la Universidade de Vigo. Añade que estas pinturas "suelen ser rojas y en tinta plana, aunque pueden aparecer otros colores. Se representa la figura humana reducida a sus rasgos más elementales, motivos geométricos, puntos y alineaciones de barras verticales, y ocasionalmente cuadrúpedos, figuras solares y otras. Parecen haber funcionado como ideogramas, siendo poco frecuente la representación de escenas".

Francisco Alonso, arqueólogo de Estela Arqueoloxía e Patrimonio, que colabora en el proyecto Sputnik Labrego, constató que las condiciones de la cueva de Casaio, con luz natural y paredes rectas de piedra caliza, "eran ideales para la presencia de este tipo de arte". En la primera inspección encontraron un ídolo oculado. Se trata de una figura que se caracteriza por la presencia de ojos y líneas que los enmarcan, propia de la época Calcolítica, el periodo anterior a la Edad de Bronce. Es el primer ídolo oculado que se ha localizado en Galicia. Otras de las figuras halladas son soliformes, círculos de los que salen líneas, que se identifican como soles. "También intuimos otra ramiforme, una especie de arpón o de árbol. También tenemos identificados casi diez antropomorfos, figuras humanas de diferentes formas", explica Carlos Tejerizo.

Los arqueólogos creen que estas figuras podrían estar vinculadas al mundo simbólico-religioso de estas sociedades, de apropiación del paisaje, "y por otro lado tendrían también un papel comunicativo entre diferentes grupos de pastores; serían un tipo de lenguaje con el que se están comunicando entre ellos y les ayuda a entender mejor el paisaje", comenta el coordinador del proyecto Sputnik Labrego.

Beatriz Comendador señala que existen diversos niveles de significado y motivos para la creación de estos sitios, que pasan por su cariz simbólico religioso y su sentido artístico. Pero también hay un sentido de "comunicación intra e intergrupal. Los sitios elegidos para recibir estas 'marcas' tendrían un significado simbólico y previo que desconocemos, pero desde el momento que recibieron esas representaciones indelebles se transformaron en marcas en el paisaje".

Grupos nómadas

En su opinión de Carlos Tejerizo, el hallazgo de Casaio aportará nueva luz sobre la movilidad y la comunicación de estos grupos en la zona, "donde tampoco se tenía muy claro cómo era la ocupación prehistórica". Una de las hipótesis que manejan los arqueólogos apunta a la presencia de sociedades nómadas de tipo ganadero, sobre todo teniendo en cuenta el entorno en que se han encontrado las pinturas. "De hecho, la propia cueva que hemos localizado fue utilizada por los pastores de la zona hasta hace unas décadas. El mismo guía que nos llevó hasta allí había utilizado este abrigo para guardar cabras cuando era pequeño", comenta Carlos Tejerizo.

Para Beatriz Comendador, que catalogó las pinturas localizadas en Vilardevós, los ciclos más antiguos "podrían relacionarse con las manifestaciones gráficas de las últimas comunidades cazadoras-recolectoras o de las primeras sociedades productoras, todas ágrafas (sin escritura) y no sedentarias. Además, muchos de esos sitios se encuentran en valles de ríos importantes, que sirvieron como vías de circulación, por lo que nos ayudan a conocer fenómenos como la movilidad de estas poblaciones y también sobre la circulación de ideas".

¿Y qué elementos empleaban para realizar las pinturas? Estos grupos humanos aprovechaban pigmentos naturales y grasas animales para elaborar las pinturas que después aplicaban sobre las paredes. El color predominante de las figuras que han localizado es el rojo. "Otro color típico del arte esquemático es el negro, pero las pinturas que hemos documentado son de pigmentos ocres mezclados con grasas de animales que dan el color rojo", apuntan los arqueólogos.

El hallazgo de Casaio está, sin duda, relacionado con la existencia de otros ejemplos de pintura rupestre esquemática en el Norte de Portugal, Extremadura y Andalucía. "Todos los casos de arte rupestre en esta parte de la península -comenta Tejerizo- están relacionados con rutas naturales de Norte a Sur, casi siguiendo la Vía de la Plata y aledaños. Sin olvidar, por supuesto, la zona del Levante, que es el referente del arte esquemático peninsular". En este sentido, Beatriz Comendador señala que hay una continuidad entre las pinturas localizadas en Galicia y otras halladas en el Norte de Portugal. "En el 2008, cuando comenzamos a buscar pintura esquemática por el sur oriental de Ourense -explica-, había quien pensaba que estábamos perdiendo el tiempo y que en Galicia no aparecería. Pero, por ejemplo, conocíamos pintura en el lado portugués del valle del Támega, que además fue un corredor de circulación a lo largo de la historia, por lo que era lógico que apareciera pintura en el lado gallego de esa "raya" imaginaria en el paisaje. Del mismo modo, conocemos un núcleo muy importante en el Bierzo en León, por lo que era lógico que apareciese en el lado gallego de la cuenca del Sil. Esta es la razón por la que decidimos hace años acometer un estudio de conjunto que integrase todas las áreas del Noroeste peninsular, donde conocemos más de cincuenta sitios, y aparecerán más, ahora que por fin comienza a buscarse".

En cuanto a las características de las pinturas que aparecieron en Vilardebós, la también profesora del Área de Prehistoria de la UVigo comenta que "lo más interesante son los abundantes indicios de ocupación vinculada a este abrigo y en relación directa con estas pinturas. Hay pocos yacimientos donde se pueda identificar esta relación y ello lo convierte en un yacimiento excepcional. También nos llamó la atención el hecho de que se hubiesen conservado estas pinturas, pues no están en una cavidad, sino en paredes al aire libre".

Por último, en cuanto al acceso del "gran público" a estas representaciones prehistóricas, Beatriz Comendador apunta que muchas veces es difícil percibir lo que hay representado, incluso para los especialistas. "Y desgraciadamente -comenta- conocemos casos en los que una mala gestión ha provocado la destrucción de algunos conjuntos extraordinarios. Son sitios muy interesantes para la ciencia, pero precisan de una cuidada estrategia para su preservación. Es un arte milenario que se ha conservado hasta nuestros días por un particular equilibrio, muy frágil y delicado", concluye.

Compartir el artículo

stats