Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los suplementos de FARO

ESTELAEnganchados al running

Miles de gallegos se suman a la práctica del running, que se ha convertido en un fenómeno social del siglo XXI

Una imagen de la última edición de la media maratón Vig-Bay.

"Si hay un contrincante al que debes vencer en una carrera de larga distancia, ése no es otro que el tú de ayer". Esta frase del escritor y maratoniano japonés Haruki Murakami, autor del libro "De qué hablo cuando hablo de correr", resume la filosofía del running, un fenómeno que no para de crecer en los últimos años, también en Galicia. Prueba de ello es el número de carreras populares que se suceden en casi todas las ciudades. Más 5.000 personas participan cada año en el medio maratón Vig-Bay, que se disputa entre Vigo y Baiona.

Una reciente encuesta revela que el 27 por ciento de los españoles sale a correr de forma habitual y uno de cada cinco (20%) asegura haber participado en alguna carrera popular. Según este estudio, elaborado por Madison Research, la práctica del running es más habitual entre los jóvenes de 26 a 35 años, ya que en ese subgrupo de edad hasta un 30,4% de los encuestados sale a correr habitualmente. Más allá de los anglicismos, existen diferencias entre el footing o jogging y el running. Así como las primeras expresiones significan correr al aire libre de una manera relajada, la palabra running implica una forma de correr en la que se marcan objetivos, tiempos o incluso ritmos cardiacos de cara a participar en alguna competición.

"Antes, comprabas unos tenis y sólo te fijabas en si eran bonitos o te gustaba la marca. Ahora no; ahora ya todo el mundo sabe cómo tiene el pie, si es pronador o supinador según la forma en que pisa", explica Marcos Vázquez Gestal, un runner vigués que ha disputado 3 maratones, unas 18 medias maratones , además de otras pruebas de 10 kilómetros.

El ponteareano Daniel Bargiela conoce como pocos el fenómeno runner en Galicia. Por su tienda viguesa especializada en atletismo, Bikila, pasan numerosos aficionados que buscan el material adecuado para iniciarse en este deporte. Suelen pedirle consejo sobre cómo afrontar una carrera o cuestiones de hidratación. Quienes estén interesados en dar los primeros pasos en esta actividad sin tener experiencia deportiva previa deben dedicarse primero a caminar para ir preparando poco a poca la musculatura. "Después, poco a poco, cada semana es conveniente ir aumentando la actividad un 5% más de tiempo, por ejemplo. La mente siempre va por delante de lo que el cuerpo puede hacer, de ahí la necesidad de prepararlo antes. No podemos preparar una media maratón en un mes, porque puedes hacerte daño", explica Daniel Bargiela.

"Runners" vigueses, este pasado jueves en el parque de Castrelos.

Una de las ventajas del running con respecto a otro tipo de deportes es que la disponibilidad del horario la marca cada uno. Otra de las ventajas es que pueden practicarlo personas de todas las edades, incluso de más de 80 años; eso sí, en cada momento con las limitaciones propias de la edad. Y, como señala la runner Silvia Viñas, tampoco exige unos gastos excesivos: "Para una persona como yo, que corro para mantenerme en forma, no hace falta gastar mucho dinero en material, como sucede en otros deportes, como el esquí. El nuestro es un deporte para pobres". En opinión de Silvia, el auge del running se debe a que "no tienes horarios fijos ni necesitas pagar un gimnasio; te lo gestionas tú y vas a correr cuando te apetece".

José Vidal, coordinador y entrenador del club de aficionados Castrelos 20:30, señala por su parte que el furor por el running no es algo nuevo. "Con el nacimiento de la Vig-Bay ya empezó a haber más gente en las carreras populares. Ya no se trata sólo de atletas federados, sino de aficionados cuyo reto es terminar las pruebas y no tanto alcanzar una marca determinada". Este comercial vigués aconseja a los nuevos practicantes que inviertan "en unas buenas zapatillas, y que alguien les asesore bien; no vale aquello de que son muy bonitas o que combinan bien con la ropa". Y junto con las zapatillas, un pantalón y una camiseta "y no hacen falta muchas más cosas; luego sí, una dosis muy grande de sentido común", apunta el entrenador del Club Castrelos 20:30, que cuenta casi con tantas mujeres como hombres, y cuyo nombre hace referencia al lugar y hora de entrenamiento.

Ramón Fernández - Extrabajador de Citroën (64 años)

Me reporta una calidad de vida excelente

Ramón Fernández Iglesias es a sus 64 años uno de los veteranos del running en Galicia. Siempre ha practicado deporte, aunque su afición por correr surgió hace tres años. "A mí la actividad física me reporta una calidad de vida excelente. La práctica del deporte te hace tener una mente más clara y mantener el tono físico. Con la edad que tengo, estoy corriendo y haciendo mountain bike, un deporte bastante duro. Durante 9 años estuve haciendo el Open de Galicia de BTT y ahora me han metido en vena el running", comenta este extrabajador de Citroën.

Que la edad no supone ningún impedimento lo prueban casos como el de Ramón Fernández Iglesias, que a sus 64 años suele practicar deporte unos cinco días a la semana: tres los dedica a correr y otros dos a la bicicleta de montaña. "En general me aporta calidad de vida; me encuentro bien y solo noto alguna molestia muscular cuando hago un esfuerzo algo más duro de lo normal", comenta Ramón, que en función del tiempo entrena en Castrelos, el campus universitario o el monte de O Castro, preparando sobre todo su participación en la carrera 24 Horas de Vigo.

Maratones

El vigués Arlindo Riveiro, de 56 años, hace ya muchos años que se enganchó al mundo de las carreras populares. Es uno de los habituales en las pruebas que se celebran en Galicia y en maratones de otras zonas de España. Este conocido peluquero de O Calvario cree que la fiebre por el running se debe a que "a la gente le gusta hacer deporte, pero sobre todo practicarlo con otras personas".

Arlindo Riveiro - Peluquero (56 años)

Al empezar es mejor correr con otras personas

A sus 56 años, Arlindo Riveiro es uno de los habituales en las pruebas que se celebran en Galicia y en maratones de otras zonas de España. Participa en maratones, medias y pruebas de 10 kilómetros. No tiene ninguna preferida "porque cada una es distinta". A quienes se inician en esta actividad deportiva, el responsable de una conocida peluquería viguesa en O Calvario les recomienda que antes de participar en una carrera se preparen bien físicamente, "y a poder ser con gente que les asesore. Si al empezar uno corre solo se aburrirá y pude acabar por dejarlo".

A la abogada viguesa Fina Barros correr le ayuda a desconectar del trabajo. "Después de estar todos los días con clientes o con papeles en el juzgado, me sienta muy bien física y mentalmente". Suele entrenar los martes y los jueves por la noche, a la salida del trabajo, en Castrelos con un grupo de corredores. También sale a correr los domingos por la mañana en Samil con otro grupo. En la primera Vig-Bay que hizo, a Fina Barros le costó mucho terminarla. "En los últimos cien metros ya no podía más -recuerda-; iba a mi lado un policía motorizado y me fue animando hasta que crucé la meta. Algunos conocidos me decían: ´claro, con escolta cualquiera llega´. Fue muy simpático". Fina, que se inició en el running hace 13 años, ha corrido ya 7 maratones, cinco en Madrid y dos en Barcelona. Cada año se propone correr alguno "porque así me obliga a prepararlo", apunta.

Fina Barros - Abogada (58 años)

Aunque soy muy lentita, terminé ya 7 maratones

Fina Barros es una abogada de 58 años con despacho propio en Vigo que empezó a practicar running hace 13 años. "¿El motivo? A mí siempre me gustó mucho caminar y lo que hice fue cambiar el caminar por el correr. Estaba de vacaciones en el camping de Mougás y me apunté a la carrera popular de Baiona para ver qué tal se me daba. La acabé con buenas sensaciones y a partir de ese momento me fui apuntando a otras pruebas", resume Fina. Ha corrido ya 7 maratones, "y, aunque soy muy lentita, los terminé todos. Hasta que el cuerpo aguante, ahí estaré".

Un compañero suyo de profesión, el abogado Marcos Vázquez, no cree que el auge del running esté relacionado con la crisis económica pero sí con el estilo de vida que llevamos. "Yo creo que la gente se ha dado cuenta de que tiene que cuidarse un poco en el aspecto físico, y cuando empieza a correr es algo tan adictivo que continúa practicando la actividad de forma más intensa", explica este aficionado que participa en las pruebas populares con el club Bikila Vigo.

Ángel García trabaja en Vigo en un concesionario de automóviles y aprovecha la pausa del mediodía para practicar running. Empezó a correr "hace diez años para tratar una lesión que tuve en la espalda por jugar al fútbol; poco a poco fui mejorando de la lesión y corriendo cada vez más tiempo". Pero correr solo le resultaba demasiado aburrido, así que empezó a quedar con otra gente que corría. Ahora está integrado en el Club Samertolaméu de Moaña, localidad en la que reside este madrileño de 36 años. No duda Ángel de que correr es bueno para combatir el estrés: "Cuando sales te centras en correr y te olvidas de los problemas. Con un crío pequeño y con tantas horas en el trabajo, me viene muy bien para desconectar".

Ángel García hace ejercicios de estiramiento antes de entrenar.

Relaciones sociales

Las carreras populares han ido también cobrando un nuevo auge ante el creciente número de runners. Como apunta Daniel Bargiela, "así como nuestros padres se reunían en los bares, hoy en día la gente se relaciona corriendo en ese tipo de pruebas. Algunos acuden buscando rebajar tiempos, pero muchos otros participan sin más; van a desestresar y a socializar", apunta el responsable de la tienda Bikila, que ha impulsado también un club del mismo nombre para aficionados.

Daniel Bargiela - Comerciante de deportes (41 años)

Solo hace falta un par de zapatillas y voluntad

Daniel Bargiela, responsable de una tienda de material de atletismo en Vigo está convencido de que "el auge del running tiene mucho que ver con la crisis. Vivimos en una época en que todos tenemos estrés por diversos motivos, unos porque le falta trabajo, otros porque tienen de más. Y correr es una de las formas de olvidar los pensamientos negativos, de conectar con uno mismo y disfrutar de ese momento de relax. De ahí el éxito de esta actividad deportiva. Correr es sencillo: con un par de zapatillas y voluntad todo el mundo lo puede hacer", señala este ponteareano.

Los grupos de runners suelen quedar para entrenar, pero también para compartir un café o viajar juntos a otras localidades donde se celebran competiciones. "Ya no solo es un tema de entrenar y correr, que nos gusta, sino también de fomentar las relaciones personales", señala José Vidal. Como señala el runner Ángel García, "aunque mucha gente lo crea, correr no es sólo un deporte individual. Necesitas practicarlo de manera colectiva y eso te ayuda a conocer mucha gente, tanto en los clubes como en las carreras populares".

José Vidal - Comercial (52 años)

Para correr rápido hay que sacrificarse mucho

José Vidal, coordinador y entrenador del Club Castrelos 20:30, es uno de los referentes del running en Vigo. Señala que en los últimos años, con el auge también de las carreras populares, "hay mucha pasión por entrenar y la gente se machaca. De todas formas, de lo que aspiran a lo que realmente son hay un trecho, porque para correr rápido hay que sacrificarse mucho, es muy duro". Destaca también este comercial de 52 años la importancia de practicar este deporte con otras personas, la relación social, porque hacerlo en solitario "es muy duro y aburrido".

La joven viguesa Iria Graña cree que el boom del running se debe en parte a que es "un deporte en que cada uno se fija su tiempo, sale barato y además conoces a otra gente". Al igual que otros corredores, Iria Graña reconoce que es una actividad que crea adicción. "Empiezas con una vuelta al circuito de entrenamiento y cuando te das cuenta estás planteándote otros retos, como una media maratón. Pero lo más importante es que al correr sacas los problemas de la cabeza". El año pasado hizo además una prueba de 10 kilómetros y por primera vez la Vig-Bay, que espera repetir este año.

Iria Graña - Estudiante (18 años)

Aunque es exigente, me gusta la Subida ao Castro

La viguesa Iria Graña tiene 18 años y estudia Anatomía Patológica. Hace tres años empezó a correr "por curiosidad más que nada. Tenía pensado empezar a practicar deporte y fue lo que más convenció". En su caso le ayuda marcarse unos objetivos y el hecho de "conocer a mucha gente". Suele salir a correr tres días a la semana en el parque de Castrelos, aunque reconoce que en invierno siempre cuesta más. Suele correr acompañada por gente que conoce del gimnasio. De las carreras populares, la que más le gusta es "la Subida ao Castro, a pesar de que es muy exigente".

La cita en Castrelos

En la ciudad de Vigo, el centro neurálgico del running es el parque de Castrelos, donde se han forjado grandes corredores. Otros lugares donde se dan cita los runners son el monte de O Castro, la ruta del Lagares y la playa de Samil. No faltan tampoco personas que acuden a un gimnasio en la ciudad y corren por las aceras, aunque no es lo ideal.

Silvia Viñas Romero - Auxiliar de clínica (42 años)

Te sientes bien contigo misma y conoces gente

Silvia Viñas lleva ocho años practicando running. "Nunca había corrido antes, ni siquiera en el gimnasio, pero un día me dio por ahí. Estaba cumpliendo años y me pareció una buena manera de mantenerme en forma", explica esta viguesa de 42 años que trabaja en una clínica dental en Ponteareas. "La primera vuelta en Castrelos se me hizo eterna, pero me dije que si otra gente podía, yo también", señala. Ahora está muy contenta, "porque te sientes bien contigo misma, conoces gente? en mi caso a mi pareja. Tengo un grupo de amigos de gente que he conocido en las carreras".

Silvia Viñas entrena en Castrelos tres días a la semana: martes, viernes y los domingos. Suele quedar con algunos amigos y escuchar música mientras corre. La duración de la actividad depende de si está preparando alguna carrera o no. "Como lo hago para sentirme bien, un día puedo correr durante una hora, y otro, media hora y ya está", apunta.

Marcos Vázquez Gestal - Abogado (44 años)

Si no corro no hay quien me aguante; es adictivo

El abogado Marcos Vázquez Gestal se adentró en el mundo del running en 2009, aunque antes ya corría de vez en cuando por su cuenta. Ha participado en las siete últimas ediciones de la Vig-Bay. En total lleva en sus pies 3 maratones, unas 18 medias maratones y bastantes pruebas de 10 kilómetros. "Es una adicción total. Si no corro estoy tan insoportable que es mi mujer la que me manda a correr. Tanto a nivel físico como psicológico, correr es muy bueno para desconectar del trabajo", comenta este pontevedrés de nacimiento pero criado en Vigo desde muy pequeño.

Por sus horarios de trabajo, Marcos Vázquez suele entrenar en solitario, porque además es padre de tres niños pequeños y tiene que ir a correr cuando puede; "a veces termino de entrenar en Castrelos más allá de las once de la noche, y en invierno es bastante fastidiado". Pero la pasión por correr desafía también al invierno, como se puede apreciar estos días en el parque vigués de Castrelos.

Compartir el artículo

stats