Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEMORIAS

Mariano Marcos Abalo: "Escribí el Conxuro da Queimada a bordo de un barco decomisado en Vigo"

Dejó la sotana seminarista por la banca, dando salida a su instinto artístico pintando piedras, haciendo humorismo gráfico o coleccionando esquelas o antiguas llaves

>> La suya no es una vida de grandes aventuras al modo de Xuanzang,el peregrino cosmopolita, ni de Marco Polo, el mercader que acercó China a Occidente, ni de Ibn Batutta, el trotamundos árabe. La suya es una vida anclada a la geografía local,arraigada al amor a un solo espacio y al calor de una cotidianeidad bancaria, pero salpimentada de una creatividad que le dan color. Es el caso de un hombre que estuvo a punto de entrar en la Orden de Dios pero la abandonó por el orden de la Banca y cada día,en el tiempo libre que le dejaban sus cuentas, creaba, recreaba, coleccionaba objetos. Inventor de chistes gráficos, o de ese "conxuro de la "queimada" habitado por mouchos, sapos e bruxas que recitan millones de veces los gallegos que van por el mundo y los que no lo son pero tienen delante un texto que permite su lectura; recreador de piedras que halla por las playas y transforma con sus dibujos en obras de arte pétreas y reconversor de pepitas de aceituna en minúsculos zuecos; coleccionista de esquelas, decenas de miles que tienen como común el alias, el apodo,el "alcume" que tuvo el difunto, o de cientos de pipas,algunas de factura propia. Poeta circunstancial y, aún así, ganador de algún premio y pregonero festivo tanto del callo como del aguardiente, del vino nuevo como de las chulas.Ese es Mariano Marcos Abalo, Caballero de la Serenísima Orden de la Alquitara.

>> "En medio de la guerra civil española aunque sin enterarme de ella, los Reyes Magos me dejaron con cierto retraso, un 10 de enero de un bélico año 1937, en A Pobra do Caramiñal.En aquel tiempo no había otro sitio donde nacer que la casa paterna con ayuda de partera, y así llegué a este mundo a las 7 de la mañana. Mi padre era palentino, de Lantadilla en concreto, hijo de farmacéutico y de maestra. Cuando murió el farmacológico abuelo, tanto mi abuela como mi padre y sus hermanas se desplazaron a Galicia porque todos eran maestras y aquí les daban pluses en el sueldo. Por algo sería qpero, como en el País Vasco a la policía, aquí daban complemento a los maestros. Mi padre pasó por varios pueblos gallegos y finalizó su recorrido en A Pobra, donde conoció a mi madre y por culpa de ello nacimos yo y dos hermanos que fallecieron. Allí pasé mi infancia, estudiando primero en la escuela de mi padre y luego en la de Salustiano Rey. En unas calles por las que ver pasar un coche era un milagro jugábamos a la pelota,las bolas, al trompo...Íbamos a la playa, hacíamos excursiones al monte de A Curota o nos desplazábamos en bicicletas a las parroquias cercanas. Nada tienen que ver estos juegos con esas maquinitas en las que desde niños están embebidos los humanos minúsculos de hoy. A punto estoy de cumplir los 80, y mi memoria hace cabriolas para recordar cosas tan lejanas".

.

>> El Seminario,la mili y el trabajo. "A los 13 años ingresé en el seminario salesiano de Castrelo-Cambados, en donde estuve internado un año porque el segundo había que hacerlo en un pueblo de Palencia y mi madre, recién viuda, no quiso que me separara de ella en aquel 1950 en que las comunicaciones eran muy dificultosas. Fue años más tarde cuando fui a cursar estudios al Seminario Conciliar de Santiago de Compostela, donde estudié Humanidades hasta que en la etapa de Filosofía deserté de mi incipiente carrera religiosa. Dios,por lo que parece, no me llamaba a sus filas. En 1956-57 me matriculé en la escuela de Magisterio "López Ferreiro" de Santiago de Compostela, carrera que tampoco finalicé. Fue en 1958 cuando me incorporé al servicio militar en un regimiento de Artillería de A Coruña, experiencia inolvidable. En 1960 realicé oposiciones y conseguí una plaza en el Banco Pastor de Vigo, donde me jubilé 37 años después.Trabajé en la Banca, es cierto,pero mi vocación era la de marino, quizás heredada de dos antepasados, capitanes de la marina mercante, que navegaban en aquellos frágiles barcos de madera con los que visitaban puertos muy lejanos. Uno de ellos sufrió un naufragio en 1890 con su bergantín, cerca de Cuba, y cumplió la norma marinera de morir con su barco al abandonarlo el último. Un muerto como tenía que ser. Nada que ver con ese capitán italiano que abandonó el crucero Costa Concordia hace unos años antes que los pasajeros se enterasen de que escoraba".

>> Rescatador de memorias. "Desde muy joven tuve aficiones artísticas, y la primera de ellas tenía como sencillo instrumento una pequeña navaja bien afilada con la que tallaba trozos de madera de boj y los convertía en pequeños hórreos. cruceiros, barquitos... Me considero autodidacta ya que nunca recibí lecciones de talla, dibujo o pintura. Poco a poco fui ampliando conocimientos con la práctica y empecé a hacer dibujos humorísticos,pergaminos, diplomas, escudos heráldicos... Es una especie de instinto artístico que me posee, que mueve mis manos con los objetos que halla en el camino pero alejado de todo interés de mercado. . Tanto puedo pintar un plato mientras tomo una tapa de pulpo como tallar figuras de marfil, medallas u otras figuras, algunas de las cuales he conservado como si fueran hijas. Y si en un bar me ponen una tapa de aceitunas, con los huesos puedo hacer diminutos zuequitos. En Vigo se pueden ver aquí o allá esos búhos que yo pinto en piedras que encuentro en las playas.Tengo un socio que es Dios que crea esas piedras (entiéndase en metáfora) y yo las recreo. En el Museo del Búho de Cerceda se exhibe una docena de mi autoría y de minusculosidad pétrea, pero también se pueden ver por ahí bombos o panderetas de grupos folclóricos decorados por mí. Mis manos pasan por donde pueden otorgando, sino la gracia de Dios, la de Mariano".

>> Poeta y humorista. El humorismo gráfico es otra de mis pulsiones y dibujos míos alumbraron en las desaparecidas revistas Chan o Can sen Dono y en la actualidad en la revista Vigo Deportivo en la sección de heráldica (también dibujo escudos nobiliarios) y humor. Tan es así que formé parte del grupo de humoristas gallegos que en la década de los 80 nos reuníamos en congresos de humor convocados en Salvaterra do Miño y algunas piezas mías, tiras gráficas, hay en el Museo del Humor de Fene. O sea que soy un picador, pico aquí y allá en el mundo creativo. Sin ser poeta he compuesto algunas poesías y pertenezco al grupo Brétema casi desde su fundación. No sé cómo en 2014 conseguí un primer premio en un certamen de base popular y vecinal en el barrio de El Calvario pero premios tuve en otros ámbitos,como el que obtuve en 1996, en el Festival de la camelia, concursando con una camelia tallada en marfil".

>> Historia del conxuro. "En el año 1967 compuse el conxuro de la queimada, ese que no pocos creen que tiene siglos de existencia. Pero no, nació en el mar, a bordo de un barco decomisado atracado al muelle de Vigo, frente al hospital de la Cruz Roja. Su jefe de máquinas había quedado a su cuidado y allí nos reuníamos amigos y amigas en las fiestas de fin de año, carnaval... y celebrábamos esos guateques, tan típicos de aquellos tiempos.Una de las costumbres era hacer una queimada solemne oficiada por mí. En 1974,con motivo de una asamblea galaico-portuguesa celebrada en la desaparecida sala de fiestas viguesa Fausto, que había sido donde me estrené ante el público como "queimador", le añadí dos nuevas estrofas a lo que ya había compuesto. Allí se repartieron fotocopias del conxuro y hubo quien lo comercializó con un éxito inesperado. Ni me pasó por la cabeza que este conxuro pudiera tener tanta repercusión, conocido en toda España y en muchos centros gallegos del mundo.Los primeros ejemplares llevan mi firma pero yo soy poco de marketing, soy como una ostra metida en una concha (española,no argentina), y no pedí en ese momento la propiedad intelectual. aunque sí en 2001. Lo curioso es que hay otros "conxuros" nacidos en esa época, pero no tuvieron mucha resonancia. El mío está traducido a varios idiomas".

>> "Me casé en diciembre de 1968 con mi última novia,María Gloria Pereira, de cuya unión nació mi única hija, que nos ha dado dos nietos. Seguí el ejemplo de San José que solo tuvo un hijo.El caso es que mi hija cursó estudios en el Colegio Mariano, que no es mío a pesar de su nombre, y yo formé una etapa parte de su coro de padres.añadiendo a mis incursiones en otras áreas artísticas la del canto. Pero antes pasé años en Vigo de pura soltería residiendo en una pensión ya desaparecida, la del bar Jabalí en la calle Churruca, en tiempos en que no había en esta zona pub o botellones. No había pubs pero hacíamos guateques en mi piso y hasta improvisaba comidas con un camping gas y tan felices. Todo eso se acabó con el matrimonio, al que llegué fumando en pipa,a la que era asiduo -el Sergas me perdone- desde que aún vivía en A Pobra, en 1962.A partir de este año empecé a formar una colección que consta de unas trescientas,algunas de las cuales están talladas por mí.Mi familia no tiene que pensar mucho para hacerme un regalo. Busca una pipa y ya está".

>> "Más coleccionismo.Mis manías no cesan y ocupa un lugar preferente en mi estudio una colección de 200 llaves antiguas, la más grande de 22 centímetros y unos cien años de vida, apta para ser convertida en arma de guerra si menester fuera. Pero mi colección más extensa corresponde a las esquela s con mote. o sea que llevan apodo, lo que los gallegos llamamos alcume, o al mnos algún diminutivo familiar.Hace casi 40 años que comencé este curioso rastreo funerario por los periódicos y debo tener alrededor de 40.000., entre ellas esquelas con frases curiosas, como aquella viguesa que a su muerte le publicaon el nombre de su marido y de su compañero, o al menos eso se leía".

>> El pregonero. "Mucho pregón he dado.En el Carnaval de Porriño como en su Festa dos Callos: en la Festa do Lacón con Petelo en A Cañizacomo en la III y IV Festa das Chulas en Pazos de Borbén, en la I Festa do Viño Novo en Mosende como en la treinta del Albariño. En cuanto a mi fama como "queimador", se extendió desde que me estrené en la sala Fausto en 1974 por mi teatralidad y conxuro. Se corrió la voz y solicitaron mi actuación en restaurantes, hoteles,paradores, residencias asistidas de la Seguridad Social.llegando con ello fuera de las fronteras de Galicia.Incluso fui el "queimador" oficial de las giras nocturnas por la ría con Vapores de Pasaje..En esas cosas sigo,a mis casi 80.

Anécdotas de queimán

  • Mi vida no es un relato de grandes aventuras porque estuvo sujeta a las obligaciones de un banco, pero estuvo llena de color y anécdotas.Recuerdo que en un hotel oficiaba una queimada y no se le ocurrió a los responsables hosteleros recordar que encima de la pota había un registro para detectar humos. ¡Vaya mojadura! Cuando el aguardiente empezó a arder, el sistema antifuegos nos cubrió de agua y aguó la misma queimada.Un año,en la Feria de Silleda, el dueño de Bodegas Paniagua consiguió que yo oficiase una queimada en un recinto en el que estaba prohibido hacer fuego, pero para evitar errores puso a mi lado un guardia jurado con extintor.Yo vestido de "bruxo queimán" y a mi ladoun tipo de azul armado de extintor, mientras invocaba a los diablos".

Compartir el artículo

stats