Vida Sana 2019

Puesta a punto de las ´tuberías´ del cuerpo humano

La angiología y la cirugía vascular se encargan de la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades de las venas y las arterias

28-01-2019Meneame

REDACCIÓN [VIGO] La angiología y la cirugía vascular son las dos caras de la misma moneda. Ambas especialidades se encargan de la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de las venas y arterias, pero mientras la primera atiende a aquellas que se tratan de forma no invasiva, la segunda trata las dolencias que precisan de intervención quirúrgica.

Angiólogos y cirujanos vasculares tratan así enfermedades agudas de las venas como las flebitis y las trombosis venosas profundas, esto es, aquellas asociadas con embolias de pulmón.

También enfermedades crónicas de las venas como las varices de los miembros inferiores o el síndrome postrombótico, que puede ser secuela de una trombosis previa; enfermedades agudas de las arterias, como las embolias que dejan sin aporte arterial algún órgano o extremidad; enfermedades crónicas de las arterias como la aterotrombosis, que tiene síntomas diferentes según el territorio afectado: claudicación en las piernas, isquemia intestinal, ictus en territorio cerebral; y aneurismas, esto es, la dilatación de las arterias, que pueden obstruirse o llegar a romperse.

“Para diagnosticar estas enfermedades, hemos de estudiar primero la historia clínica, los síntomas y signos del paciente, explorar si los pulsos son normales, las posibles ulceraciones, etc.”, explica el doctor Juan Vidal Insúa, angiólogo y cirujano vascular.

Eco-Doppler

A la hora de realizar este reconocimiento, lo que mayor cantidad de información aporta es el eco-Doppler, un tipo de ecografía diseñada para el estudio de los vasos arteriales y venosos. “Tiene tres grandes ventajas: aporta gran cantidad de información, no usa radiación y no duele”, apunta el especialista.

Este tipo de ecógrafo se vale del efecto Doppler. Descubierto por el físico austriaco Christian Andreas Doppler, consiste en que cuando un objeto se aleja o se acerca a una persona, el sonido que emite varía en su frecuencia, es decir, es más o menos grave o agudo.

Así, los ultrasonidos que rebotan en la sangre serán diferentes según la dirección y la velocidad del flujo de sangre, con una frecuencia mayor cuando se acerca al ecógrafo y menor cuando se aleja. Gracias a estas alteraciones, el ecógrafo puede interpretar las ondas de ultrasonido y asignar un color concreto para cada frecuencia.

Junto al eco-Doppler, los tratamientos endovasculares son la gran revolución de la especialidad en los últimos años. “Son técnicas que con una punción (cateterismo) o una pequeña incisión, permiten el tratamiento de enfermedades arteriales y venosas. Según se va avanzando en el desarrollo de dispositivos, se van tratando más patologías por estos métodos, que actualmente se aplican en aneurismas, isquemia de miembros inferiores, varices, carótidas,...”, destaca el doctor Vidal Insúa.

Fleboestética

El angiólogo y cirujano vascular también se ocupa del complemento estético a este tipo de tratamientos. “Una vez que se trata el problema de insuficiencia venosa y se consigue disminuir la presión aumentada en la extremidad, se puede mejorar su aspecto por medio de varios métodos complementarios: extraer las venas más visibles con microincisiones, fleboesclerosis (espuma), láser cynosure,...”, relata.

Prevención del ictus

Los ictus son la consecuencia de la falta de suficiente aporte arterial al tejido cerebral. Un porcentaje (uno de cada tres) se sabe que se originan en las placas de aterosclerosis que se forman en las arterias carótidas, en el cuello. “Habitualmente estas placas son asintomáticas pero detectables con la exploración del eco-Doppler; además, esta localización permite realizar intervenciones para limpiar estas placas (también tiene tratamiento endovascular), idealmente antes de que se produzca el temido ictus”, explica el doctor Vidal Insúa.