farodevigo.es >Nuestros Mayores>Noticias>

Centros residenciales apuestan por un envejecimiento activo y saludable

Centros residenciales apuestan por un envejecimiento activo y saludable

Esta filosofía se plasma en una programación diaria de actividades que contribuyan a la participación y al bienestar físico, psicológico e intelectual

09-10-2014TuentiMeneame
La atención individualizada y la realización de actividades promueven el envejecimiento saludable.
La atención individualizada y la realización de actividades promueven el envejecimiento saludable.

REDACCIÓN | VIGO La opinión generalizada de los profesionales de referencia en geriatría y gerontología apoya la filosofía del envejecimiento activo y la atención personalizada y profesionalizada a las personas mayores. Esto es precisamente lo que centros residenciales, siguiendo un modelo que nació en 1980 con la vocación de ayudar a las personas mayores, satisfacer sus necesidades y aumentar su felicidad dentro de una gran familia. Así lo afirma Ángeles Ramírez, directora de un centro ubicado en Poio.

Envejecer de una manera óptima y activa parte de un concepto multidimensional compuesto por un amplio conjunto de factores biopsicosociales. "La importancia que este hecho tiene en nuestro centro residencial se constata en la programación diaria de actividades para fomentar y enriquecer un envejecimiento que se manifiesta en un bienestar físico, psicológico e intelectual y en una participación y contribución social que le diferencia del resto, con la realización de novedosas actividades fomentadas desde la ilusión y la participación", explica esta profesional.

La prestación de estos servicios asistenciales y residenciales requiere la atención de profesionales altamente cualificados que puedan garantizar el mejor y esmerado nivel de calidad y atención a las personas mayores. Un equipo multidisciplinar formado por profesionales de la medicina, enfermería, fisioterapia, rehabilitacion, psicología, terapia ocupacional y animación sociocultural asegura al residente un cuidado integral. Además, unas instalaciones modernas y funcionales contribuyen a una mejor atención, adaptada a cualquier necesidad.

Entre los principios éticos que inspiran el trabajo diario, según comenta Ángeles Ramírez, figura el respeto de la intimidad de la persona, "considerar su dignidad y autonomía en todos lo ámbitos para que se sienta protagonista en la realización de sus actividades y apetencias".

Un plan de atención individualizado para cada residente, supervisado y consensuado con su familia, intenta promover un envejecimiento activo y saludable en el mejor ambiente posible. "La atención personalizada llevada a cabo por el grupo de profesionales hace posible ofrecer el mejor servicio en cualquier ámbito de la vida diaria de un residente: alimentación, ejercicio físico, terapia, ocio, actividades en el centro, excursiones, visitas, etc.", apunta Ángeles Ramírez.

Estancias temporales

En este sentido, el residente puede disfrutar de cualquier atención mediante estancias permanentes o temporales, pensadas para la satisfacción de las necesidades que tienen las personas mayores o sus familiares, con motivo de una convalecencia, periodo de enfermedad, recuperación, respiro vacacional, disfrute de un tiempo de ocio o descanso... como si estuviera en su propia casa.

Atención especial a personas con demencia avanzada

En el caso de residentes con demencias avanzadas, el centro que dirige Ángeles Ramírez, cuenta con un programa de atención específico llamado "Personas Siempre", cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida de estos pacientes, la de sus familias y la del personal que los atiende, potenciando el respecto y el reconocimiento de su dignidad.

Este programa se apoya en tres pilares básicos de intervención: musicoterapia pasiva, estimulación visual y las actividades del método Montessori.

Para potenciar la estimulación visual, en la decoración de los salones para residentes con demencia avanzada se utilizan imágenes reales, claras, vitales y con colores alegres que crean un espacio positivo y agradable para residentes, familiares y los propios trabajadores.

La musicoterapia tiene también un papel positivo en las residencias, aumentando la comunicación, generando emociones positivas y mejorando las funciones cognitivas y conductuales en pacientes de edad avanzada diagnosticados de demencia severa o moderada.

El programa diario de estimulación basado en el método Montessori para personas con demencia tiene como objetivo proporcionar a los residentes con deterioro cognitivo grave tareas que les permitan mantener o mejorar las habilidades para la realización de tareas de la vida diaria.

La filosofía es cuidar con empatía, cariño, promoviendo la autonomía de la persona, el respeto y el trato digno, apunta Ángeles Ramírez, quien añade que su centro apuesta por "cuidar sin sujetar", es decir, eliminar sujeciones físicas y químicas aplicando alternativas que posibiliten la mejora de la calidad de vida de los residentes.