farodevigo.es >Educación 2015>

La educación musical, clave en el desarrollo infantil

La educación musical, clave en el desarrollo infantil

11-09-2015TuentiMeneame

GUADALUPE NÚÑEZ TOBA - DIRECTORA DE UN CENTRO DE ENSEÑANZA MUSICAL NO REGLADA La música es una de las actividades más completas que puede aprender un niño desde su más tierna infancia. Con la misma naturalidad con la que aprenden a hablar y a comunicarse con sus padres, con la misma destreza y facilidad con la que desarrollan la lengua materna, los más pequeños aprenden música, y lo hacen integrando la música y el lenguaje musical como un juego y una diversión. La música se convierte, así, en un aspecto básico del niño, de su comunicación y de su expresividad; una experiencia vital que les enriquecerá y acompañará a lo largo de su vida.
Los niños viven en un mundo lleno de imaginación y fantasía; tienen en el juego su principal actividad, y poseen la curiosidad insaciable de descubrir, de sorprenderse con lo imprevisto del momento, lo captan y disfrutan. Es precisamente en ese entorno donde la música encuentra el terreno ideal para manifestarse con sencillez.
Como cada comienzo de curso, muchos padres buscan actividades extraescolares para sus hijos. En nuestro centro actualmente, aprenden música niños a partir de los 3 años en los grupos Mozartiños, aunque en ocasiones los tenemos aún de menor edad.
Como educadores especializados en enseñanzas musicales, continuaremos en el empeño de que la música adquiera la dimensión e importancia en Vigo que tiene en otras ciudades españolas. Por eso recomendamos la educación musical, más allá de lo que representa aprender el lenguaje musical y tocar uno o más instrumentos, ya que con la música estamos introduciendo a nuestros hijos en un mundo emocional más rico y amplio; en el que los niños se benefician enriqueciendo sus capacidades en muchas más áreas de las que incluso se podrían mencionar, baste solo destacar algunas como el desarrollo de la memoria, el desarrollo lógico, el pensamiento múltiple, la psicomotricidad, la sensibilidad artística en general, la competencia en idiomas, y, sin ser la última pero muy importante, la educación en valores.
La música, en definitiva, es un aprendizaje transversal que implica a casi todas las áreas de la educación general del individuo y, por lo tanto, de las que beneficia y fortalece su formación en diversas competencias.
¿Y cómo escoger el instrumento?
Uno de los aspectos más delicados a la hora de incentivar a nuestro hijo en el aprendizaje de la música es decidir qué instrumento escoger. En ocasiones los padres deciden, tomando como punto de partida sus propios gustos musicales, a veces con acierto. Sin embargo, hay aspectos que se deberían tener en cuenta y, por tanto, lo mejor es contar con el asesoramiento de profesionales de la música e incluso tener la posibilidad de realizar un acercamiento previo a los instrumentos musicales antes de tomar la decisión. Este es uno de los aspectos al que en nuestro centro le prestamos una cuidada atención basada en muchos años de experiencia, y que ha proporcionado muy buenos resultados en el desarrollo musical de los alumnos.
Desde el principio el niño se siente atraído por este universo sonoro y por su mágico poder. Es la fascinación que ejerce el sonido y el ritmo.
La motivación y el amor por la música es y debe ser el aire que se respire en el aula. Así es como enseñamos a nuestros alumnos y les inculcamos ese sentimiento. El entorno en el que el niño se acerca por primera vez a la música ha de ser un espacio de placer, dinámico y divertido. Por eso, en nuestro centro prestamos especial atención a este primer contacto con la música.
Nuestra responsabilidad como docentes ha de acomodarse a este proceso, y nuestra meta ha de ser poner nuestros conocimientos al servicio de los alumnos y de la música. Es indispensable encontrar las llaves que permitan abrir las puertas al conocimiento y al disfrute de este lenguaje, el único universal.
Siempre tratando de estar en activo, variando las tareas a realizar y construyendo con un trabajo de aula ameno, ensayos y un trabajo artístico constante, los alumnos se preparan para sus "presentaciones". Durante el curso, tocan dos o tres veces como solistas en las audiciones de instrumento, o bien formando parte de agrupaciones, del Coro, de la Orquesta de Cuerdas, u otros conjuntos instrumentales para participar en nuestros tradicionales Festivales de Navidad y de Fin de Curso.
¿Quién de mayor no ha deseado tocar un instrumento? La infancia es el momento de comenzar a aprender; un oportunidad que debería tener todo niño.