farodevigo.es >Conxemar 2014>Noticias>

Los seguros marítimos, los más antiguos que existen, con origen documental en el siglo XIV

Los seguros marítimos, los más antiguos que existen, con origen documental en el siglo XIV

Suscribir una póliza era una práctica habitual entre los navegantes y comerciantes mediterráneos y el primer testimonio auténtico es un contrato de 1347

08-10-2014TuentiMeneame
Un pesquero parte del puerto.
Un pesquero parte del puerto.. José Lores.

REDACCIÓN | VIGO El origen del seguro moderno hay que buscarlo en el seguro marítimo, con el préstamo a la gruesa como antecedente inmediato, coincidiendo con el florecimiento del comercio con el Mediterráneo y la necesidad de proteger a los transportistas. El primer contrato de seguro marítimo conocido se remonta a 1347 y fue firmado en Génova mediante escritura notarial. Con tan larga historia y en una feria de referencia como Conxemar, también es posible conocer las soluciones aseguradoras más completas en el ámbito marítimo.

Suscribir una póliza era una práctica habitual entre los navegantes y comerciantes mediterráneos en la época en que Cristóbal Colón proyectó el viaje que le llevó a descubrir el Nuevo Mundo. El contrato de aseguramiento se fue desarrollando, a la par que se desenvolvía también por etapas graduales la organización sobre la cual descansa el seguro.

El primer testimonio auténtico es el que procede del año 1347 y del que se conserva acta en el Archivo notarial genovés. Aseguraba contra posibles accidentes, naufragios o asaltos piratas a un navío mercante bautizado con el nombre de 'Santa Bárbara', que iba de Génova a Mallorca. Ahí aparecen todos los elementos que sirven de fundamento al contrato del seguro tal como se conoce hoy: el riesgo, su valoración a los efectos del pago de una prima por su cobertura, el objeto sobre el que recae la garantía y su tiempo de duración. En la ciudad de Pisa se guarda otro contrato de seguros celebrado en el año 1384 y otro en Florencia del año 1397. A partir de entonces se inicia una carrera vertiginosa, impulsada por los grandes navegantes de ese siglo y los siguientes. Un solo notario de Génova recibió en 1393 más de ochenta contratos de seguros marítimos en menos de un mes.

Antes de la aparición de la moderna empresa aseguradora a finales del siglo XVII, el seguro marítimo estuvo gestionado entre varios particulares que solían ser mercaderes que unas veces actuaban de aseguradores y otras de asegurados.

La historia –y la expansión de los seguros– siguió su curso y fueron apareciendo las primeras instituciones en los ramos de Marítimo, Vida e Incendio. Las primeras pólizas de vida se extendieron en Londres en The Royal Exchange y la primera del ramo fue emitida en 1583. Las primeras manifestaciones del seguro de incendio se dan en 1667 también en Inglaterra, a raíz del famoso incendio de Londres, que destruyó miles de casas e iglesias. A partir de entonces tuvo un gran impulso la protección contra el fuego. La experiencia acumulada en el seguro marítimo permitió adaptar los contratos al riesgo de las llamas.

El sistema chino de cinco mil años atrás para asegurar la mercancía

El primer testimonio documental, la primera póliza de la que se tiene constancia, es la firmada en 1347 en Génova. Aunque la historia de los seguros es casi tan antigua como el hombre. Cinco mil años atrás, los mercaderes chinos, cansados de perder parte de la mercancía en los muchos ríos que atraviesan el país, idearon un sistema en el que cada barco distribuía la carga de forma diferente a la vez anterior.
Con este método buscaban que, si una embarcación sufría un percance, no se perdiese el cargamento entero.

El comercio con América consolida la actividad en España

El seguro moderno nace en la Europa mediterránea, con Italia como cuna. Pero también España comparte el origen. Barcelona, a través de su Consolat de Mar, se convirtió en la base del derecho internacional comercial del Mediterráneo. Más tarde se desarrollaron las ordenanzas del Consulado de Burgos, aprobadas por el Emperador Carlos V en 1538. Pero indudablemente fue el comercio con América el que supuso la consolidación de la actividad.

En Vigo desde finales del siglo XIX

Empresas y asistentes a Conxemar pueden conocer en esta feria de referencia las distintas coberturas existentes en seguros marítimos,
desde cascos a mercancías, que se ajustan a cada necesidad. Siendo el seguro marítimo la base sobre la que se asentó el seguro moderno, en una ciudad que vive volcada al mar como Vigo existen firmas con más de un siglo dedicadas a ofrecer las soluciones aseguradoras más completas para la actividad pesquera.

El seguro marítimo pertenece al ramo de transportes, que engloba aviación y mercancías.