Vigo se rinde al arte urbano
farodevigo.es >Vigo se rinde al arte urbano>

Una "ventana" a las Cíes en el kilómetro cero

Una ´ventana´ a las Cíes en el kilómetro cero

Una recreación en aerosol del bodegón "Fiestra" de Lugrís adorna la medianera del inmueble situado en el número dos de la calle Príncipe

11-11-2015TuentiMeneame

REDACCIÓN | VIGO

La medianera del número 2 de la calle del Príncipe exhibe una recreación en aerosol del bodegón "Fiestra" de Lugrís, de modo que los viandantes que transitan la zona del "kilómetro cero" de la ciudad pueden asomarse a la ventana que el pintor imaginó con vistas a las islas Cíes y a la villa de Bouzas. El pintor bilbaíno Luis Olaso Garralda fue el encargado de realizar esta réplica con la colaboración de su ayudante Aarón Diego. Esta obra mural fue la primera de la iniciativa del Concello de decorar medianeras de la ciudad con intervenciones artísticas, con el fin de mejorar el aspecto visual de su entorno y dar a los creadores un nuevo soporte para el desarrollo de su talento.

La elección de una obra de Lugrís para embellecer este céntrico lugar de Vigo se realizó meses después del cuadragésimo aniversario de su muerte y debido al arraigo del artista con la ciudad, en la que residió en los años 40 y los ocho últimos de su vida, desde 1965.

El lienzo "Fiestra", expuesto en la Pinacoteca Municipal Francisco Fernández del Riego, tiene unas dimensiones de 45x45 centímetros, mientras que su reproducción a gran escala alcanza los 252 metros cuadrados, que se corresponden con catorce metros de alto por dieciocho de ancho.

Esta obra de Lugrís es una de las muestras del universo marino y mítico del pintor realizada en 1943. En ella se ve, además de Bouzas y Cíes, dos barcas en la ría y se distingue en primer plano un gran barco, en la parte superior, y un jarrón con flores y una botella sobre una mesa, en la inferior.

Luis Olaso y Aaron Diego fueron los encargados de la recreación // Ángel Vila

La recreación de Olaso fue realizada sobre una lona microperforada colocada en la medianera. Allí trabajaron el artista vasco y su ayudante durante diez días subidos a un andamio. El trabajo no estuvo exento de problemas, ya que el clima y la tela elegida para plasmar esa estampa no les pusieron las cosas fáciles a los pintores. La lluvia del primer día les obligó a cancelar el trabajo, al igual que las jornadas de sol en las que tuvieron que paralizar la tarea durante las mañanas, ya que además de incidir directamente sobre los artistas, provocaba que la pintura llegara muy seca a la lona, impidiéndoles trabajar bien con los difuminados.

Pero lo peor no fue el tiempo. El verdadero quebradero de cabeza para los muralistas fue pintar sobre ese material microperforado, algo nuevo para ellos. "La pintura penetraba por los agujeros y quedaban sombras; al final tuvimos que emplear unos 300 botes de aerosol, cuando lo previsto era la mitad", comentaba Luis Olaso.

Pese a las complicaciones y la presión por tener que realizar la obra de un artista conocido, el resultado gustó a los muralistas y al público en general. "Al principio la gente veía los colores planos y hubo quien incluso se quejó de que aquello no quedaba bien. Pero luego, cuando el mural empezaba a tomar forma, comenzaron los ánimos. La gente nos apoyaba y nos paraba por la calle para felicitarnos. El calor que hemos recibido de los vecinos no nos lo esperábamos. Llegamos con la idea de que sería un trabajo frío al tratarse de una gran ciudad, pero no. Ha sido todo lo contrario. El apoyo de la gente, sus consejos y su cercanía nos ha impresionado y ayudado mucho", resaltaban los dos artistas al rematar su obra, en septiembre del 2014.

El primer cuadro de la gran galería urbana que conforma la ruta del arte mural consiguió además tapar una medianera amarillenta que no aportaba más que un feo impacto visual por una bonita obra de arte.

 

RECORRIDO POR LOS MURALES DE VIGO Realiza con Farodevigo.es un paseo virtual por cada una de las obras que "bañan" Vigo en nuestro mapa interactivo... más »